Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



La maldición de las uves

José Enrique Centén Martín Publicada 09/07/2013 a las 17:26 Actualizada 09/07/2013 a las 19:16    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Las uves de Villar-Palasí y Wert, hechiceros al servicio de ese lobo disfrazado de cordero que es el Opus Dei. Las uves parecen perseguir a ese estudiante desde los 70, cuando estudiaba en el ICAI 1º de Maestría y como delegado de clase participó activamente en las protestas contra la Ley de Educación, le represaliaron académicamente suspendiéndole la mayoría de las asignaturas, incluso dibujo lineal cuando estaba trabajando de delineante. La causa fue la uve de Villar Palasí (1922-2012) ministro de Educación de 1969 a 1973, que lanzó un hechizo en forma de ley, la Ley General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa, 14/1970 de 4 de agosto, y orientó el bachillerato hacia un enfoque tradicional, académico y teórico, la evaluación de la ley Villar, se convirtió en una sucesión interrumpida de exámenes a lo largo del curso. Favoreció la presencia notable de la enseñanza privada en los niveles no universitarios. Al poco tiempo el ICAI dejó de ser gratuito.


Años de reivindicaciones al final de la dictadura, recuerdos nostálgicos de una vida de estudiante truncada, su apoyo a los universitarios de la FUDE en la universidad o en las exposiciones del Galileo Galilei, coincidiendo el algunos momentos con personas ahora de cierto nombre, los abogados Cristina Almeida, Paca Sauquillo, Fernando Salas, también Patxi Andión antes del Rastro, más conocidos eran Ana Belén, Víctor Manuel, desconocidos entonces como Juan Barranco, Sabina… o los desaparecidos Enrique Curiel y Pilar Brabo, bonita etapa. La vida continuó, no pudo acabar los estudios por causas políticas, y en el umbral de su jubilación al fin pudo acceder a la Educación con mayúsculas, el acceso para mayores de 25 años le abrió las puertas de la universidad.


Pero llegó la siguiente letra del abecedario la W, de J. Ignacio Wert, con un nuevo hechizo, la LOMCE, aprobada el pasado 17 de mayo del 2013 por 185 diputados, ley que da una nueva vuelta de rosca contra la enseñanza pública favoreciendo a la privada, y financiando los colegios concertados sobre todo los religiosos pertenecientes a la Obra, ley parecida a la de 1970, pero representando una involución histórica que nos retrotrae en muchos aspectos, incluso a etapas anteriores a los estertores del franquismo.


Ya el hechicero Wert, en mayo del 2012, recortó 3.700 millones en Educación, para alcanzar el objetivo de déficit fijado por la Unión Europea. Con declaraciones como el Gobierno lo hace “con sufrimiento y pesar”, que “esta es la respuesta excepcional del Gobierno a unas circunstancias excepcionales, desafortunadas” o que “son recortes temporales", que "no forman parte del programa de reforma educativa, con lo que se revisarán tan pronto como mejore la situación económica”.


Aumentando la ratio de alumnos por aula hasta un 20% (de 25 a 30 alumnos en primaria, de 30 a 36 en ESO y de 35 a 42 en Bachillerato); aumento de horas lectivas (en Educación Secundaria se pasa de 18 a 20 horas), provocando el despido masivo del profesorado: unos 40.000 interinos pueden quedarse sin trabajo, siendo el recorte social mayor de la historia de la democracia, medida que provoca la no cobertura de las bajas de profesores de una duración inferior a los 15 días; introducción de tasas de hasta 350 euros en la Formación Profesional de Grado Superior, aumento de las tasas universitarias, másters y así un largo etcétera. Mientras en Alemania los másters tienen un costo desde los 400 €, en EEUU ofrecen becas para estudios, con manutención y residencia. En España, las becas incluso las niegan a estudiantes muy cualificados y con premios internacionales. Quieren limitar la Educación a las clases más favorecidas y, para el resto, una educación mediocre. El primer paso ha sido el aumento cercano al 100% de cada asignatura en la universidad, lo que hace replantearse a muchas familias la educación superior de sus hijos. O a esos otros alumnos que se costean la carrera con su trabajo para poder mejorar profesionalmente, o para aquél que al fin pudo acceder a la universidad, solo por el placer de aprender haciendo posible lo que sus padres no pudieron costearle.


Es como volver a los siglos VI y VII, cuando las condiciones en Europa redujeron la cultura a tal punto que casi desapareció. Las escuelas en la edad media eran en su mayoría instituciones religiosas. Así, las parroquias impartían la instrucción elemental y los monasterios y catedrales impartían también la instrucción media y superior. Las escuelas monásticas predominaron hasta el siglo IX; superadas por las escuelas catedralicias posteriormente. Éstas dieron origen a la más importante institución cultural de la Edad Media, la Universidad. El término universitas se aplicaba a toda comunidad organizada con cualquier fin. Las universidades eran comunidades de profesores agrupadas para defenderse del canciller, el obispo, el rey o quien intentase ejercer un fuerte dominio sobre alguno de ellos.


Este Gobierno, con la LOMCE, ha logrado lo que ninguna otra Ley, la universitas de la sociedad, agrupando a partidos políticos, catedráticos, intelectuales, educadores, profesores, alumnos, padres de familia, incluso alzando la voz Rosalía Mera, la mujer más rica de España. Mientras tanto, calla la Iglesia y los inmovilistas lanzan diatribas hacia los profesores o los manifestantes que apoyan a la Marea Verde. Y el ciudadano de a pie, que es un estoico al que han empobrecido, expoliado, ultrajado, despojado de salud, física, moral y política, pero con esa estoicidad será capaz de alzarse contra el infortunio y conseguir que esto pare. Emulando a Charles Chaplin en el discurso final de El gran dictador: “Ahora, unámonos para terminar con la codicia, con el odio y con la intolerancia. Luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso lleven la felicidad a todos nosotros”.

¡En nombre de la democracia, unámonos!


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre