Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Librepensadores

La segunda dimisión de Aguirre

Mario Martín Lucas Publicada 21/02/2016 a las 06:00 Actualizada 24/02/2016 a las 18:01    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Hay momentos en los que tenemos la sensación de haber estado ya en ellos, de haber escuchado las mismas cosas o de haber asistido a los mismos acontecimientos, es una experiencia a la que los franceses se refieren como déjà vu y en EE.UU. se habla del día de la marmota para expresar esas vivencias. 

Esperanza Aguirre nos ha generado a todos esa misma sensación en estos días, con su segunda dimisión. Pero, ¿esta mujer no había dimitido ya? El 17 de septiembre de 2012, anunció públicamente su retirada de la primera línea política, por motivos personales y de salud, aún reservándose el cargo de presidenta regional del PP de Madrid, pero incumplió su anuncio y su promesa, y volvió para presentarse como candidata popular a la alcaldía de Madrid en 2015, porque, según dijo, tenía el viejo sueño por cumplir de ser la “alcaldesa de su pueblo”, incumplido por ahora.

La lideresa que siempre presumió de su “liberalismo”, que se reveló pensado en clave de “amiguetes”, con una evidente voluntad de poder, lleva instalada en despachos públicos y coches oficiales hace treinta y tres años (1983), cuando ocupó un puesto de concejal en el Ayuntamiento de Madrid, desde entonces ha sido ministra de Educación, presidenta del Senado y presidenta de la Comunidad de Madrid, sin que haya dejado una huella en forma de obra a recordar por sus aportaciones, aunque con la perspectiva del tiempo, y de lo sucedido, no será baladí para los libros de historia la forma en la que accedió a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Tamayazo mediante, en uno de los momentos más oscuros de la historia democrática de España.

Su forma de ejercer el poder ha estado más cerca del absolutismo que de cualquier liberalismo, y pocas cosas lo ponen tan evidencia como el texto del sms que Ignacio González envió a Miguel Blesa, el 18/07/2007, que forma parte de la documentación conocida como Blesaleaks: “Me dice la jefa q si tienes q poner 2 consejeros de la caja en Iberia, y uno es ejecutivo de la caja, q el otro sea Mercedes Rojo. Estoy en desayuno con Mariano y luego te llamo”; la ínclita Mercedes Rojo había sido secretaria de Aguirre, e impuso su nombre hasta conseguir que fuera nombrada consejera de Caja Madrid, de Cibeles y de Mapfre y, a pesar de su nulos conocimientos financieros, designada miembro del comité de auditoría de la extinta caja madrileña, en toda una demostración del concepto de meritocracia de la “cazadora de talentos”. Pero el absolutismo de la lideresa también llegó para que su fiel Beltrán Gutiérrez Moliner, ex gerente del PP de Madrid, tan cercano a ella, que en todos los actos públicos a veces parecía más un guardaespaldas o el asistente personal a quien depositar su bolso, también fuera nombrado miembro de la asamblea de Caja Madrid y beneficiario de tarjetas black.

Si algo ha quedado claro a lo largo de los años de gestión de la Sra. Aguirre es su querencia por los nombramientos, por eso no sorprende su paso como “cazatalentos”, si bien su criterio no incluía la meritocracia de la que tanto ha presumido, si no que los nombrados fueran parte de sus “propios”, que de alguna manera es otro rasgo de su particular liberalismo: patrimonializar lo público en beneficio privado, supeditando el interés de todos, al interés de unos pocos y …cercanos. Lo ocurrido con Caja Madrid, el Canal de Isabel II, Telemadrid o los más de 100 millones de euros evaporados en la “Ciudad de la Justicia”, lo ponen negro sobre blanco.

Su histórico enfrentamiento con Alberto Ruiz Gallardón; su visualización como contrincante a Mariano Rajoy, dentro del PP, desde el Congreso de Valencia en 2008; su huida de la policía municipal tras aparcar en plena Plaza del Callao para retirar dinero de un cajero 24 horas; la actividad lobista de su marido, Fernando Ramírez de Haro, mientras ella desempañaba cargos públicos; su oscurantismo sobre sus ingresos privados en la actividad de “cazatalentos” en Seeliger & Conde, que compatibilizaba con su cargo orgánico en el PP; el ingreso de un cheque de 5,1 millones de euros en su cuenta bancaria, procedente, al parecer, de la venta de un cuadro del patrimonio familiar de su marido, etc… son episodios que no llegan a oscurecer el tema principal que, voluntariamente o no, ha marcado su gestión, al que se refirió en su más famosa frase: “¡Yo destapé la trama Gürtel!", dicha en abril de 2010 en el parlamento regional madrileño, para asombro general.

- Sí, lo quiera, o no, la señora Aguirre, la corrupción ha marcado su paso por la Comunidad de Madrid y su presidencia regional del PP madrileño. Los casos Gürtel y Púnica han sido protagonizados por colaboradores cercanos, nombrados por ella. Dice la lideresa que ella “ni sabía, ni vió, ni autorizó nada sobre corrupción en Madrid”, pero la lista de los imputados e investigados próximos a ella es inacabable, empezando por quien fue su consejero de Presidencia, Justicia e Interior y secretario general regional, Francisco Granados, o su propio sucesor y delfín, Ignacio González, además de Alberto López Viejo, Salvador Victoria, Lucía Figar, Isabel Gallego, Manuel Lamela, Juan José Güemes, Benjamín Martín Vasco, Alfonso Bosch Tejedor, Carlos Clemente Aguado, Guillermo Ortega, Ginés López, Jesús Sepúlveda, José Ignacio Fernández Rubio, Miguel Rodríguez Bonilla, Miriam Rabaneda, Luis Partida, Clara Torres, Raúl López, Iñigo Henriquez de Luna, Arturo González Panero, José Miguel Moreno Torres, Mario Utrilla Palombí, Alejandro Utrilla, José Carlos Boza Lechuga, Agustín Juárez, Gonzalo Cubas, David Rodríguez, José María de Federico, Borja Sarasola, etc…

Más allá del chelismo y casticismo de Esperanza Aguirre, con mensajes sencillos y simples, que le sirvieron, durante años, para conectar con unas amplias bases de votantes, la irresponsabilidad a la que apela sobre la corrupción vivida en el entorno regional y político que ella ha dominado durante años, no supera los mínimos controles de calidad democráticos y exigibilidad. Háganos un favor, señora Aguirre, y que esta dimisión sea la definitiva, vuelva a sus actividades privadas o familiares y cuide de sus nietos; aunque mucho me temo que aún habrá una tercera dimisión, su historia aún no ha escrito su último renglón…¡estaremos atentos!



Mario Martín Lucas es socio de infoLibre


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre