Telediarios de TVE: Plató luminoso, contenido gris

 

TVE estrena nuevo decorado para sus Telediarios. Curiosamente, lo hace con una edición “de bolsillo”, encastrada en el descanso del partido de Champions; diez minutos para relatar la actualidad del día, un formato más propio de televisión comercial que del servicio público que, por ley, debe primar. Todo sea por la decaída audiencia. Por cierto, este miércoles hemos podido contemplar mejor las novedades, ya que “el adelanto”, que se ofreció el pasado jueves quedó sepultado por un recorrido histórico desvaído, tanto por las inexistentes imágenes de dos décadas, como por la llamativa ausencia de la mayor parte de los protagonistas reales de la evolución.

Pero hoy toca hablar de las novedades formales: Se acentúa el dominio del blanco como soporte, neutro y luminoso, del estudio, y domina todos los encuadres la gran pantalla -en realidad son dos- dónde aparecen las imágenes alusivas a la información que se nos va a ofrecer. El resultado es espectacular; que el calificativo sea, además, positivo va a depender del uso diario, y profesionales hay en la casa -comenzando por el realizador Antonio Casado– capaces de ello. No obstante, es un arma de delicado manejo; en su estreno, la composición resultaba diáfana, y hasta elegante, en momentos como el paso a corresponsales en el exterior; por el contrario, la imagen minimizaba a la presentadora -la siempre eficaz Ana Blanco- en planos más cercanos. En definitiva, las pantallas no son sino el expositor de la actualidad y, de la calidad informativa de las imágenes depende su acierto como marco (noticia sobre los inmigrantes que habían saltado la valla de Melilla), o caer en lo superfluo (gigantesca Señera, que dominaba a la conductora del informativo).

Por lo demás, hay que coincidir con los responsables en que se trata de una “evolución” de lo utilizado hasta ahora, no de un cambio drástico y rompedor.  Aparte de lo ya citado, el nuevo grafismo que supone rótulos con blanco sobre azul para situar el asunto, y azul sobre blanco para las dos líneas explicativas, son un cambio muy menor, que pasa desapercibido para la mayoría de espectadores. Otra cosa es si se ha elegido el momento idóneo para un estreno, que ha supuesto más de cien millones de las antiguas pesetas, mientras se filtran datos que anticipan un déficit cercano a los 130 millones de euros para el conjunto de la Corporación RTVE.

Informativos en ebullición

Al margen de los presupuestos, los Informativos de TVE viven tiempos muy delicados por los numerosos frentes abiertos fuera y dentro de la empresa. Hay que resaltar, que en el tiempo que lleva Julio Somoano al frente, los Telediarios han pasado de ser líderes en todas las ediciones a ser batidos por los noticiarios de Telecinco; de poco ha servido el acumular a los espectadores de la 1, los que aporta la emisión simultánea en el 24 horas, puesta en marcha en noviembre y que ya ha sido fagocitada por el lento , pero imparable, abandono de seguidores.

Parece, no obstante, que las principales preocupaciones provienen del interior de la propia empresa. Hace una semana se filtraban las quejas del responsable de Informativos ante la baja audiencia que obtiene el programa Corazón, que antecede al Telediario de las nueve de la noche, frente a una competencia que le duplica ampliamente, lo que permite a sus noticiarios beneficiarse del efecto arrastre de espectadores. La crítica afecta de lleno al director de TVE, Ignacio Corrales, y se produce cuando UGT de RTVE escribía en su última hoja informativa: “Desde UGT tenemos claro que la audiencia de la tarde se está dejando caer, a propósito, con la intención de justificar cuanto antes la contratación de productoras que vengan a realizar los pocos programas de producción propia que aún conservamos”. En el mismo escrito, este sindicato arremetía contra la dirección de TVE con este llamamiento: “El Sr Corrales debe de irse ya, tiene que ser cesado y marcharse en compañía de tanto directivo con “talento” que dirige los destinos de TVE a un desastre anunciado”.

Tampoco se respira tranqulidad en el seno de los propios Informativos. Este domingo el periódico El Mundo adelantaba el cese de Cristina Alcaine, jefa de Sociedad desde la llegada de Somoano. Precisamente, fueron los miembros de esta sección los más críticos con la dirección, en la encuesta que les planteó el Comité de Informativos. En sus respuestas, el 92,3 por ciento afirmaba que se les encargan temas sin relevancia; un 84,6 se sentía presionado por los jefes; un 69 por ciento decía no tener libertad para elaborar las noticias, y más de la mitad, que se ha negado a elaborar informaciones por ir en contra de sus principios éticos y profesionales.

En este contexto, y con un pasado reciente lleno de acusaciones de manipulación a favor del Gobierno de Rajoy y del PP, un estudio luminoso, espectacular y caro, poco puede hacer. Los informativos de TVE tendrán que salir del gris en sus contenidos si quieren recuperar la credibilidad perdida. La falta de independencia ensombrece cualquier decorado.

 

 

 

 

2 pensamientos en “Telediarios de TVE: Plató luminoso, contenido gris

  1. Los informativos de Tele5 se hacen con los telespectadores de los telediarios a pesar de la difícilmente soportable estridencia de sus voces en ‘off’. Ya que no cabe esperar de los periodistas de TVE que les dejen cumplir la función que constitucionalmente les compete, confiemos en que Tele5 se aleje del sensacionalismo y dé motivos para convertirse en el referente de la información; ‘información’, no sobre, sub ni desinformación. Es triste que sean programas satíricos los que estén haciendo en este país lo que desde la seriedad, el rigor y el compromiso con los derechos humanos y los valores democráticos deberían estar haciendo los programas informativos. De ‘Informe Semanal’, mejor no hablar.

  2. El desastre de RTVE era evidente desde el momento que el PP subió al poder y anuló el Estatuto de RTVE de 2006. Existe el precedente de Canal 9 y lo quieren aplicar. Si los profesionales de RTVE no reaccionan y denuncian la manipulación y los ciudadanos no hacemos lo mismo por nuestra parte los días de la radio y televisión públicas tienen los días contados. No es problema del programa que precede a los informativos ni de cambiar los decorados, el problema estriba en los contenidos, en la falta de pluralidad, en la vuelta al NODO. Y, por favor, no diga la “siempre eficaz Ana Blanco”. Ella cumple a la perfección el seguidismo del PP del que es seguidora. Lo hacía antes con pluralidad informativa y ahora todavía más con su partidos en el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve × 4 =