Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



FESTIVAL DE CINE DE BERLÍN

Belleza sin contenido la de Malick, con mensaje la de Patricio Guzmán

  • 'Knight of cups' es la constatación de que el estadounidense sabe captar la belleza, del paisaje y de la gente, pero que se despreocupa por el contenido
  • Por el contrario, el chileno sabe lo que quiere decir y sobre todo tiene algo que decir en 'Nostalgia de la luz'

NOTICINE.COM | INFOLIBRE Publicada 09/02/2015 a las 15:37 Actualizada 09/02/2015 a las 15:56    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El director chileno Patricio Guzmán.

El director chileno Patricio Guzmán.

EFE
El cine de Terrence Malick se ha convertido en imán para los cinéfilos, incluso ahora cuando ha dado un giro de 180 grados para pasar de la escasez al abuso laboral, o sea de rodar una película cada siete años a hacer siete en tres años (no es textual, pero seguro que lo entienden). En los grandes festivales hay tortas por entrar a las salas y conocer la última deriva del siempre ausente cineasta norteamericano. En la 65 Berlinale el ruido fue mucho mayor que las nueces... una vez más, ahora con Knight of cups.

Y mientras Malick daba más de lo mismo pero más insulso, el chileno Patricio Guzmán demostraba que se puede hacer un cine esteticista o estético, con bellas imágenes y voz en off -características similares a las del film estadounidense- pero con historia, con carne dentro, algo un tanto paradójico si consideramos que la cinta chileno-francesa es un documental. Fuera de concurso, se presentó la agradable y poco más última aventura de Sherlock Holmes, con Ian McKellen como el sagaz detective.

Imaginamos que no es casual la coincidencia en la misma jornada de dos películas tan diferentes en resultados pero tan similares en determinados aspectos como las de Malick y Guzmán. Knight of cups es la constatación de dos cosas: que el cineasta estadounidense sabe captar la belleza, del paisaje y de la gente, con la complicidad del "Chivo" Lubezki, pero que lo mismo que cuida la estética, se despreocupa por el contenido. Le interesa mucho más captar la belleza del momento que contar algo. No usa guiones, no saben ni el espectador ni él mismo cuando empieza una película cómo acabará y qué pasará enmedio. Sí, es bonito lo que nos muestra, pero para ver bellas imágenes no necesitamos ir al cine. Nos gusta, al menos a algunas y algunos, que se nos cuente algo.

Sí, en el filme que protagonizan Christian Bale, Natalie Portman y un puñado de rostros conocidos más, entre ellos en una breve aparición el español Antonio Banderas, hay una base dramática, un punto de partida, en este caso la crisis existencial de una figura de Hollywood, pero luego la cosa se diluye en imágenes más propias de anuncios de colonia masculina, que se repiten hasta aburrir. Sí, posiblemene haya quien encuentre profundidad en todo esto... Hay gente para todo.

El contraste es que Patricio Guzmán, en su segunda entrega de una trilogía documental sobre naturaleza y pasado político, que inicio con Nostalgia de la luz, sí es capaz de contar algo, al poner en paralelo las matanzas de indígenas en la época colonial en el sur de Chile con las desapariciones en esas mismas aguas que bañan las costas patagónicas de los opositores a Pinochet, arrojados desde aviones militares. Usando como Malick la voz en off, en este caso la del propio cineasta autor de La cantata de Chile, sabe lo que quiere decir y sobre todo tiene algo que decir.

La jornada se completó con el reencuentro, fuera de concurso, de Bill Condon con Ian McKellen, al que dirigió hace más de un cuarto de siglo en Dioses y monstruos / Gods and Monsters, en la adaptación de una novela de Mitch Cullin que narra la postrera investigación de un nonagenario Sherlock Holmes (así se llama directamente el film, Mr. Holmes), sobre un caso irresoluto con raíces en su propio pasado. Y ello mientras es consciente que su avanzada edad está afectando irremisiblemente a su antaño infalible mente. Se trata de una cinta agradable de ver, para pasar un rato entretenido y sin otras pretensiones.

© Carolina G.Guerrero (Berlín)-NOTICINE.com


Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre