Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Televisión

La tragedia lorquiana de la hija de Bernarda Alba

  • Carina Ramírez participó hace cinco años en el programa de televisión '21 días', ante cuyas cámaras se llevó unas chatarras para venderlas
  • Hoy convertida en actriz de la obra 'La casa de Bernarda Alba', esta madre de tres niños deberá ingresar este viernes en prisión

Publicada 10/04/2014 a las 17:16 10/04/2014 a las 17:16    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

El elenco de 'La casa de Bernarda Alba'. Carina Ramírez es la primera por la izquierda, en la fila de abajo.

El elenco de 'La casa de Bernarda Alba'. Carina Ramírez es la primera por la izquierda, en la fila de abajo.

ATALAYA-TNT
Amelia, la tercera de las hijas de Bernarda Alba, es una mujer apocada, vergonzosa. Por no molestar, casi ni abre la boca. A Carina Ramírez, quien la interpreta desde hace ya varios años en el montaje de la compañía de teatro de integración Atalaya-TNT, no le vale esa opción: tiene que hablar, soltar lo que lleva dentro. Porque su historia, a su manera, es también una suerte de tragedia lorquiana, esta indudablemente del siglo XXI.

Los hechos se remontan a abril de 2009, espoleados por ese medio que tantos dramas nos acerca: la televisión. Entonces, el programa de Cuatro 21 días se desplazó hasta Sevilla para pasar tres semanas viviendo en un poblado chabolista. El Vacíe, el más antiguo de Europa. Una ciudad de basuras, hacinamiento, humedades y miserias que la familia Ramírez, de etnia gitana, llama su hogar.

La por entonces conductora del espacio, Samanta Villar, debía vivir como lo hacían los protagonistas de su reportaje para así transmitir sus experiencias desde las vivencias en primera persona. A los pocos días de grabación y convivencia con los Ramírez, que la acogieron bajo su techo, tocó salir a buscar chatarra, unos hierros que vender para conseguir unos euros. Sin ellos, aquel día quizá no hubieran comido.
i+d+i Cinfa

Seguidos por las cámaras, un grupo de personas emprendieron el camino que ya habían tomado otras veces. Por entonces, sin la chatarra, Ramírez no tenía manera de hacer algo de dinero. Hoy tiene el teatro, que le ha servido para recibir, además de un pequeño sueldo, un poco de la educación a la que nunca accedió. Junto a ellos iba la periodista, que conducía la furgoneta en la que cargaron el material robado. Los 30 euros escasos que pudieron ganar con aquella venta, que se valoró en 900, le han acabado costando a Carina un año de prisión, que empezará a cumplir a partir de mañana viernes.

“¿Cómo me voy a sentir?”, suspira Ramírez al otro lado del teléfono, que descuelga desde la furgoneta que la lleva hasta Sevilla desde Elche, localidad que este miércoles ha acogido la que será, al menos hasta nueva orden, su última función con sus otras siete compañeras del elenco de La casa de Bernarda Alba. “Aquello pasó hace cinco años, yo tengo tres hijos, el pequeño de tres años y con bronquitis. No quiero entrar, tengo que trabajar para darles de comer, quiero que me den otra oportunidad, que pueda pagar una fianza, no sé”.

La multa que le impusieron, gracias a que la compañía le ayudó a recaudar fondos, ya está pagada. Después de que su petición de indulto haya sido denegada por el Consejo de ministros, su única oportunidad, esa que no deja de pedir, es que le concedan el tercer grado. Que le permitan hacer vida de día y dormir en prisión, algo que cree posible que ocurra, y de lo que le tendrán que informar en las próximas horas.

La angustia de la espera, al menos, terminará pronto. Porque ya es mucho el tiempo que lleva cargando con ella. Y los nervios están casi rotos. Se acabaron de rasgar cuando, estando en Rotterdam de gira con la compañía, le avisaron de que, sí o sí, tendrá que ingresar en la cárcel, e impusieron sobre ella una orden de busca y captura que se levantó al aceptar el ingreso voluntario en prisión.

Pero Carina debe recomponerse, lo sabe bien, puesto que ella no es la única perjudicada de esta historia rocambolesca. También están sus hijos, tres, que si no hay más remedio tendrán que vivir con la abuela. Con Rocío, su madre, que es también la madre de la obra, hoy por hoy, su única vía de ingresos, ya que la chatarra hace tiempo que ni la tocan. “Estoy muy triste, no quiero que le suceda esto”, dice Rocío, también montada en la furgoneta que a ella la lleva a Sevilla y a Carina, al encierro. “Yo también estoy enferma, y somos muchos, yo no puedo estar con los niños”.

Por si tenían poco, otro de los siete hijos de Rocío, el hermano de Carina, lleva cuatro meses en prisión por el mismo robo. La reportera del programa quedó eximida de culpa al declarar que no tenía conocimiento de que se fuera a cometer un delito. Pero Carina tenía antecedentes. “La chatarra la cogí para dar de comer a los niños, no fue un robo con violencia ni nada”, se lamenta. “Yo creía que Samanta era buena, pero al final se ha portado mal. La llegué a querer como una hermana. Cuando estuvo aquí la dimos de comer todos los días”.



5 Comentarios
  • 5 Mulliner 28/04/14 00:18

    Cierto que en este país andan sueltos muchos que deberían estar en prisión para mucho tiempo, cierto que aquí florece la impunidad para los delincuentes, pero ¿eso significa que no hay que cumplir la ley?, ¿que mejor abrimos las cárceles y dejamos salir a todos los encerrados?, ¿es que quienes trabajan en el teatro no deben ir a la cárcel? Pues nada, a esos que sin violencia roban toda la instalación de cobre de una finca o una autopista vamos a no tocarle ni un pelo. Es curioso que no se cuente en qué consistió exactamente el delito de esta tal Carina, porque por llevarse chatarra abandonada nadie va a la cárcel, luego hay algo más. Que lo cuenten y ya opinaremos con fundamento, todo lo demás me parece otro ejercicio más de demagogia y buenismo. Blesa debe ser juzgado y -por mí, desde luego- ir a la cárcel, pero la solución no es que otros no sean encarcelados.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 luissot 12/04/14 11:15

    ¡A la carcel con ella¡,y no uno,eso merece siete u ocho años de carcel.¿Aquen se le ocurre cometer ese tipo de delito en este pais? ¡Robar para que tus hijos coman es un delito muy grave¡,¡A la carcel¡.Aqui se puede robar para comprarte un yate de lujo,para ir de caceria para comprar escobillas del water a 950 euros,por el plecer de robar etc etc...En este pais hay 1000 maneras de robar que estan justificadas-y sy no Gallardon las justificara-.pero robar para dar de comer a tus hijos .... eso es grave,muy grave

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 medoz 12/04/14 10:49

    ¡Y Jaume Matas en la calle! ¡País! (que diría Forges)

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 gorgonia 11/04/14 18:52

    Que gobierno!! y mientras tanto no paran  de salir  noticias sobre lo que siguen  robando  que es mucho.-y no pasa nada !! Hasta cuando !! Hay que echarlos ya!!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Jose Luis77 11/04/14 02:37

    El grado de indignacion aumenta cada dia con casos como este y mas sabiendo a quien indulta este gobierno "dopado",si dopado como un Armstrong en el tour, ha ganado las elecciones.Hay que echarlos como sea.......

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre