Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



La justicia anula un producto financiero porque el banco no explicó al cliente los riesgos que conllevaba

  • La Audiencia de Álava ha confirmado una sentencia que declaraba la nulidad de una permuta financiera que una entidad financiera había ofrecido a una empresa por considerar que el banco no explicó la verdadera naturaleza de este contrato y los riesgos que conllevaba.
  • El fallo obliga a la entidad bancaria a devolver las cantidades indebidamente cobradas.

infoLibre Publicada 30/03/2013 a las 19:17 Actualizada 30/03/2013 a las 19:27    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Protesta ante el Congreso el 25-S.

Protesta ante el Congreso el 25-S.

Efe
La Audiencia Provincial de Álava ha confirmado una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Vitoria que declaraba la nulidad de una permuta financiera de tipos de interés que una entidad financiera había ofrecido a una empresa, cliente suya, por considerar que el banco no explicó la verdadera naturaleza de este contrato y los riesgos que conllevaba. Por lo tanto, obliga a la entidad bancaria a devolver las cantidades indebidamente cobradas.

El abogado de la compañía planteó una demanda contra la entidad, alegando que se había ofrecido a la empresa un "Swap bonificado reversible media" en mayo de 2007, manifestando el banco que, de ese modo, se cubriría contra la eventual subida de tipos de interés.

Este contrato, según la sentencia, en realidad no es un seguro, sino una especie de apuesta contra la entidad bancaria sobre las tendencias de los tipos de interés, extremo que no fue debidamente explicado al cliente.

El cliente, después de recibir una cantidad mínima de dinero, empezó a padecer liquidaciones negativas de unos 9.000 euros al trimestre, motivo por el que se quejó y se le ofreció otra permuta de interés de clase diferente.

Luego, acudió a los tribunales reclamando se anulara el contrato por entender que había padecido error al suscribirlo, pues no se le explicaron las verdaderas condiciones de ese producto.

La sentencia cree acreditado que se padeció ese error "esencial" porque el banco incumplió la normativa que le obligaba a "hacer hincapié" en los riesgos de la operación, ya que no le presentaron "escenarios desfavorables" que le permitieran representarse los riesgos que corría.

Además, entiende que ese error es "excusable" puesto que los empleados del banco le dieron a entender que era un seguro, y no un contrato "aleatorio" con el que incurría en importantes riesgos.

En el fallo se descarta que un aviso en negrilla aceptando el "conocimiento de los riesgos de la operación" sea suficiente para excluir el error, porque estaba redactada unilateralmente por el banco, no exponía las consecuencias negativas y no recogía "que el contrato explicara el importe que podía llegar a exigirse al cliente en un escenario negativo a sus intereses".

Experiencia financiera

El banco discutió que la administradora social de la empresa desconociera lo que firmaba, alegando que, además, iba contra sus propios actos al haber suscrito dos contratos de la misma clase, en el segundo los cuales no podía alegar desconocimiento.

La sentencia sostiene que la administradora era aparejadora, que no tenía formación financiera, que la legislación obliga a explicar todos los riesgos insistiendo al cliente y que no se hizo. En cuanto a la experiencia anterior, señala que se tenía la habitual en una empresa, como préstamos o líneas de descuento, pero no en un contrato que califica de "complejo", como la permuta financiera de tipos de interés o Swap.

Descarta también el fallo que la empresa hubiera ido contra sus propios actos al firmar un segundo contrato semejante, porque las liquidaciones negativas no se produjeron hasta el segundo de ello, y por lo tanto, hasta entonces, no pudo saber el cliente las graves consecuencias que llevaba consigo la firma de esta clase de contratos.

Finalmente, la sentencia destaca el importante coste de la cancelación, unos 90.000 euros, todo lo que lleva a desestimar el recurso de apelación que Banesto había interpuesto contra la decisión del Juzgado de declarar la resolución del contrato y la restitución de las prestaciones económicas, imponiendo las costas al banco, decisión contra la que puede interponerse recurso de casación.


1 Comentarios
  • 1 Percebe 01/04/13 11:34

    ¿Por qué se camufla el nombre del banco si se trata de una sentencia judicial?¿Por qué esa inercia de los periodistas a proteger a los bancos como en años pasados?

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre