Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Librepensadores

Carta abierta a Esperanza Aguirre

César Moya Villasante Publicada 17/02/2016 a las 06:00 Actualizada 17/02/2016 a las 09:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

La expresidenta del PP de Madrid Esperanza Aguirre durante la rueda de prensa en la que ha presentado su dimisión.

La expresidenta del PP de Madrid Esperanza Aguirre durante la rueda de prensa en la que ha presentado su dimisión.

EFE
[Carta remitida a la expresidenta del PP de Madrid por el abajo firmante]




Señora Aguirre:

Le diré, para darme a conocer brevemente, que tengo ya 74 años y que he trabajado 45 en el sector de la aeronáutica de este país con puestos de cierta responsabilidad, para que sepa, al menos, quien soy, en algún aspecto. Sé que esta carta es muy difícil que la lea personalmente pero por ello la enviaré también a algún periódico, en papel y digital, por si hacen eco de lo que narro porque lo creo que de cierta importancia aunque no soy político ni tertuliano afamado y, por lo tanto, formo parte de la mayoría silenciosa. Esta carta se la habría podido enviar al señor Rajoy pero creo que está fuera de la realidad que vivimos y, además, le he enviado alguna y no tengo ni el recibí, pero la he elegido a usted porque considero que, se esté o no de acuerdo con sus ideas, es indudable que le gusta hablar claro y acaba de asumir una responsabilidad política, algo inaudito en su partido. Y además se ha posicionado siempre como liberal a tope. De modo que le hablaré muy claro.

Esta carta quiere expresar mi preocupación por el futuro del mundo que a mí, es obvio, no me va a tocar por mi edad, pero tengo hijas y nietos que quedarán por aquí y son los que me preocupan porque al mismo tiempo que creo que hay gente que va a tener más oportunidades que antes, debido a las nuevas tecnologías y a descubrimientos que están llegando, también ahondarán mucho más la grieta del empleo, ya que gustándome estar al día de las nuevas tecnologías, quizá por deformación profesional, sé que éste va a disminuir en progresión geométrica, quitando espacio al ser humano en favor de la máquina, ahora ya como robots incluso con inteligencia. Hasta el punto que cuando escucho a algunos políticos hablando del paro y sus promesas de mejoras me dan ganas de reír por no llorar por su desconocimiento de la realidad. O, también, porque creen que siguen engañándonos contándonos teorías que solo pueden convencer a feligreses aptos para ello. Por ello hay que hacer frente al mundo real pero con políticos en los que su único CV no sea el carnet del partido, cosa que ya nos ha dado suficientes disgustos. Y no seguirlos asumiendo cuando exista el problema de la corrupción, que nace entre otras cuestiones, de su falta de nivel intelectual además de la inacción de gobierno hacia ellos. Le aseguro que se puede evitar pero tomando acción contra ello y llevamos demasiados años mirando para otro lado. Sólo podemos agradecer algo a los periodistas que denuncian, claro, aquellos que se les permite o tienen valor de enfrentarse al sistema. Porque ni un solo caso se da en que se denuncie dentro del propio partido. Me recuerda a aquellos sindicatos que defendían causas perdidas solo por pagar la cuota mensual y que, por cierto, tanto criticaron ustedes hace años.

Fruto de lo que leo y veo a diario es mi teoría que hace necesaria una nueva política mundial en pos de un futuro que no está tan lejano como nos creemos. Está a la vuelta de la esquina con una tecnología apabullante que dejara muy atrás a la que aún utilizamos poco y mal porque solo sabemos utilizar en un porcentaje bajísimo de sus posiblidades completas. Al menos la mayoría de la población.

Esa tecnología hace necesaria con gran urgencia una política de educación completamente distinta a ésa que nos ha dejado el ministro Wert, al que luego se le ha premiado en su nuevo nido de amor muy bien pagado por todos nosotros. Y tengo conocimiento personal del desastre en que se mueve dicha ley. Lo que hay que hacer es cambiar los syllabus de cada carrera o profesion, pero empezando por abajo, desde la educación básica. Pero considerando las nuevas técnicas del BigData que nos genera muchas formas de ver las cosas de forma distinta a la actual. En la formación básica de la adolescencia hay que ir preparando a la juventud sobre una forma nueva de entender el desarrollo, cuidando el alma creativa del español muy apto para ello, porque el futuro será el de las ideas, porque la producción de casi todo está en China, fruto de la globalización, y en eso es imposible competir, al menos, de momento, aunque hay que prepararse para luchar también en ello más adelante. Además, el sistema liberal no le ha puesto coto a esa competitividad absurda con lo que se ha creado un dragón muy peligroso que está cambiando el concepto industrial del mundo por el cual sólo existe el valor de la mano de obra capaz de fabricar barato, que es lo que define el mercado, en muchos casos sin contar con la marca de calidad. Por no alargar mucho lo que expongo ,y siguiendo en los peligros latentes, el empleo futuro será mas intelectual que manual o productivo y eso necesita de unos cambios mentales impresionantes en los que la juventud tiene su parte más importante. Porque, insisto, éste será el cambio tecnológico más profundo de la historia, .Además , es importantísimo volver a la formación de humanidades para aprender a pensar, algo que la tecnología ya está haciendo por nosotros y los chavales necesitan tener ideas propias. Todos tenemos hijos y nietos que observamos tan distintos de los de entonces, en mis tiempos, cuando aún pensábamos y luchábamos por algo. Quizá ahora a los políticos mediocres les interese una juventud en silencio para no molestar, pero es la demostración palpable de la mediocridad de esos políticos. Sería muy largo exponer en esta carta lo que hay que hacer con la educación en general, pues se compone de muchas variables y parámetros distintos, pero para ello existen profesionales que podrian trabajar en ello. Siempre que no se les obligue a hacer las cosas mirando a la política, que es la que todo lo estropea y hacer un acuerdo estatal solidario. Dudo que se pueda hacer en España con el actual sistema del “y tu más” , que tanto aburre ya a la ciudadanía y que demuestra la poca calidad del sistema democrático.

El problema que veo es que los políticos no se ocupan absolutamente de ese mundo que está por llegar y ahora en sus inicios. Es un mundo en que hay que empezar a hablar también de tener un sustento sin tener trabajo. Y esto no lo puede solucionar el ningún subsidio ya que es una nueva forma que habrá que crear para que la gente no se muera de hambre, así de claro. En Suiza se están haciendo ya ensayos de una renta básica se trabaje o no, pero es Suiza. Lo nuestro es otra cosa. Es un país muy dividido desde siempre con políticas más de enfrentamiento que de solidaridad. Y usted lo sabe mejor que yo. El sistema liberal no tiene respuesta a esto pues no le interesa porque ustedes no ven más allá de su propio mandato en un país en el que la corrupción nos ha hecho pensar a todos que cualquier político es un corrupto, cosa en la que no creo obviamente, pero ustedes están haciendo lo posible porque esa frase se convierta en viral, palabra de moda. Y eso aumenta el desaire con el que la juventud les ve desde lejos. Porque nadie que tenga dos dedos de frente puede creer que todos los que han ocupado u ocupan ahora puestos de responsabilidad no saben nada de nada de lo que pasa en el despacho de al lado. En el caso del PP parece que sí se lo cree alguien porque les siguen votando, algo que tiene mérito, pero que no es más que la derivada de un país que se ha movido dentro de un marco corrupto desde la guerra civil, cuya parte posterior la viví en mi niñez y adolescencia teniendo ocasión de escuchar cosas que me dejaban impresionado por mi tipo de vida dentro una familia con un padre que había vivido aquella guerra desde la parte ganadora y que no se ocultaba diciendo verdaderas salvajadas que no son más que lo que ahora se trata en diversas redes sociales, incluso, en determinadas cadenas de televisión, hasta pagadas por la Iglesia, algunas, como en la célebre y ya pasada teoría de la conspiración. En pocas palabras, es creerse los dueños del país desde aquella desgracia vivida entre hermanos.

Por todo ello, la juventud ha optado por no creer en ustedes ni en casi nada. Es imposible creer a un señor que se pasa oculto cuatro años y aparece un mes antes de las elecciones en todas las cadenas, con lo que produce es una sonrisa por lo esperpéntico del suceso. Y que no ofrece nada esperando que otro se estrelle y tratando que le vengan a aplaudir solo por tener un puñado más de votos que otros. No me negará, que todo esto produce rechazo a mucha gente a la que se ha dañado demasiado en muy pocos años sin explicarle nada de lo que se ha hecho. Para ello hace falta crear una democracia real, no lo actual existente que es un acuerdo entre dos partidos para repartirse beneficios personales. Ya sé que la realidad actual hace imposible ejercer desde la izquierda porque el mundo actual, fruto del liberalismo como único sistema económico, impide cualquier desarrollo social pero no está medido el futuro a largo plazo que puede acarrear la creación de dos sociedades separadas tan injustas en un mundo de comunicación inmediata en donde la gente se informa de lo que pasa por fuera de su casa. Sé que el final será una batalla de un ejército con tirachinas contra otro con armas atómicas, pero esto es la caricatura de lo que puede pasar cuando solo se mira a una sociedad amiga contra otra enemiga que intenta subsistir. Un conflicto social difícil de dominar, por muchas armas que se tengan.

Por esto le quiero exponer lo que supone ese apellido liberal del nombre de capitalismo que tenemos desde el final del muro de Berlín. Este liberalismo está muy inteligentemente creado porque está basado en su étimo de “libertad” para que haya gente que se crea que está basado en esa bella palabra. Pero todos sabemos que la libertad del poderoso es la única que recibe este beneficio, al ser el dinero el único dios que existe y que ha sustituido a aquel Dios con mayúsculas que ha quedado a la baja pues los principios y valores actuales ya son únicamente esos: dinero, moneda y billetes. No hay más. Y es curioso que aquellos que defienden más este sistema económico son los que más se abrazaban a los santos y a los curas. Pobre Dios aquel. Por cierto, esos valores anulan cualquier democracia pues, los criterios sociales no están bien vistos por lo que el voto pierde valor, algo que nadie puede discutir. O sea, unos poderes económicos impiden cualquier ideología que no les pueden convenir a sus intereses. Lo vimos ya en Grecia de forma real y directa y lo podemos ver en este país si en un futuro se impone alguna regla social. Verá cómo se reclama la deuda pública de inmediato, si se llegara a imponer alguna necesidad social mínima, cosa que no se ha hecho con Rajoy al ser un buen recadero de aquellos poderes que nos dominan, en las personas de Draghi y Merkel. Porque el presidente solo ha hecho la labor de recadero, sin imponer el criterio de que asi no es posible seguir.

Pero es que este liberalismo tiene un descontrol que no sé a qué conduce. Vemos a diario empresas que fagocitan unas a otras creando grupos mastodónticos de poder, ahora llamados lobbies, que sin control pueden acabar, en su última derivada, con que un solo lobby sea el dueño total del mundo a base de opas o lo que se quiera llamar a esa absorción continua. Y todo porque los políticos han dejado de ejercer su labor, poniendo algún limite al sistema. En España, por ejemplo, se puede traducir en que Florentino Pérez o Amancio Ortega sean los últimos finalistas del proceso que se podrían comer el uno al otro. Cual será ese final, está claro. Uno de ellos estaría en cada empresa, en cada club, en cada opción de negocio de nuestro país. Porque no olvidemos que el Tribunal de la competencia es uno de los engaños de este sistema que tratan de hacer ver a la ciudadanía que existe cierto control cuando es mentira. Todo lo manda el poder de la moneda sonante. Y ahí ese tribunal de la competencia tampoco pinta nada. Pero esta historia nada tiene que ver con la democracia, porque ustedes no han intentado nunca crear esos espacios limitados al egoísmo humano, quizá porque esperan recoger beneficios de esa inacción o, para ser realistas en la semántica, yo lo llamo trabajo sucio.

Por otra parte, pareciendo que algo se controla, en Europa se ha decidido meterse en el mundo de la austeridad, sólo para derrotar más a fondo a esa parte de la sociedad que se trata de eliminar pero que se ha demostrado que se han pasado de frenada por lo cual el consumo, base del sistema, se ha venido abajo con lo que todo falla. Porque el que se gasta el dinero está en esa parte de la ciudadanía a la que se desprecia. El colmo del sistema es, en España, poner coto a la creación de empresas a través del I+D que Rajoy ha castigado con una “gran perspectiva política” en un país en que la creatividad es lo mejor que tenemos. También se pone impuesto al sol, el colmo ya del despropósito pero que sirve para ganar amigos, con lo que la única industria que nos queda es la del sol y playa. Menudo porvenir para un país. Que solo se salva con alguna zona industrial, como en el País Vasco, (vivo entre esa tierra y Madrid) donde existe la mitad de paro por no haber hecho caso a Rajoy. Y todo por tener contenta a la señora Merkel que no es más que una vendida al proceso de los lobbies representado por Draghi que juntos, componen el equipo necesario para satisfacer a su vez, al gran poder financiero. Esto que digo no lo digo yo, lo dicen personas mucho más conocedoras que yo del sistema.

Profundizando algo más en la idea, el problema es tan simple como que los políticos han tirado la toalla ante el dinero. Y no han creado límites de este esperpento para que no se convierta en eso, la situación valleinclanesca, y que ellos son los que deberían haber hecho ese trabajo. La derecha nunca lo hará porque está totalmente de acuerdo con el sistema liberal. Y por falta de líderes que ya no existen. Pero surge una figura que a usted seguro que le producirá rechazo personal, llamado Yanis Varufakis que trata de hacer un pacto de izquierdas hacia ese absurdo del único poder del mundo actual, ese dios ya citado. Y ese pacto, si se hace bien podría tener cierta fuerza, quizá no en el momento actual pero si, poco a poco, tratando de vacunar a la sociedad ante el sistema que la puede destruir y tratando de crear un ideario, una ideología ahora destruida. Y todo ello apoyado en uno de los pocos personajes, que, quiérase o no arrastra a mucha gente. Porque otro problema del sistema es la falta de ese liderazgo. Vimos a Obama con la ilusión de ver un hombre capaz de ello, pero el propio sistema le ha arrollado convirtiéndose en uno más. Por eso, puede existir una figura emergente en la que, obviamente a mi edad, ya no creo que vaya a mover el mundo, pero si crear una ideología en Europa para convencer a los ciudadanos medios que así no podrán subsistir. O sea, mover conciencias, en una palabra. Porque si estamos en una nueva crisis como la que se anuncia, lo estamos porque es la continuación de la crisis del sistema que no da para más porque, además de que los políticos han dejado de ejercer su pequeño poder vendiéndose a ese dios en minúsculas, estos han gobernado contra el 95% de la población, o sea, queriendo dejar a la mayor parte de la ciudadanía sin defensa ninguna. En España, debido a la mediocridad total política, haciendo una ley mordaza para evitar problemas en la calle. El colmo del desastre político cobarde ante lo que ustedes han permitido en su inacción total. Y lo triste es que no se corregirá este sistema porque los que lo tienen que hacer son los que lo crearon. El comunismo fue más legal al reconocer su propio desastre.

Llegando hasta aquí, usted podrá pensar que soy un rojo peligroso, por lo que le expongo, pero le puedo decir que no tengo nada de eso en mi cabeza. Los de Podemos no son mi gente ni muchísimo menos, como comprenderá por mi edad, ya excesivamente sedimentada, pero eso no impide que critique siempre con fuerza al Gobierno que esté, sea de izquierdas o de derechas. Por eso le digo que el gobierno de Rajoy ha sido un desastre por su inacción total, por mucho que le quieran defender. Inaccion en la corrupción, en el tema catalán, donde era de esperar como acabó, tierra que conozco bien y en donde no había ese independentismo ahora difícil de resolver pero que tampoco romperá España, esa frase que tanto utilizan ustedes en beneficio de votos. Las estupideces de Mas y el autismo de Rajoy lo han conseguido. Y no hablemos de la política económica en la que basándose en un solo dato se engaña a la población, pero si nos vamos al dato completo no hay por dónde cogerlo. Por todo esto y muchas cosas más que harían demasiado larga esta carta, le expongo mi total enfado con la política absurda de esta democracia demasiado controlada y que nos hace un islote en la Europa avanzada. Solo nos podemos comparar con la Europa de algunos países del Este, pero aún nos queda mucho para compararnos con Francia, Gran Bretaño o Alemania, pese a sus problemas que también existen. Y todo por culpa de ese carnet que ha colocado un montón de inútiles en puestos que les hicieron creer que todo era para ellos. Usted lo sabe por mucho que pretenda invalidar este texto, con el que no estará de acuerdo pero que a veces es necesario leer para no creerse Superman o superwoman. Yo siempre quise tener un Pepito Grillo a mi lado pues tenía a mi cargo más de 500 personas regadas por el mundo entero y no me dolía que me dijeran lo que yo no hacia bien, porque era imposible controlar todo desde mi cabeza. A todos nos hace falta ese personaje y los políticos actuales no tienen ni quieren ninguno. Solo quieren asesores de la familia, que les digan lo guapos que son, para crear un nepotismo corrupto.

Y para terminar le comento algún ejemplo de los grandes problemas que veo en un futuro y que hay que afrontar, además de los citados de la educación de esa juventud que los vivirá en directo.

El primero es ecológico: la próxima guerra del agua, que faltará en el mundo. Está claro que además de esas dos sociedades, también geográficamente existirán países ricos, con agua y pobres, sin ella. Yendo al minidato, no ve lógico ir preparando las ciudades para un consumo equilibrado con una red hídrica doble para aguas fecales recicladas y agua potable de uso humano? Es un trabajo arduo pero que ya debería estar creándose en las grandes urbes.

Otro problema es ir realizando la sustitución del petróleo que aún no se quiere hacer por intereses de ese poder con mucho dinero puesto en la energía, así como en la industria de farmacia, utilizando pastillas que nunca llegan a curar del todo, para hacer interminables los tratamientos y así, aquellos lobbies, ganan más y en más larga duración. Pero no olvidemos que eso provoca un dinero de apoyo al terrorismo feroz, ahora el religioso, que puede conducir a un desastre mundial.

El tercer asunto vital es la desaparición de los paraísos fiscales y el no manejo de la moneda creando un sistema totalmente virtual, para evitar los desajustes fiscales.

Como último problema a afrontar, un cientifismo que se cree en nuestro país, donde es una tarea de éxito, para estudiar y hacer frente a los futuros cambios que llegaran, como aquellos derivados de lo que ahora se estudia, como las ondas gravitacionales, o la física cuántica, para no quedarnos atrás y ser algo pioneros en lo que pueda llegar que nada menos es que posibles cambios hasta en ideas físicas que teníamos como oficiales. Quizá esto suene a fantasía, pero, créame que no es tanto. Y la prueba la tenemos en muchas noticias de españoles que ha creado muchas bases de mejora, como la medicina, por ejemplo.

Si, ya sé que lo que digo es una utopía, pero el mundo ha avanzado a través de ellas. En este caso no se hará porque el liberalismo lo impedirá y a los amantes del sistema les interesa un mundo podrido en corrupción aprovechándose de ella. Nadie me podrá rebatir esta idea que la vemos plasmada a diario en los medios de comunicación y en los hechos que se producen.

Siento haber sido tan claro, pero en esta sociedad hay mucha gente con hartazgo como yo y no parece que podamos demostrarlo más que cada cuatro años, pero eso no es democracia verdadera.

Repito que sé de la dificultad que le llegue la carta a su poder, porque siempre hay cortafuegos entre ustedes, para oír lo que solo quieren escuchar, pero le repito que la enviaré igualmente a algún medio de comunicación si es posible para que se hagan eco de esta queja que le envió personalmente por ser de las pocas políticas de verdad que existen en este pais, se este de acuerdo o no con sus ideas.

Un saludo afectuoso,




César Moya Villasante es socio de infoLibre



1 Comentarios
  • 1 Bacante 17/02/16 14:56

    Interesante, señor Moya. Y, más, que existan ciudadanos que piensen como usted y estén dispuestos a escribirlo. A la señora Aguirre le va a parecer que usted habla de mamandurrias y de venezoladas antisistema. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre