Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



FICX 2016

Santiago Zannou: "Me indigna que no se vean más razas en nuestras pantallas"

  • El director de Alacrán enamorado cierra el Festival de Gijón con Muna, un documental sobre la mujer etíope
  • "Mis películas están hechas para molestar. Mi manera de trabajar es observar el mundo", reivindica

Publicada 27/11/2016 a las 06:00 Actualizada 28/11/2016 a las 12:00    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Santiago Zannou en el Festival Internacional de Cine de Gijón.

Santiago Zannou en el Festival Internacional de Cine de Gijón.

FICX
Santiago Zannou (Madrid, 1977) rechaza el café que acaban de ofrecerle: "Yo café no, que me pongo..." El director de cine dispara las palabras como una metralleta. Habla claro y conciso. Y eso que viene de dar una rueda de prensa sobre Muna, el documental que clausuraba el sábado el Festival Internacional de Cine de Gijón —al que este periódico viajó invitado— y que tiene en la ciudad asturiana su estreno absoluto. No se le caen los anillos por hablar de su trabajo en publicidad —tanto el anuncio de la Lotería de Navidad de este año como el del pasado son suyos—, ni por explicar que seguramente este documental jamás hubiera ocurrido sin la propuesta de la ONG Manos Unidas, que se ofreció a llevarle a visitar sus proyectos a Etiopía.

Eso no significa que Zannou no haya puesto ninguna carga emocional en este largometraje de una hora sobre los desafíos a los que se enfrentan las mujeres etíopes. El último documental al que se dedicó el cineasta, autor de El truco del manco (ganadora de tres Goya, incluido mejor dirección novel) y Alacrán enamorado (cuatro nominaciones a los Goya), fue La puerta de no retorno. En él seguía el viaje de su padre a Benín, de donde emigró 40 años atrás para no volver nunca. “La película de mi papá es un homenaje a mi abuelita”, explica, “y constantemente, tanto él como mi tía, están hablando de que era una mujer que luchaba, que tiraba hacia adelante. A mí se me quedó esa idea: ‘Mujer negra, africana, fuerte”. Es la misma, asegura, que encontró en Etiopía.

“No me quiero poner místico, pero allí se descubrió el primer ser humano, y casualmente era una mujer”. Se refiere a Lucy, el esqueleto de homínido más antiguo hallado hasta ahora, con más de tres millones de años, y que tiene su residencia en una caja fuerte en la capital del país. Zannou encuentra cierto peso en que nuestro antepasado común más lejano sea una mujer etíope: “La mujer africana necesita un homenaje, necesita visibilidad, necesita que contemos su historia de forma positiva”. Él lo hace hablando de una mujer que dedica su vida a formar a las comunidades sobre ciertas enfermedades de la piel que les impiden caminar. De otra que ha aprendido a labrar la tierra por sí misma. De una tercera cuya invidencia no le impide cuidar de sus niños, mantener su independencia y trabajar. Y, uniéndolas a todas, de la campeona mundial de maratón Mare Dibaba. “Atravieso pueblos enteros de mi tierra y veo cómo somos”, dice su voz en off mientras machaca la carretera, “La fuerza que tenemos las mujeres”.

Fue un rodaje de “dos o tres semanas”, al galope entre una misión y otra de la ONG. Pero no le supuso ningún apuro, a riesgo de perder cierta frescura, repetir algunas secuencias, rodar “como en la ficción”. El hecho de que sea un documental no significa que vayas con una cámara sucia. Y repetir las acciones no significa que estés mintiendo, sino que tienes la posibilidad de construir un lenguaje. Queríamos hacer poesía”, explica. Después de un breve montaje en Madrid, regresaron para una segunda fase de rodaje con la campeona de maratón, que duro solo cuatro días. La figura de Dibaba y de sus pasos rítmicos sobre la pista mientras suena su voz en off, el único off del largometraje –sin música, sin narrador— es especialmente poderoso. El discurso de ella, aclara, lo guionizó él: “Cuando corro, pienso en manos que ayudan. Una mano, un paso. Sigo corriendo, seguimos luchando”.

Desde el comienzo de su carrera, Zannou ha agitado con alegría la bandera del compromiso artístico. “Hay películas que intentan llevarnos a una realidad y otras que intentan evadirnos de ellas. Ambas son válidas. Pero las mías están hechas para molestar. Mi manera de trabajar es observar el mundo. Y pongo el foco en esos personajes a los que la gente les da la espalda”, reivindica. En El truco del manco fue un rapero con diversidad funcional –interpretado por el Langui, MC de La Excepcióm— y un chico mulato, ambos de un barrio considerado marginal. En Alacrán enamorado, un miembro de un grupo de extrema derecha que encuentra en el boxeo la salida a ese mundo y la fuerza para enfrentarse a sus antiguos compañeros. “A veces me dicen ‘Qué pesao, siempre hablando de negratas, siempre hablando de pobres’. Yo recuerdo esa entrevista en la que John Ford se presenta: ‘Hola, me llamo John Ford y hago westerns’. Pues yo hablo de este tipo de gente”.

No es el único que habla de “pobres”, pero sí de los pocos que habla de “negratas”, y el único director negro de la primera división del cine español. No le cuesta sentir una punzada de rabia cuando enciende la televisión: “Me indigna que no se vean más razas en nuestras pantallas. Se utilizan los clichés de negro igual a tipo que cruza en patera, árabe igual a yihadista o traficante, gitano igual a vago, ruso igual a mafioso, latina igual a puta”. ¿No ha notado ninguna mejoría en los últimos años? “La gente habla de [las series] El Príncipe o de Mar de plástico, pero ahí los policías no son negros, lo son los inmigrantes. Los médicos no son árabes o gitanos. Tengo ganas de que el protagonista de una serie sea un detective muy alto, muy guapo, muy bueno, y árabe. O negro. O mujer latina”. Para él tampoco ha sido fácil entrar en una industria en la que hay una escasísima, por no decir nula, diversidad racial. “Cuando empecé, me preguntaban: ‘¿Qué eres, el nuevo Spike Lee?”, dice, imitando una vocecilla ridícula, “Bueno, qué pasa, a lo mejor me gusta John Ford, tío. O Haneke. ¿Qué pasa, que porque soy negro tengo que ser Spike Lee?”. Y niega que haya que perpetuar esa falta de representación en nombre del realismo: "Hay que cambiar lo que pasa, no conservarlo. Que haya un niño negro por ahí que encuentre un referente. Eso es lo que me motiva a mí". 

Sabe que es muy probable que si él no cuenta esas historias, nadie lo haga: “Los ojos del hijo de un inmigrante no son peores ni mejores que los de alguien que no lo es, pero miran otras cosas”. Él está mirando ahora a una adaptación de Escupiré sobre vuestra tumba, la novela de Boris Vian –escrita bajo el seudónimo del supuesto estadounidense Vernon Sullivan—que retrata la venganza de un joven negro contra aquellos que asesinaron a su hermano por enamorarse de una mujer blanca. ¿Y un largometraje protagonizado por una mujer? “Me lo he planteado al terminar mis películas: tanto El truco del manco como Alacrán enamorado son películas de tíos. Tíos que lloran, sí, pero tíos”, reflexiona, “Es verdad que el papel de la mujer es un macguffin [una herramienta de guion sin peso en la trama] para ir haciendo avanzar la historia… Por eso me alegro de haber tenido esta oportunidad con Muna”. Habrá que esperar al siguiente.
 


3 Comentarios
  • 3 logicayrazon 28/11/16 12:34

    Siempre el mismo discurso victimista....que aburrimiento y que abuso que hacéis de el. Vamos por partes, antes de Lucy hubo otros homínidos, mucho antes y los africanos no sois lo creadores del sapiens sapiens. La población europea tiene genes del Neandertal, que le han aportado un sistema inmune, un color de ojos, cabello y piel diferentes, y un desarrollo neuronal también diferente. Los africanos negros no sois los creadores de la humanidad, sois una parte de esa creación, muy importante, pero no la única. Lo del cupo en las películas, rige en EEUU por ley. Las películas tienen que tener actores de diferentes razas y con rolles positivos ¿y de que ha servido?. Menos llorar y menos pedir, y preocúpate más en aportar a los demás, aunque sean unos despreciables blancxs.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Bacante 27/11/16 12:00

    Si se refiere a España,  seamos honestos,  no se ven médicos negros en las consultas.  Árabes los hay,  pero con escasez. Y sigo con los gitanos que,  que según ellos mismos, los gitanos que trabajan para ellos y por su mejor integración, no quieren participar de nuestros valores y cultura. Tengo que añadir que en mi ciudad son numerosísimos los negros varones que mendigan a las puertas de los supermercados.  Así que,  que no nos riñan porque la realidad no se corresponda con sus y nuestros deseos. De hecho,  a  los negros o latinos o rumanos enfadados con el pufo que ha resultado España les ruego que contemplen a los nativos, se supone que con recursos abundantes en amigos,  familia y entorno. No sólo ellos/as han sido vomitados por el sistema. Que nadie crea que hablo de resignación.  

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 CHOMSKY 27/11/16 10:43

    Son tantas las "heroínas", mujeres heroínas, que el mundo ignora...pertenecientes a cientos de etnias que difieren entre sí por su cultura. Muna es el río, con agua o seco, que separa Etiopía de Eritrea ( independizada en 1993 de Etiopía )...Muna es también el documental, imágenes bellas y sumido en el silencio de músicas, de Zannou, madrileño castizo. Y Lucy, homínido A. Afarensis, fue etiope encontrada ( sus restos ) a unos 150 kilómetros de Adis Abeba. Tres millones de años nos separan de ella. Etiopía es un gran campo de trabajo para paleontólogos, los que descifran los huesos fósiles de seres que habitaron esas tierras en el pasado. Las mujeres etiopes que nos muestra Zannou...son mujeres fuertes que superan barreras, que no las únicas. La cultura patriarcal las somete...ellas se rebelan...así debe ser...liberación y lucha contra la sumisión. Zannou se indigna porque "no se vean más razas" en nuestras pantalllas...ahí se equivoca de plano. Los llamados cromañones, H. sapiens ( Sapiens ? ), constituyen una sola y única raza, diversa en su color de piel y culturas. Así que cito a la Eva Negra...africana y antepasado común de todos los hombre y mejeres que hoy explotan este mundo ( ADN mitocondrial ). Todos los humanes actuales somos de ascendencia africana. Otra historia es la segregación que sufren humanes de la misma raza por el color de su piel. Pero esa historia necesita mucho espacio para ser contada. Gracias Santiago Zannou por la belleza de tu reportaje...te deseo larga vida...vas por buen camino. Gracias a Gijón y sus festivales cinematográficos. CHOMSKY

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre