Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Música

Javier Krahe, la ironía como arma

  • La resistencia dialéctica impulsada por Javier Krahe se refleja igualmente en otro de sus coetáneos: Pablo Guerrero
  • Encarnó Krahe el compromiso de la canción en esencia, sin tapujos, sin medias verdades, sin edulcorantes

Publicada 12/07/2015 a las 13:36 Actualizada 12/07/2015 a las 15:39    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Javier Krahe en concierto.

Javier Krahe en concierto.

FLICKR
La pérdida de Javier Krahe deja a varias generaciones de cantautores españoles sin un tótem de palabra necesaria, sentida, irónica, crítica, mordaz… palabra que alberga connotaciones de guía literaria para tiempos tan convulsos como los actuales.

Siempre arrastró, con gran honor, la leyenda de ser algo así como el Georges Brassens de estos lares, consciente él mismo de que su magisterio le servía de faro intelectual para poder desplegar sus mensajes propios, deudores de una acidez que hoy brilla por su ausencia en medio de la anestesia generalizada.



Encarnó Krahe el compromiso de la canción en esencia. Sin tapujos. Sin medias verdades. Sin edulcorantes. Estopa contra ciertos vientos que soplaron durante la Transición. Azote del mismísimo PSOE cuando le exasperaban sus palos de ciego en la carrera por ampliar horizontes hacia el centro ideológico.

Su álbum de debut, aquel recordado Valle de lágrimas, contenía ya las principales claves de su elixir sonoro, con la guitarra por bandera y una progresiva inclinación hacia los arreglos jazzísticos.
El mito de sus personalísimos dardos verbales nació gracias al seminal disco en directo La Mandrágora, que recogía en 1981 la atmósfera vivida en el sótano de ese local de la Cava Baja madrileña. Demoledores versos urbanos que bebían de la actitud transgresora de Luis Eduardo Aute en su homenaje a Forges.



Allí le secundaban Joaquín Sabina y Alberto Pérez, que abandonaría el trío un año después. Unos mosqueteros junto a los cuales fue capaz de poner en solfa al establishment a la española.

La resistencia dialéctica impulsada por Javier Krahe se refleja igualmente en otro de sus coetáneos: Pablo Guerrero, en la antesala de otras aportaciones reveladoras: Luis Pastor, Rosa León…

Y qué decir de su labor discográfica como capitán del sello 18 Chulos, donde le arropaban El Gran Wyoming, Pablo Carbonell o Santiago Segura. Desparpajo asegurado en forma de grabaciones que marcaron el devenir de la música de este país, como su Dolor de garganta, indigesto en determinados estamentos, o Las damas primero, del no menos lúcido Javier Ruibal.

Krahe mecenas, por tanto. Diego el Cigala, Sergio Makaroff, Benjamín Escoriza antes de poner en pie las bases de Radio Tarifa. Toda una encrucijada de caminos para dar vigor a la escena madrileña, que estaba muy necesitada de su rincón abierto bajo el involutivo mandato de José María Aznar.

Contenido por encima de la forma. Exactamente lo que hoy parece escatimarse en un momento de postureo vacuo, de retraimiento para no renunciar a nada. Tanto es así que hasta Miguel Bosé es capaz de apuntarse al carro de Pablo Iglesias.

En plena era Podemos, echar la vista atrás a este pasado reciente de sarcasmo terapéutico nos refresca la memoria para que no olvidemos que cualquier democracia consolidada se sustenta en la libertad de criterio. Pues eso, Krahe.


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre