Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Librepensadores

Confianza

José M. Marco Ojer Publicada 20/12/2015 a las 06:00 Actualizada 21/12/2015 a las 11:49    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Dicen que con el pecado va la penitencia. Será por eso que la mentira, una traba fundamental para la comunicación y las relaciones humanas, supone al mismo tiempo una falta de confianza en la persona que miente.

Si la persona que falta a la verdad pertenece a un grupo, no sólo se perjudica a sí mismo sino también al grupo al que pertenece. Y para más inri, si ese grupo no tiene los mecanismos adecuados para prevenir estos comportamientos o incluso hace lo posible por encubrirlos, la pérdida de confianza parece que tiene que ser total.

Estos últimos años estamos viviendo un continuo no ya goteo, sino casi inundaciones, de casos de corrupción tanto individual como en partidos e instituciones. Estamos viviendo también un aluvión de comportamientos legales pero poco éticos. Además, vivimos una legislatura en la que los programas electorales se han olvidado y en la que han variado las posiciones políticas en función de los importantes cambios que se han ido produciendo. Con todo ello, si la confianza en los políticos ya era poca ahora es todavía menor. Que una política sea calificada por los ciudadanos con 5,9 se considera un éxito, la mayoría no llega al 5.

Corrupciones e incumplimientos han provocado un mal todavía mayor que los miles de millones que de una forma u otra se han robado, han provocado la pérdida de confianza en los políticos como grupo dedicado a gestionar nuestros medios y solucionar nuestros problemas.

En este contexto una nueva fuerza política –Podemos-, supo aglutinar el descontento y la decepción de muchos ciudadanos procedentes de distintos lugares políticos pero unidos por esta decepción. Creo que al margen de sus posiciones políticas, hay que reconocerles el mérito de objetivar en un partido el descontento generalizado de la sociedad civil. A este carro se sumó la extensión a territorio nacional de Ciudadanos que ya supera en algunos encuestas a Podemos.

Por su parte, los partidos de siempre se han limitado a realizar alguna cuestión de maquillaje. Leve en el Partido Popular y más significativa con los cambios de líderes en el Partido Socialista e Izquierda Unida, aunque estos cambios no acaben de cuajar como una regeneración de unos partidos que se han mostrado como pesadas máquinas, como estructuras de poder difíciles de modificar.

En este contexto nos situamos frente a una legislatura con grades retos inmediatos: creación de empleo, que el empleo sea de calidad, reducción de la diferencia entre las rentas más altas y las más bajas, garantizar las necesidades básicas para todos los ciudadanos… Pero además está en la mano de todas las fuerzas políticas una cuestión fundamental: recuperar la confianza de los ciudadanos en los gestores públicos y volver a ilusionar con sus proyectos.

Llevamos ya varias convocatorias electorales en la que no se vota a favor de un proyecto político sino en contra de otro. Se vota por rechazo y no por atracción. No se vota porque más o menos me convenza una propuesta sino para que no salga otra. Y no es un buen síntoma para un sistema democrático que en lugar de generar ilusión los partidos generen rechazo.

Podemos y Ciudadanos aprovecharán su novedad en el panorama político y su consecuente ausencia de corruptos y escándalos. Partido Popular, Partido Socialista e Izquierda Unida –en una situación más complicada- se beneficiarán de la inercia de los votantes y del temor ante lo desconocido.

Pero en manos de unos y otros está una cuestión fundamental: recuperar la confianza que los ciudadanos debiéramos tener en nuestros representantes.
_________________

José M. Marco Ojer es socio de infoLibre


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre