EPA 4º trimestre de 2014: Empleo, pero con poco futuro

FacebookTwitterEmailWhatsAppMeneame

El empleo que se está creando es de escasa calidad, con gran inestabilidad y rotación laboral, bajos salarios y mucho empleo a tiempo parcial, como respuesta al tipo de crecimiento económico de escaso valor productivo impulsado por la política económica.

La EPA del cuarto trimestre de 2014 muestra:

1) Incremento del empleo, tanto en el trimestre como en el conjunto del año, como consecuencia de la recuperación del crecimiento económico tras el relajamiento de las equivocadas y nefastas políticas de austeridad; y

2) Reducción interanual del paro, a pesar de su aumento en el último trimestre, debido este a dos factores: la destrucción de empleo en los servicios (muy probablemente temporal), lo que podría indicar la rotación (paro-empleo-paro) e inestabilidad laboral que caracteriza una parte considerable del empleo que se ha creado en 2014, y sobre todo la previsible finalización del largo periodo de caída de la población activa debido a la reincorporación a la búsqueda de empleo de las mujeres.

EPA 4 Gráfico 1

EPA 4 Gráfico 2

El empleo ha aumentado en más de cuatrocientas mil personas respecto al mismo trimestre del año pasado. Y la tasa de crecimiento interanual se ha incrementado hasta nada menos que el 2,5%, lo que supone que el empleo está creciendo sustancialmente por encima del PIB (el empleo crece más de lo que lo hace la producción) y esto significa dos cosas:

  1. Los empleos que se están creando producen poco, son de baja productividad y por lo tanto escasa calidad productiva. El comportamiento de la productividad por trabajador es negativo (en el último trimestre de 2014, con los datos de esta EPA, debe estar cayendo ya más de medio punto porcentual), y con ello la economía española vuelve a los viejos vicios y problemas que mantuvo en la anterior etapa expansiva: altas tasas de creación de empleo, pero comportamiento anómalo de la productividad (aunque crezca la economía, la productividad en lugar de crecer como en los demás países, cae). Se crea empleo en actividades estacionales y/o se rota con el empleo. La mayoría es empleo de servicios de poco valor añadido y eso explica que en el cuarto trimestre haya caído el empleo en este sector.
  2. Las personas ocupadas aumentan, en realidad, mucho más que el empleo (si medimos este homogéneamente, es decir, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, y especialmente si lo hiciéramos como puestos de trabajo de un año completo; según la Contabilidad Nacional, el empleo crece a una tasa que casi duplica el crecimiento de las horas de trabajo en la economía). Lo cual pone de manifiesto la pésima calidad del empleo que se está creando. La proporción de empleos temporales (uno de cada cuatro asalariados) junto a la de empleos a tiempo parcial (uno de cada seis ocupados) es muy elevada. Lo cual significa que lo que debería ser un empleo estable con trabajo anual y jornada completa ahora, con las reformas laborales aprobadas, trabajan varios ocupados por horas y/o con contratos temporales. Las empresas están repartiendo el salario: con lo que debería ser un salario completo y decente, ahora se pagan mini salarios a varios trabajadores con mini empleos.

 

EPA 4 Tabla 3

Fuente: Contabilidad Nacional, INE.

Nuevamente vuelve el problema asimismo del pasado, característico de la economía española: cuando crea empleo, este es precario y de mala calidad, no tiene estabilidad, las retribuciones son muy bajas, y cuando se debilita el crecimiento económico, la volatilidad del empleo es tan elevada que aumenta el paro mucho más y mucho más rápido que en los demás países. Y ahora la inestabilidad del empleo se combina con las jornadas parciales, que significa que se cobran (hay datos que apuntan a que las jornadas reales en muchas ocasiones son mucho mayores) muy pocas horas.

Todo el empleo creado en el trimestre y más lo es a tiempo parcial: se han creado casi doscientos mil empleos a tiempo parcial (195.900) y han desaparecido 131.000 a tiempo completo.

Este modelo de creación de empleo no reduce las desigualdades sino todo lo contrario. Ya sucedió en el anterior periodo expansivo (1994-2007) cuando la mayor creación de empleo de la OCDE no corrigió ni un ápice el crecimiento de las desigualdades. Ahora, con un marco laboral mucho más precario, será peor.

El desempleo, por su parte, está desacelerando considerablemente su velocidad de reducción (de hecho este trimestre ha aumentado), debido a la desaparición de los factores que hacían descender la población activa, y ese descenso impulsaba reducciones del paro mayores de las explicadas por la creación de empleo. Los datos desestacionalizados del paro ponen de manifiesto que los resultados sobre el paro de un mayor aumento del empleo son, sin embargo, menores que en los trimestres precedentes. De tal forma que incluso la tasa de paro este trimestre no ha bajado.

Cuando durante un largo periodo de trimestres se había venido produciendo un descenso de la población activa, esta ha cambiado de signo. Todo su crecimiento es femenino, y lo esperable es que continúe produciéndose como respuesta a la mejoría de las condiciones de búsqueda de empleo, así como por la necesidad de mejorar las rentas familiares teniendo en cuenta la precariedad salarial de los nuevos empleos.

EPA 4 Grafico 4

Asimismo, es previsible que se agote el efecto depresivo sobre la población activa que ocasionaba la salida del país de población inmigrante, al producirse el cambio en la coyuntura laboral.

Con todo ello, desaparecen –como decíamos- los factores que reducían el desempleo más allá de lo que explica el incremento de personas ocupadas. La reducción de los prácticamente 5,5 millones de desempleados, el 23,7% de los activos, se enfrentará muy probablemente a la dificultad añadida de la entrada de nuevos activos.

EPA 4 Grafico 5

Economistas Frente a la Crisis EFC no puede sentirse satisfecha con este modelo de creación de empleo. EFC considera que hay otra forma mejor de crear empleo y de reducir el paro. Y que se puede crear mejor empleo con una política económica que impulse un crecimiento económico de mayor calidad productiva. Al igual que unas normas laborales que garanticen un empleo más estable, menos irregular, con mayor jornada y salario.

En definitiva, hay otra forma de crear empleo basada en el desarrollo productivo, que dé lugar a un empleo de calidad, que eleva el nivel de vida y reduce las desigualdades.

En los próximos días haremos públicos dos documentos sobre “Un nuevo modelo industrial para salir de la crisis” y sobre “Las reformas que necesita el mercado de trabajo en España” elaborados colectivamente por los miembros de Economistas Frente a la Crisis EFC.

 

4 Comments

  1. Debería estudiarse si la precariedad en el empleo nuevo se debe a un aprovechamiento explotador de las reformas laborales, o por contra que la gente que puede generar empleo, lo está tratando de hacer legal, por las horas que puede pagar, y que se cotice legalmente por ellas. Me gustaría ver si los contratos con jornadas muy reducidas son habituales en empresas, teniendo a muchos empleados así, o son la puerta de entrada a un nuevo empleo cuando se produzca para poder ampliarlo.
    Imagino que no todos serán buenos empleadores pero tampoco todos serán malos.
    Cuando se habla del empleo siempre se nos olvida que o bien lo crea la administración, o lo crea alguien que da de alta un nuevo trabajador en la seguridad social y que debe contar con dinero para poder pagar nóminas a cotizaciones incluso aunque la productividad no sea inmediata. No puede haber empleo si no se mejora la financiación de los empleadores, emprendedores, cooperativas, tanto vía acceso al crédito como vía captación de inversión. El problema es tener nuestro ahorro canalizado a actividades rentistas, como las inmobiliarias y las de pura especulación financiera como HFC, derivados, etc.

    Por último, y aunque pueda ser polémico el tema, si España desarrolló durante años muy oscuros sin oportunidades educativos un tejido industrial con unos industriales sin preparación académica alguna. Después de lo que se ha invertido en España desde los años 80 ¿no deberíamos esperar que la gente formada contribuyese a generar sus empleos y empleos para otros?

  2. Creo que con las valoraciones acerca de la calidad del empleo, tenemos un método para pasar de la inferencia estadística a la comprobación real: se trata de los datos almacenados por la seguridad social, que incluyen tipo de contrato, duración, base de cotización, código de actividad, etc. Mi pregunta es: están disponibles estos datos para que los economistas analicen las características concretas de los empleos(bases salariales, precariedad, sectores)? No he podido encontrarlo en la web. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *