Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El mundo invisible de los sindicatos anónimos

Manuela Martínez Jiménez Publicada 05/01/2015 a las 18:01 Actualizada 10/02/2015 a las 18:14    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

InfoLibre cumplió su promesa y a los pocos días de hacerme socia, llegó a mi casa el último libro del Gran Wyoming, firmado y dedicado.

Según el autor, este libro es “un antídoto contra el derrotismo, la impotencia, la rendición incondicional y el pesimismo”. Haciéndolo, afirma, descubrió “el mundo invisible. Un mundo habitado por personas que trabajan para los que tienen problemas en primera línea, plantando cara al poderoso, a aquel contra el que nada se puede hacer según afirman los mensajes que nos envían del mundo real. Personas que dejaron atrás la resignación y el debate indignado, y se pusieron a trabajar en las soluciones”.

Al leerlo pensé, si estamos hablando de mundo invisible, por qué retrata sólo a gente que ya no es invisible, que forma parte de nuestra historia más reciente porque, con mayor o menor intensidad, se han terminado colando en los medios de comunicación tradicionales, al tiempo que han hecho un buen uso de las redes sociales para visibilizar su activismo.

Y me dije, ¡falta un capítulo dedicado al sindicalista anónimo!

Sí, ya sé, quién soy yo para decirle al Gran Wyoming sobre lo que tiene que escribir. Además, imagino que sus asesores le habrán dicho que hablar sobre sindicalistas y sindicalismo vende poco, sobre todo desde que los poderosos han decidido que hay que acabar con los sindicatos de clase o debilitarlos hasta convertirlos en una herramienta inservible para los trabajadores. Pero precisamente porque el contexto es hostil, reivindico aquí y ahora la visibilidad del trabajo sindical que desarrollan cientos de miles de delegados y delegadas sindicales en nuestro país. Ellos y ellas son el alma del sindicato y tienen algo en común: han decidido no dejar solos a sus compañeros en una coyuntura especialmente complicada en la que el miedo a perder el empleo, diga lo que diga el señor De Guindos, sigue condicionando el día a día en la mayoría de nuestras empresas.

A ese hombre o a esa mujer que, con la que está cayendo, decide implicarse en la actividad sindical en su centro de trabajo hay que reconocerle un coraje y una valentía fuera de lo común. A esa persona que trabaja en primera línea para intentar resolver los problemas laborales de sus compañeros de trabajo y neutralizar su miedo para que luchen por lo suyo; que negocia con el empresario o se enfrenta a él cuando es incumplidor, bien porque pasa de convenio colectivo y de contrato de trabajo, bien porque intenta sacar el máximo partido a la reforma laboral para explotar a los trabajadores; que reclama ante la Inspección de Trabajo los derechos que sus compañeros no se atreverían por miedo a perder su empleo; que acude al Sindicato en busca de asesoramiento especializado cuando los problemas son de mayor envergadura; que vigila los riesgos y la salud laboral de sus compañeros; que realiza propuestas para mejorar las condiciones laborales y la calidad del empleo; que defiende cada puesto de trabajo como si fuese el suyo propio; que convoca asambleas de trabajadoras; que lidera las movilizaciones y las huelgas… y, en muchos casos, sin mirar ni el reloj ni el calendario, sacrificando su tiempo personal y familiar.

Reivindico, sin más, la noble tarea que realizan tantos y tantas sindicalistas anónimos y lo hago con conocimiento de causa. Llevo casi 30 años afiliada a la UGT y sé muy bien que han sido, son y serán parte del mundo invisible que los medios acotan para que la ciudadanía no conozca más realidad que la que interesa a los poderosos.

O es que nadie se pregunta por qué la mayoría de las veces se silencian los logros sindicales cuando se informa sobre lo ocurrido en tal o cual empresa. Por qué se pasa de puntillas por el fondo del conflicto o por la compleja labor desarrollada por los sindicalistas hasta alcanzar una solución beneficiosa para los trabajadores. O por qué prefieren los medios los términos genéricos y evitan las siglas de los sindicatos de clase cuando informan de un logro y, por el contrario, las ponen en páginas destacadas y con un titular atrayente cuando se trata de una noticia negativa.

Blanco y en botella.



Manuela Martínez Jiménez es socia de infoLibre







1 Comentarios
  • 1 phentium 03/11/15 20:32

    Hermoso canto al sindicalismo. Sin embargo, hace ya tiempo que no encuentro en mi camino ese tipo de sindicalistas. En 44 años de cotizaciones han abundado mas los que utilizaban los permisos retribuidos como excusa paea ausentarse y esquivaban sus obligaciones laborales con persistencia. Al final el sindicalismo se ha convertido en un asesoramiento encubierto a las empresas pagado por los trabajadores. Caso veridico: una empresa exige una determinada tarea a uno de sus empleados para la cual no estaba cualificado. El empleado se queja a su representante sindical y este se va al sindicato a asesorarse. Cuando regresa en lugar de informar al empleado, se va directamente a gerencia y alli expone lo que el sindicato le ha informado.  Tenemos unos sindicatos de pandereta que forman parte activa del proceso de expoliacion del trabajador. 

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre