RTVE: presente desolador, futuro incierto

Que, a pocas horas de comenzar la campaña electoral, las principales formaciones políticas debatan sobre la radio y televisión pública en España es noticia. Una noticia positiva, ya que muestra como la inquietud sobre su papel se expande desde los profesionales implicados y estudiosos de la comunicación a la sociedad civil. La ciudadanía, tantos años resignada al fatalismo de que fueran propiedad exclusiva de los gobiernos, comienza a sentirse implicada, interesada; la critica, sí, pero porque comienza a verla como suya.

Este jueves, en el encuentro organizado por la Universidad Carlos III, el colectivo Teledetodos e Infolibre, no hubo sillas vacías; los partidos nacionales con representación parlamentaria, y los que tendrán protagonismo tras el 20-D, contrastaron sus visiones de pasado, presente y futuro de los medios públicos con ardor, incluso con pasión en algunos momentos, que se trasladó al auditorio, que intervino una y otra vez hasta agotar el tiempo previsto.

Una primera paradoja se produjo ya en la introducción, cuando Jesús Maraña afirmó que “el debate sería impensable en los grandes países de nuestro entorno: Ni en Alemania, Reino Unido, Francia, etcétera, se pone en duda la necesidad de una radio y televisión pública relevante y de calidad”. Sin embargo en este terreno España también es diferente ya que aquí se ha producido, en palabras del catedrático Enrique Bustamante un  “deterioro del servicio público” que exige “una auténtica regeneración democrática”. Una opinión que, con matices diferentes apoyan todas las fuerzas políticas, excepto el PP, tal y como demostró su representante en el encuentro, cuando, a la pregunta de si apoyarían que la dirección fuera elegida por dos tercios del Parlamento, en propuesta de los Consejos de Informativos de RTVE, PSOE, IU, UPyD, Ciudadanos y Podemos contestaron afirmativamente, mientras que la portavoz del Partido Popular dijo que su formación “PP no se plantea cambiar elección presidente de RTVE hasta ver cómo queda el nuevo Parlamento”.

Aunque el debate estaba estructurado en bloques específicos sobre “gobernanza”, “financiación”, “el reto digital”, y “participación y derecho de acceso”, las intervenciones y respuestas a las preguntas de los presentes se centraron en la grave situación actual de RTVE, tanto en términos de audiencia como de credibilidad, tras el cambio de legislación dictado por el actual gobierno en solitario, y en los planes de futuro para revertir esa situación y evitar que los medios públicos estén dominados por el gobierno. Divergencias y matices sobre el método de elección del presidente de la Corporación, dejaron sin concretar la propuesta más sustantiva del colectivo Teledetodos: que el Parlamento tenga presencia minoritaria en los órganos de decisión, para que sean representantes de la sociedad civil quienes tutelen las decisiones.

RTVE, a la espera de la cita electoral, vive un presente desolador, y se enfrenta a un futuro incierto; la esperanza reside en que debates, como el de este jueves, se trasladen al conjunto de la ciudadanía, para que pueda reclamar a los partidos unos medios públicos que debieran estar exclusivamente a su servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


dos + = 9