Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Festival de Cannes

Dolan y Mungiu dividen opiniones en Cannes, donde premian al español Laxe

  • Juste la fin du monde, del cineasta canadiense, y Baccalaureat, del rumano, muy queridos por el certámen, no estusiasmaron a la crítica
  • El gallego Oliver Laxe se hace con el Gran Premio de la Semana de la Crítica con Mimosas, su segundo largometraje

Noticine.com | infoLibre Publicada 20/05/2016 a las 12:13 Actualizada 20/05/2016 a las 13:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

De izquierda a derecha, Lea Seydoux, Marion Cotillard, el director Xavier Dolan, y Vincent Cassel, en la presentación de 'Juste la Fin du Monde''.

De izquierda a derecha, Lea Seydoux, Marion Cotillard, el director Xavier Dolan, y Vincent Cassel, en la presentación de 'Juste la Fin du Monde''.

EFE
Ya van dos días en los que cineastas afamados no acaban de convencer en la competición de Cannes. Este jueves les ha tocado el turno al canadiense Xavier Dolan y al rumano Cristian Mungiu, cuyas películas dividieron opiniones y no estusiasmaron a la mayor parte de la crítica. En Baccalaureat (Bachiller), Mungiu plantea cómo el germen de la corrupción puede crecer en un ambiente honesto, mientras que el quebecqués Dolan disecciona un infierno familiar en Juste la fin du monde (Sólo el fin del mundo). Como pasó la vispera, los principales argumentos en contra de ambas cintas tiene que ver con su frustrada capacidad de emocionar o sintonizar con el público. Mientras, aunque el festival acaba el domingo, ya hay primeros premios en otros apartados paralelos, como la Semana de la Crítica, donde ha ganado el español Oliver Laxe con Mimosas.

No está claro hasta cuándo a Dolan le pondrán (o le pondremos) el calificativo de enfant terrible del cine canadiense francófono. Ahora, el prolífico cineasta y actor, que tiene solo 27 años, vuelve a la competición de Cannes con un melodrama inspirado en hechos reales, sobre la reacción familiar cuando un escritor y dramaturgo gay regresa a la casa familia de la que ha estado ausente bastantes años, para despedirse y anunciar que tiene sida y morirá.



Precisamente la larga relación de Dolan con Cannes, donde se ha visto la mayor parte de su filmografía (seis películas con Juste la fin du monde) y ganó hace dos años el Premio del Jurado con Mommy, es la que ha propiciado que su cine sea cada vez más lujoso, y ahora haya dispuesto de un puñado de figuras del cine galo (Gaspard Ulliel, Nathalie Baye, Vincent Cassel, Léa Seydoux y Marion Cotillard) para contar una confrontación familiar inspirada por la historia real del francés Jean-Luc Lagarce, fallecido de sida en 1995, y basada en una de sus obras, del mismo título.

 El espectador familiarizado con el cine del joven creador canadiense encontrará sus temáticas habituales, la homosexualidad y la familia, pero esta vez llevadas con un punto histérico que acaba distanciándolo y generando la idea de que alguno de los actores fue llevado (o autorizado a ir...) demasiado lejos por Dolan, quien filma en un ambiente claustrofóbico acentuado por los primeros planos, los gritos, y una casi omnipresente música a muy alto volumen. Demasiado ruido para entrar en el alma del drama.



Por su parte, el rumano Mungiu, también habitual en un certamen que ganó con 4 meses, 3 semanas, 2 días en 2007, se excede en su frialdad de notario de la realidad al contar la historia de un médico de mediana edad que siempre ha soñado con mandar a su hija a estudiar una carrera a Inglaterra. Residente en una ciudad pequeña de Transilvania, Romeo sufre de la monotonía laboral y de la descomposición de su matrimonio y, aunque tiene una amante para consolarse, toda su ilusión está depositada en Eliza, su hija adolescente. Pero el plan diseñado al detalle para encauzar su futura carrera se trunca cuando la muchacha es asaltada en plena calle y corre el riesgo de malograr la obtención de su título de bachiller, último paso para poder aspirar a los estudios británicos. El doctor Romeo, que se considera una persona recta, tendrá poco a poco que saltarse sus principios morales que ha intentado inculcar en Eliza, para sortear el problema de ese título necesario, en una pendiente a los abismos de la corrupción.

El problema de Baccalaureat es esa excesiva objetividad, esa distancia que Mungiu pone respecto de sus personajes, especialmente el del protagonista, que se traslada al espectador. Todo es demasiado frío, a veces lento y prolijo, intentado huir a toda costa de la emoción. Y el cine necesita emoción...

La jornada de este jueves ha terminado con una buena noticia para el cine iberoamericano, ya que la única cinta de nuestro ámbito cultural en el apartado Semana de la Crítica, Mimosas, del gallego Oliver Laxe, ha resultado premiada con la principal recompensa de la sección. Ya hace seis años el español había recibido el premio FIPRESCI de la crítica internacional, por Todos vós sodes capitáns, y ahora logra el Grand Prix, que ensalza la mejor entre las siete películas presentes en la sección.

© Carolina G.Guerrero (Cannes)-NOTICINE.com




Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre