Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Festival de Cannes

Cannes finaliza su competición con el morbo y las venganzas de Verhoeven y Farhadi

  • Paul Verhoeven, que siempre estará asociado en nuestra memoria a Instinto básico, vuelve a Cannes 24 años después con otra película que va a dar mucho que hablar, Elle, un ácido thriller que asume con valentía una aproximación morbosa y ambigua hacia un tema tabú, la violación
  • El iraní Asghar Farhadi, al que Almodóvar quiere producir una película, comparte en Forushande (El vendedor) con su colega holandés la idea de la venganza por otra violación, aunque de una manera muy distinta pero igualmente interesante

Noticine | infoLibre Publicada 21/05/2016 a las 22:30 Actualizada 21/05/2016 a las 22:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

La actriz Isabelle Huppert junto al director Paul Verhoeven.

La actriz Isabelle Huppert junto al director Paul Verhoeven.

EFE
Paul Verhoeven, que siempre estará asociado en nuestra memoria a Instinto básico, vuelve a Cannes 24 años después con otra película que va a dar mucho que hablar, Elle, un ácido thriller que asume con valentía una aproximación morbosa y ambigua hacia un tema tabú, la violación. Por su parte, el iraní Asghar Farhadi, al que Almodóvar quiere producir una película, comparte en Forushande (El vendedor) con su colega holandés la idea de la venganza por otra violación, aunque de una manera muy distinta pero igualmente interesante. Después de un par de jornadas más bien oscuras, al final, Cannes recupera su pulso, justo la víspera de cerrarse.

A Verhoeven hay dos cosas que le encantan, la fantasía y el sexo. Une ambas en Elle, adaptación de la novela Oh…, del escritor francés de origen armenio Philippe Djian, un proyecto que primero pensó realizar en Hollywood, encontrándose con el temeroso desinterés de los estudios ante una historia demasiado atrevida, adulta y con múltiples lecturas. El también autor de Total Recall, Robocop y Starship Troopers ha dicho que además del problema citado, varias actrices estadounidenses rehuyeron convertirse en Michèle, una empresaria de videojuegos que sufre un ataque sexual en su propia casa y después prepara su venganza, que se convierte en un peligroso y ambiguo juego con su agresor.

Finalmente, la película se hizo en Francia y con Isabelle Huppert, la reina europea del riesgo dramático, que no le hace ascos a la representación de ninguna pulsión o sentimiento, sea o no moralmente discutible. De todas maneras, anotemos que la novela original se desarrollaba en París, donde acabó filmándose.

El sexo y lo que genera en los cerebros humanos sigue siendo un terreno en buena medida inexplorado para el cine, que siempre ha recurrido a lo simple, o como diría Verhoeven, a lo básico, filmado con mayor o menor delicadeza o cursilería. Nuestra educación judeo-cristiana ha impuesto sobre la sexualidad un manto de corrección política que incluso afecta a las mentes más liberales. Puede no gustar y hasta generar repudio, pero en el terreno de la fantasía sexual lo que consideramos "normal" deja de ser mayoritario, o al menos abre puertas a terrenos tan sugerentes como pantanosos.

Eso, con un toque de humor (nunca le ha gustado tomarse demasiado en serio), y una intriga atrapante, le sirve al realizador holandés para cimentar su propuesta, tal vez su mejor película, que sin dejar de provocar discusiones, se ha convertido en una de las propuestas más inteligentes y a la vez divertidas del festival que agoniza.

Sin duda, también lo es Forushande, el nuevo trabajo del iraní Asghar Farhadi, un drama de pareja que parte de un suceso similar al del film de Verhoeven que genera también similar deseo de venganza, aunque esta vez no de la víctima directa, sino de su marido.

Ellos son gente de teatro, el profesor de literatura y ella intérprete, que ensayan la pieza teatral de Miller Muerte de un viajante, cuando una obra en un edificio contiguo genera daños peligrosos en su propio apartamento, lo que les obliga a mudarse provisionalmente a otro piso, cedido por un amigo. Lo que ignoran es que la anterior propietaria era una prostituta que ejercía allí mismo su trabajo. Un día, un antiguo cliente acude a reclamar un "servicio" y se encuentra con la actriz, de la que abusa. Su marido se obsesionará con descubrir el motivo de la agresión y lavar el honor mancillado.

Con matemática delicadeza, el autor de la ganadora del Oscar Nader y Simin, una separación y de la más reciente y no tan afortunada El pasado, desgrana una intriga que muchos han visto como metafórica, y que en cualquier caso es un buen reflejo de la sociedad iraní actual, además de un poderoso estudio sobre la naturaleza humana.

Pese a que ambos parece que colaborarán (así lo anunció el manchego el año pasado) en su próximo proyecto, Farhadi y Pedro Almodóvar compiten por una Palma de Oro que conoceremos mañana domingo, y de la que de momento no parecen ser los máximos favoritos. Las películas que más han gustado en general han sido la alemana Toni Erdmann, de Maren Ade, y la estadounidense Paterson, de Jim Jarmusch, con cintas del rumano Cristian Mungiu y del brasileño Kleber Mendonça Filho, así como las dos de este sábado, bien situadas. Otra oportunidad iberoamericana –Almodóvar se situa en un terreno tibio– sería el premio de interpretación para la recuperada Sonia Braga, por el film de su compatriota, Aquarius, pero tendrá en Huppert a una seria contendiente.

Y mientras el jurado oficial, presidido por George Miller, el padre de la saga Mad Max, debate, se ha conocido el palmarés de la segunda sección en importancia, Un Certain Regard (Una cierta mirada), donde competía la argentina La larga noche de Francisco de Sanctis. No ha tenido premio (aunque le queda una oportunidad de parte del jurado de la Cámara de Oro, como mejor opera prima, este domingo). La ganadora ha sido la cinta sobre un joven boxeador que pone en riesgo su carrera deportiva por el amor Hymylevä mies, del finlandés Juho Kuosmanen. He aquí el fallo completo:

Palmarés UN CERTAIN REGARD

Premio Un Certain Regard
HYMYILEVÄ MIES
de Juho Kuosmanen

Premio del jurado
FUCHI NI TATSU
de Fukada Kôji

Mejor Director
Matt Ross
Por CAPTAIN FANTASTIC

Mejor Guión
Delphine Coulin & Muriel Coulin
Por VOIR DU PAYS

Premio Especial Un Certain Regard
LA TORTUE ROUGE
de Michael Dudok de Wit


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre