Golpe mortal a Telemadrid

 

 

El PP gobierna la Comunidad de Madrid. Y el PP es un partido coherente con sus normas básicas, que le impiden ceder poder, por más que la Ley así lo disponga; en ese caso, se cambian las reglas sobre la marcha para acomodarlas a los objetivos. El último ejemplo se sustancia con Telemadrid: El último Consejo de Gobierno de agosto no pone en marcha la renovación del Consejo de Administración de la radio y televisión pública. No. Eso supondría -con la ley vigente- que el PP nombraría a tres consejeros, el PSOE a otros tantos; dos serían a propuesta de Podemos, y uno más por Ciudadanos. Resultado: mayoría de la oposición al actual gobierno. ¡Intolerable!.

Para evitar tamaño error, se pone en marcha un anteproyecto de ley que reduce el número de electos de nueve a siete. Y ahí sí salen las cuentas: tres para el PP,dos para el PSOE, y uno para Podemos y Ciudadanos. Mayoría absoluta para el PP con el apoyo de Ciudadanos.

Como la jugada, por más que legal, resulta escandalosamente ilícita, se adorna con parafernalia presuntamente democrática: Los nuevos nombramientos serán por mayoría de tres quintos de la Asamblea (esto es, un mínimo de 77 votos de los 129 posibles); el mandato será superior a la duración de la legislatura, o el director general será decidido entre los consejeros y no por el gobierno. Requisitos todos ellos de complicado cumplimiento con la actual composición del parlamento regional , por lo que se aventura una situación de bloqueo durante varios meses.

Esa es, justamente, la verdadera razón del cambio de normativa: Mantener Telemadrid. este medio de comunicación público sostenido por todos los madrileños, al servicio de la propaganda del PP. Que mientras tanto se defrauden las expectativas de cientos de  trabajadores despedidos por un ERE -declarado por la Justicia “no ajustado a derecho”; que los costosos equipos técnicos sigan arrumbados y se compre la producción a empresas privadas; que la oposición clame y denuncie la maniobra… Se trata de daños colaterales, minucias al lado del objetivo principal de mantener el control político, mientras se afirma reiteradamente buscar “la despolitización de Telemadrid“, como si se hubiera producido por generación espontánea, y no por la imposición del PP de Aguirre, González, y ahora Cifuentes. .

La jugada del PP, en forma de anteproyecto de ley, tan solo tiene un inconveniente: a Telemadrid, nadie la ve; nadie la cree. A la cola de las televisiones autonómicas, con audiencias que rondan el cuatro por ciento, y sin ninguna credibilidad en Informativos y tertulias, el peso de ese medio público en las opiniones políticas de los madrileños es irrelevante. Frente a esta realidad, los esfuerzos del PP están condenados al fracaso. Un fracaso, eso sí, que se lleva por delante a un medio que, antes de esta etapa, gozaba del apoyo mayoritario de los madrileños.

 

 

3 pensamientos en “Golpe mortal a Telemadrid

  1. Si lo que hace el PP con la justicia (politizada al máximo), reducción de concejales en Castilla la Mancha (pucherazo), reducción consejo en Telemadrid para seguir teniendo el poder, etc….lo hiciera Maduro, me imagino las críticas de todos los peperos. QUÉ CARA MÁS DURA Y QUÉ HIPOCRESÍA. Pero para esta gente vale todo. Su fin justifica sus medios.

  2. Pingback: Golpe mortal a Telemadrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


ocho − = 3