Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



¿El mundo al revés? No, sentido común


Pedro González Gamella Publicada 13/03/2014 a las 17:41 Actualizada 13/03/2014 a las 18:00    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

El pasado día 5 de marzos, en elEconomista.es insertaban el siguiente “escandaloso” titular: “El insólito 'problema' de Suecia: sus ciudadanos quieren pagar más impuestos al Estado”. Llamó inmediatamente mi atención porque, desde hace ya algunos (bastantes) años vengo defendiendo, con la desaprobación de mis amigos, la necesidad de incrementar la presión fiscal en nuestro país. No es una cuestión de ideología, sino –como digo en el títular– de simple sentido común.

España tiene una presión fiscal notablemente inferior a la media europea y, aunque soy de los que opinan que Europa (la actual) no es un modelo de nada edificante y además tampoco es un modelo económico sostenible a largo plazo, me inclino (de momento) por la conveniencia de armonizar algunas de nuestras costumbres con los usos de los países de nuestro entorno. Y una de ellas es precisamente la de “pagar impuestos”.

Como somos bastante necios (además de un poco golfos), cada vez que se habla de pagar impuestos nos acordamos de la retención en la nómina y del impreso del IRPF que “nos salió” a pagar, o nos devolvió menos dinero del que nos retuvieron. Y ese es todo el entendimiento que tenemos de lo que son los impuestos. Obviamente desde tan estrecha visión, la simple mención de una subida de impuestos nos encabrona. Y, sin darnos cuenta, les hacemos el trabajo (sociológico) a todos los “emboscados fiscales” que a golpe de “exenciones”, de “rendimientos del capital mobiliario”, de “Sicav”, de “tributación por módulos” y de “rebajas de las cotizaciones sociales” engordan sus cuentas (a veces verdaderas fortunas) con el dinero que no pagan al erario público. (Y en absoluto estoy hablando de los defraudadores, porque ese es otro asunto).

A casi nadie se le ocurre pensar que se podría incrementar muy notablemente la recaudación (presión fiscal efectiva) simplemente haciendo pagar a los que, con el beneplácito de la legislación y sin defraudar legalmente, no pagan lo que sería de justicia. Es más, podría aumentarse la presión fiscal y a la vez reducir la que soportan las rentas del trabajo.

Cuento todo esto porque me ha alegrado sobremanera saber que los ciudadanos de un país como Suecia con un nivel impositivo elevado, estén empezando a “recular” en la senda de glorificar las rebajas fiscales, una vez que han comprobado que “tacita a tacita” los gobiernos de la derecha y los socialdemócratas (que se comportan de un modo muy parecido) les están robando “el país”.

Ese país en el que las necesidades y derechos básicos de los ciudadanos (sin apenas distinciones) están garantizados por el “salario colectivo” –hermosa expresión que he leído hace unos días al profesor V. Navarro, para designar los impuestos–.

Dejemos de aplaudir como imbéciles el saqueo del Estado y exijamos un aumento de la presión fiscal acompañado del reequilibro en el reparto del esfuerzo. Seamos conscientes de que “milagros” como el de la tarifa plana de las cotizaciones a la Seguridad Social, aparte de meter dinero en el bolsillo de las empresas (hoy) dejará un agujero en las cuentas de la Seguridad Social (mañana) que, de mantenerse, la convertirán en verdaderamente inviable, tal y como vienen profetizando (sin éxito hasta hoy) “los 100 economistas”, los bancos y las compañías de seguros, que babean desde hace muchos años con el sólo pensamiento de meter la pezuña en unas cuentas (las de la Tesorería General de la Seguridad Social) que manejan (solventemente y sin pagar comisiones) algo así como el 37% de los Presupuestos Generales del Estado. Y que además constituyen la espina dorsal de nuestro estado de derechos sociales.
Pedro González Gamella es socio de infoLibre



1 Comentarios
  • 1 Jorge Cruz 13/03/14 18:48

    Comparto tu punto de vista, Pedro. En España es dificil que el común de los ciudadanos pida una subida de impuestos porque se intuye a quienes afectaría más, y en ese sentido el ciudadano medio español paga impuestos suecos con salarios de Camerún. Estamos en una espiral liberal en la que la psique del gobierno y la que éste traslada a la ciudadanía funciona de forma liberal. Por eso las continuas rebajas y exenciones fiscales siempre se venden y son vistas como un motivo de alegría porque, supuestamente, contribuirán a que se cree más empleo. Lo peor que le esta sucediendo a España es que nos están obligando a vivir en la inmediatez; a sobrevivir al día a día. Se nos dice que mientras vamos tirando esto nos vale, pero el problema es cuando se pretende que nos pasemos la vida tirando. Ello no ayuda a que la ciudadanía quiera contribuir al salario colectivo. Sin quererlo, debido a la precaria vida que nos quieren hacer llevar,nos vemos llevando al país hacia donde los liberales quieren.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre