Soraya, 16, Rajoy, 12

He titulado así, como si de un combate, o duelo deportivo, se tratara para mostrar la victoria en audiencia de las respectivas comparecencias televisivas de la vicepresidenta del gobierno y  del presidente, ambas en Antena 3, ambas en horario de máxima audiencia. La diferencia, entre el 12,8 y el 16,5,  toma cuerpo en número de espectadores: no llega a dos millones de personas (1.963,000), el primero; más de tres millones (3.125.000) Sáenz de Santamaría, que se adjudicó, además el “minuto de oro” (los sesenta segundos más vistos del día) con 4.753.000 espectadores y un 24% de cuota de pantalla a las 10,31 de la noche.

Por cierto -y no se trata de un dato irrelevante-, ese momento se producía con el baile (bien ensayado) protagonizado por la vicepresidenta con parte del equipo de “El Hormiguero”. Y no es irrelevante ya que evidencia el mayor contraste entre ambas comparecencias: Rajoy no destaca, a pesar de anunciar (de manera excéntrica, en una entrevista televisiva, no en el Parlamento o en comparecencia abierta en la sede de gobierno) la fecha de las elecciones generales. Ambos se asoman a la televisión en plena ofensiva pre-electoral. El Presidente en espacio y con entrevistadora formal; Soraya en el marco y con interlocutor popular. El uno encuentra acomodo en la sucesión encorsetada de preguntas y respuestas; la otra en la sucesión de micro-espacios habituales de un programa volcado al espectáculo televisivo, que incluyen hablar con muñecos, o marcarse ese baile final colectivo. Rajoy se dirige al público habitual de informativos, con edades medias y altas, y un perfil conservador; Sáenz de Santamaría a otro más joven y que abarca a votantes de todas las  opciones.

Bien pensado, parece un buen tándem para divulgar mensajes directos o indirectos con vistas al 20 de diciembre: convencer a los habituales; empatizar con la mayor parte posible de votantes; y ambos lo hacen en la privada y comercial Antena 3. Hasta su llegada al gobierno, uno y otra hubieran elegido la cadena más vista, y los informativos con mayor audiencia y credibilidad: La 1 de TVE. Pero eso hubiera ocurrido en 2011; cuatro años de mandato “popular” en la cadena pública, la han dejado (como en el dialogo -terriblemente machista- del Tenorio, cuando Don Luis Mejía acusa a Don Juan de haber seducido a una doncella) “inservible para vos y para mi”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve × = 63