Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Foro Milicia y Democracia

La Fiesta Nacional no alcanza a los soldados

 

Publicada 10/10/2016 a las 11:37 Actualizada 10/10/2016 a las 13:20    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Permítanme que insista. La celebración de la Fiesta Nacional es una ocasión inmejorable para conocer la verdadera situación de las Fuerzas Armadas. Más allá de desfiles y de actos vistosos, las Fuerzas Armadas españolas no están en la mejor situación para celebrar grandes momentos festivos. Un año tras otro podemos contemplar con severa preocupación cómo los problemas que acompañan el día a día de las unidades pasan total y absolutamente desapercibidos para el público en general, al que sólo se le muestra lo más vistoso, sin que por ello alcance a tener una imagen fiel de los ejércitos.

Así, por ejemplo, el desamparo en el que se encuentran miles de hombres y mujeres pertenecientes a la Escala de Tropa y Marinería y de Complemento del Ejercito de Tierra, del Ejército del Aire y de la Armada no está en los informativos y en las crónicas sobre la Fiesta Nacional. En los próximos años miles de soldados y marineros habrán de abandonar las Fuerzas Armadas al cumplir cuarenta y cinco años y no haber adquirido la condición de militar de carrera. Habrán de enfrentarse a un mercado de trabajo en el que es una aventura incierta, cuando no imposible, encontrar un empleo. Lo harán sin preparación, formación y sin titulación. Es decir, en la peor de las situaciones posibles, con una edad que normalmente lleva aparejada cargas familiares y compromisos económicos de atención y cumplimiento obligados.

Llegaron a las Fuerzas Armadas, cumplieron con el servicio, algunos dejaron su vida y ahora quedan sin protección y sin ninguna expectativa real de integración en el empleo ordinario. Lo peor de todo es que el Estado que les contrató y el Ministerio de Defensa que les empleó no han cumplido con las obligaciones que a ellos y sólo a ellos concernían.

Efectivamente, cuando un soldado o un marinero firma su compromiso inicial sabe que el ordenamiento jurídico contiene una serie de obligaciones del propio Estado, orientadas a facilitar el acceso al empleo y al autoempleo y a prestar medidas de apoyo a la viabilidad de estas iniciativas.

Además, es obligación del Estado facilitarles, durante su permanencia en el servicio activo, los medios necesarios de orientación, impulso y apoyo para su plena incorporación al mundo laboral, al término del compromiso con las Fuerzas Armadas. Estas obligaciones de actuación se contienen en la Ley de Tropa y Marinería, del año 2006. Años después, en la Ley de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, que es del año 2011, se reitera el mandato legal, en relación con el ofrecimiento a los militares de programas de incorporación a otros ámbitos laborales acordes con su empleo, titulaciones años de servicio e intereses profesionales. Estos programas serán implantados por el Ministerio de Defensa, que es el órgano al que se le encarga el cumplimiento de esta disposición legal.

Lamentablemente no se han cumplido estos mandatos. De alguna manera, se ha engañado a los militares de Tropa y Marinería y se ha incumplido uno de los aspectos más importantes del contrato firmado con ellos y ellas. Ahora se encuentran ante el hecho de que perderán su relación profesional con las Fuerzas Armadas, sin que estén preparados para afrontar su nuevo escenario vital. No se les ha reconocido título alguno, no se les ha preparado para incorporarse al mercado ordinario de trabajo y no se les facilita una salida con alguna garantía de continuidad laboral.

Además, no se han llevado a cabo acciones o políticas de difusión ante la sociedad y sobre todo, ante quienes crean empleo, de que existe un importante número de ciudadanos que por su trayectoria profesional, por su modo de trabajo y de vida, son portadores de importantes características que pueden y deben ser valorados por quienes busquen personal para sus negocios y empresas. Los empresarios españoles, pequeños, medianos y grandes desconocen la existencia de una bolsa de trabajadores que han pertenecido a los ejércitos y que podrían ser objeto de su contratación laboral.

En estas condiciones y circunstancias, resulta fácil comprender que miles de militares no puedan celebrar la Fiesta Nacional en los próximos días. Muy al contrario, ser el foco de la atención de la sociedad les hace sufrir más al evidenciar el olvido de sus conciudadanos y la perpetuación del engaño y del incumplimiento de las leyes. Ojalá la mirada de los españoles se vuelva hacia los soldados y marineros el día doce de octubre para solidarizarse con ellos y para exigir a los gobernantes actuales y venideros el cumplimiento de la ley y el trato digno que se merecen los que trabajan por nuestra seguridad y defensa.

Lo que se debió hacer y no se hizo tiene difícil solución. Pero lo que se debe hacer en los próximos meses es virar los planteamientos de los últimos años hacia una política de personal que compatibilice los intereses operativos de las Fuerzas Armadas con los sociales, económicos y profesionales de los militares. Y sobre todo, no incumplir compromisos adquiridos derivados directamente de las leyes. Ha de ser una prioridad del próximo Gobierno y de quien ocupe la cartera de Defensa.

EL AUTOR


1 Comentarios
  • 1 Behemot 11/10/16 09:33

    Pues como tantos otros trabajadores sin cualificacion, entre los que me incluyo. No veo la diferencia, ninguno fue por servir a la patria ni amor al pais, eso son pamplinas que quedan muy bien de cara a la galeria. Se va por un salario, por buscar la nacionalidad, o por las dos cosas. 

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre