No se puede poner un fotógrafo detrás de cada desahuciada

Fernando Flores

‘El Rayo Vallecano y el Ministerio de Economía se movilizan ante un dramático desahucio en Vallecas’, titula Expansión. Al parecer hay desahucios dramáticos y otros que resultan una fiesta.

Estamos en España, en la semana en que un joven delincuente que sobrepasa holgadamente la edad penal rompe audiencias por ser joven. La semana en que se ha reunido más gente en el funeral de una aristócrata que en una convocatoria en defensa de la sanidad pública (Maraña). La semana en que un caso más de abusos sexuales por sacerdotes silenciado por la jerarquía eclesiástica no escandaliza como síntoma de un delito monumental, colectivo y continuado que se ha venido cometiendo durante años en el seno de la Iglesia. Probablemente todo cuadra, y el hecho de que la atrocidad del desahucio fotografiado de una anciana finalmente habilite una campaña auto-publicitaria de club de fútbol (sí, es una campaña; si no, que lo hagan en silencio o que impugnen el sistema, como los Bukaneros) forma parte natural del medioambiente.

En octubre se han publicado los datos del Consejo General del Poder Judicial sobre ejecuciones hipotecarias y desahucios del segundo trimestre de 2014. Los datos confirman una subida de más de 4 puntos de los procedimientos de las ejecuciones hipotecarias, y un 3.7% más de desahucios que en el mismo período del años anterior (18.749 desahucios entre el 1 de abril y el 30 de junio de 2014). La Ley 1/2013 (“de medidas para reforzar la protección de los deudores hipotecarios”) en toda su expresión.

Todavía no existen estadísticas (ni se espera que los poderes públicos las elaboren) que nos informen sobre cómo afectan los “lanzamientos” a la salud de las personas, o cuáles son sus repercusiones sobre los derechos de la infancia y de las personas mayores. Lo que es del todo claro es que no se puede poner un fotógrafo detrás de cada desahuciada a la búsqueda del pulitzer que conmueva los corazones de los deportistas o la lista de pisos vacíos de la SAREB. En el camino están quedando muchas “cármenes” anónimas.

Ni las estrategias de comunicación ni la caridad tienen rango constitucional, pero el derecho a la vivienda –artículo 47 CE–, sí; y la obligación de los poderes públicos de promover el bienestar de las personas mayores “mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio” –artículo 50 CE–, también. Nos están dando limosna por derechos sociales. Sepamos que este gato por liebre, además de despreciable e ilegal, es muy mal negocio.

stop

3 pensamientos en “No se puede poner un fotógrafo detrás de cada desahuciada

  1. Esta señora me da mucha pena y de verdad que si de mí dependiera no habría sido desahuciada, pero me gustaría saber por qué ella consigue que el telediario de TVE1 y otras cadenas le dediquen varios minutos y haya tantos desahuciados que no merecen ni un segundo. Me temo que ella ha logrado la notoriedad y que la utilizan como símbolo de que las cosas se arreglan.

    • seguramente porque había un fotógrafo famoso en su piso, no por otra cosa, además el ofrecimiento del Rayo le ha dado más visibilidad, no han podido ocultarlo con tanta facilidad. Pero creo que es bueno que la gente vea por la televisión la realidad, lo que está pasando cada día, no solo gran hermano.

  2. Estoy totalmente de acuerdo con su escrito, el de Maraña, Bukaneros y el Psmith, esto solo tiene solución en el momento que saquemos a estos políticos que tenemos. Políticos que se llenan la boca con la Constitución pero la violan sin compasión y cuando les apetece. Ud. es su escrito habla de los artículos de la Constitución que no respetan, pero hay un apartado fundamental donde los tribunales de la Comunidad Europea les indican que la ley hipotecaria española es aberrante, pero curiosamente nuestro gobierno acata los recortes sociales del triunvirato pero no en los temas de mejoras sociales. Esto lo atribuyo al Síndrome de las dos Españas. la recuperación económica se basara en este síndrome, la mayoría de españoles en la ruina y unos pocos muy ricos
    Un ejemplo muy claro es lo que opinaba el diputado del PP José Antonio Bermúdez comparaba el caso de Ana Mato con el de una mujer que junto a sus hijos se ha comido un pollo que ha robado su esposo para darles de comer. Comparar esto por parte de este Sr es obsceno (para no llamarle otra cosa) es el síndrome de las dos España
    Una que peca por lujos y caprichos que se confiesa y le perdonan los pecados. La otra donde está obligada a pecar y que hace años el marido como mínimo recibía una paliza y ahora puede tener muchos años de cárcel, dejándola sin sustento
    O el tema de Catalunya, donde la Sra. Cospedal que en un claro esperpento de indecencia política nos declara su amor y que ellos (el gobierno) cuidaran de nosotros pagando nuestras facturas, olvidándose que los ciudadanos de Catalunya nos pagamos nuestros servicios con nuestros impuestos, al igual que el resto de los ciudadanos de España. Pero se olvidan que están incumpliendo todas las leyes de financiación autonómica, marcadas por ley, llevando a algunas autonomías al ahogamiento económico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *