Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Las que acarician; las que matan

Mayte Mejía Publicada 31/01/2015 a las 19:08 Actualizada 10/02/2015 a las 19:09    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

En 1978, Silvio Rodríguez publicó el álbum Mujeres. El tema Te doy una canción estaba incluido en el mismo. Una de las estrofas de este poema dice: “[…] Te doy una canción con mis dos manos/con las mismas de matar […]”. Estos días que vivimos, amargos por el atentado mortal a la redacción del semanario satírico y progresista Charlie Hebdo –recuerdo también las caras sembradas de dolor en Nueva York, Nigeria, Madrid, Siria, Londres, Beirut… Y tantos otros perpetrados en Oriente y Occidente–, conducen mis ojos al acto reflejo de mirarme las manos, las mías y las del resto de personas que se cruzan en mi camino, y no doy crédito a cómo es posible que esa extremidad, acabada en cinco dedos que acarician, se convierta en verdugo despiadado que desahucia la paz y la libertad de nuestras vidas.

Quienes me conocen saben muy bien que soy una mujer con fuertes convicciones de izquierdas y no creyente. Sin embargo, en asuntos de la índole que hoy me lleva a escribir este artículo, la buena gente, sea cual sea la opción política que tengamos, condenamos todos juntos estos actos terribles y nos afligimos impotentes frente a la bestialidad que en ocasiones caracteriza al ser humano. Mi posición es inamovible: siempre del lado de las víctimas, de los más vulnerables y sensibles, de aquellos que se quedan indefensos, solos, huérfanos... Vivo cerca de donde estalló uno de los cuatro trenes del 11 de marzo. Conozco la mezcla de lágrimas con pólvora que queda en el ambiente, el olor de las calles despobladas, o, mejor dicho, cubiertas de bomberos que lloran, de policías que se derrumban, de equipos médicos que caen exhaustos, de ciudadanos que deambulan sin rumbo buscándose tal vez a sí mismos o a los suyos. Sé perfectamente cómo es la sensación, cuando la cabeza te deja reaccionar, de tener el corazón metido en un puño, por si al llamar a los conocidos no estuvieran todos… Pero también tengo que decir que el efecto dominó de la solidaridad en el planeta, esa espontaneidad maravillosa de salir a la calle inmediatamente a manifestar la repulsa, me devuelve la confianza y esperanza en la especie.

Siento mucha pena ahora mismo por las familias rotas que en estos momentos hay en París –como antes las hubo en otros países y mañana las habrá…–, damnificados todos ellos por el sinsentido de la barbarie: madres, abuelas, hermanas, hijos, padres, esposas, maridos, amigos, compañeros de ruta, de viaje, de ideales, de compromisos, de proyectos... “[…] Te doy una canción/como un disparo/como un libro/una palabra/una guerrilla […]/como doy el amor”. A los muertos. A los vivos.




Mayte Mejía es socia de infoLibre



1 Comentarios
  • 1 Janthon 15/02/15 21:51

    Excelente artículo, que es un manifiesto solidario. Un abrazo, Mayte

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre