Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Foro Milicia y Democracia

Medios y Fuerzas Armadas: entre el servilismo y el prejuicio

Publicada 23/11/2016 a las 06:00 Actualizada 24/11/2016 a las 19:40    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Hace unos meses, un informe elaborado por el Reuters Institute for the Study of Journalism de la Universidad de Oxford afirmaba que los medios de comunicación en España son de los menos creíbles de Europa, y que la confianza que los españoles tienen en ellos no llega al 50%.

Se trata sin duda de una revelación preocupante que, si miramos desapasionadamente el mundo mediático que nos rodea, no parece exagerada. Sabemos bien cuáles son los males que producen la falta de credibilidad del periodismo mayoritario, y sabemos que parte de la debilidad de nuestra democracia está ligada a ese déficit. De modo que, pese a la dificultad que plantea un sistema como el nuestro, donde dinero y entretenimiento ocupan el puesto de los valores más apreciados por quienes manejan el poder, es conveniente no abandonar la idea que exige corregir la grave crisis que sufre la información veraz y de calidad en España.

No cabe duda de que ese cambio debe producirse en todos los ámbitos en los que se fija la información. Sin embargo, en este artículo me gustaría plantear una reflexión sobre la información que se refiere al ámbito de la Defensa pues, tratándose de un campo demasiado importante para no tenerlo presente, creo que la atención que los medios le dedican es francamente mejorable. Aceptando matices y excepciones, puede decirse que esa atención informativa oscila entre el servilismo y el prejuicio. Un servilismo que lleva a la propaganda o a la opacidad; un prejuicio que conduce a la crítica del trazo grueso, cuando no a la indiferencia.

Los medios más conservadores forman filas con los ejércitos, de quienes a veces parecen auténticos gabinetes de comunicación. En ellos, la prudencia sobre un ámbito que la merece acaba proyectándose como las sombras que esconden algún pecado inconfesable. Y ya hemos defendido varias veces en este blog (aquí y aquí) que la transparencia en el mundo de la Defensa es especialmente necesaria pues, bien entendida, evita actos de corrupción y nos proporciona más seguridad. De otra parte, la simpatía que estos medios profesan a los militares convierte algunas noticias en espacios publicitarios que parecen brillantes productos de empresas de marketing. Al final, opacidad y propaganda dan como resultado una imagen de los militares quizás positiva, pero distorsionada: personas muy preparadas y con poco presupuesto que sólo se encargan de apagar incendios y proteger a niños en guerras lejanas. No creo que esta perspectiva, a la que difícilmente se puede llamar periodística, ayude a medio plazo a las Fuerzas Armadas y, de esto estoy seguro, no contribuye en nada a la cultura de Defensa.

Por contra, también nos encontramos con informaciones parciales y críticas de trazo grueso que desfiguran una realidad compleja, habitualmente en medios minoritarios alternativos y de izquierda. Las Fuerzas Armadas son un instrumento constitucional en manos del Gobierno que, por eso mismo, debe ser objeto de control y crítica. En su organización, en su funcionamiento, en sus presupuestos, en sus actuaciones…. Pero precisamente la naturaleza y finalidad del instrumento exige que esa fiscalización sea especialmente objetiva. Una cosa es estar en desacuerdo con la existencia misma del Ejército (posición sin duda legítima) y otra desfigurar su imagen desde el prejuicio. Ni lo razonable de algunas denuncias ni la pretensión por algunos de vender sus libros puede justificar el trazo grueso y la descalificación general de las Fuerzas Armadas.

Muchos quedaríamos más que agradecidos si los medios de comunicación conservadores dejasen de rendir pleitesía a los militares y empezasen a hacer periodismo, más allá de reproducir las notas de prensa de los gabinetes del Ministerio de Defensa y de los ejércitos. Por otra parte, sería bueno para nuestra cultura de defensa que los medios de comunicación progresistas incluyeran la defensa y la seguridad (junto a la paz) en su campo de visión y atención –ahora casi ni las mencionan, como si no fuera de interés público–, y que las abordasen con rigor.

La información y opinión favorables sobre las Fuerzas Armadas, si veraces y razonadas, no convierte a un medio en un reaccionario servil, del mismo modo que la revelación de errores y la crítica negativa, si contrastadas y sensatas, no constituyen una labor de antipatriotas traidores. Cada medio puede enfocar su mirada sobre el mundo militar desde su línea editorial, pero siempre cumpliendo con el deber de informar adecuadamente al ciudadano. No es aceptable que en las encuestas sobre instituciones el porcentaje de ciudadanos que “no sabe / no contesta” sea especialmente alto cuando se trata de preguntas concretas sobre las Fuerzas Armadas.

Estamos ocupando ya un futuro donde la defensa y la seguridad tienen un creciente protagonismo en el devenir social, concretamente en la protección y limitación de nuestros derechos y libertades. El mejor servicio que pueden hacer los medios de comunicación al respecto es darnos a conocer a quienes se dedican a ellas. Con objetividad, sin servilismo y sin prejuicios.
Relacionados


6 Comentarios
  • 6 elvizca 23/11/16 18:51

    Hombre, Sr. Flores hasta ahí podiamos llegar!. Pero como se le pone  el cascabel al gato?. Y por último parece que Ud. no va a iniciar el camino que propone porque en el único ejemplo personal se refiere al exteniente Segura que Ud. debe conocer de oidas por algún panegirista del Ejercito tal y como está. Si se informara directamente vería que Segura no esta contra el Ejercito, si no contra la corrupción en el ejercito que ama,según dice y yo me lo creo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 AML 23/11/16 17:50

    De acuerdo con lo que uno ve en el cine, no parece que haya ejércitos transparentes, y en todos existen reglas de omertá y corrupción. Tienen las armas y los medios para utilizarlas, además de la obediencia de los demás militares, así que, de alguna forma, siempre somos sus rehenes, aunque no en todos los países igual.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 jucies 23/11/16 12:42

    Sr. Fernando Flores siga así, sin mojarse...se le ve "seco". Se le ve , no crea Vd , se le ve...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 korrosivo 23/11/16 10:39

    Primero, lo primero, lo que depende de nosotros: abolición del Código de Justicia Militar en tiempos de paz para militares, y siempre para civiles.  Lo del descrédito de la prensa española tiene peor color , no se arregla legislando. Ni siquiera se arregla con profesionales de calidad e independientes. Mientras los medios no se limiten a ser un negocio que cumple una función social, ysean puros voceros del poder, ya sea político, económico o, lo que es peor, de ambos, el descrédito seguirá en aulmento. Ejemplo de cómo puede convertirse un medio en mero propagandista del poder: RTVE. Ejemplos de medios voceros del poder: LaRazón y ABC. Ejemplo de medios vendidos al poder: ElMundo y ElPaís. Y sólo cito a os principales, que  entre los digitales hay cada ejemplar que se las trae. Si en política general, interior, económica, el crédito es ínfimo, en política de defensa, donde al sectarismo se une el papanatismo y la falta de formación específica, pues ¡qué quieren que les diga!, que no me extraña que los medios, en su mayoría, estén vendidos al poder o sean afines a él: hay que sobrevivir y, en ésto, la pela es la pela.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 pepelu 23/11/16 07:10

    A ver si te enteras Marhuenda y meditas un poco sobre esto que te hace falta. De TVE no hablamos que, su cáncer le tiene agonizando y no tiene remedio.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Sancho 23/11/16 00:15

    Sin duda estaré más que equivocado y mi opinión será de lo más sesgada, pero no veo cómo se puede desligar o desconectar la opinión, el sentir, de gran parte de la sociedad sobre lo que vienen siendo las fuerzas armadas y el mantenimiento de unos ejércitos que tan escaso o prácticamente nulo contacto tiene con la sociedad civil, con el esfuerzo por mantener una endogamia que se resisten a eliminar de sus filas, con una "sociedad" absolutamente cerrada y llena de sombras. Y además, creo que lo de que las fuerzas armadas se democratizaron con la llegada de la transición no es más que uno más de otros tantos mitos que siguen coleando. Más bien creo que en los últimos años se intentó una modernización "social" que no ha ido en absoluto acompañada de la, esa sí, implementación y desarrollo de la tecnología y la industria militar. Pero el tejido sociológico, en mi humilde opinión, poquito, muy poquito ha cambiado, a pesar de la gran preparación técnica que han experimentado la gente joven que se ha incorporado al ejército. Creo que antes de hablar y tratar de la importancia o no de los ejércitos en las nuevas sociedades, si queremos o no y de qué manera, habrá que trata en profundidad la verdadera democratización de los mismos. Y por cierto, no es propio de un buen estilo aludir a los que quieren vender libros; me ha parecido una alusión sibilina a un conocido militar que está siendo juzgado por asuntos de libertad de expresión. Los recelos que existen sobre el ejército vienen de lejos, y creo que aún persisten, por razones históricas que ya conocemos. El asunto deleznable de la discriminación y algo más de mujeres y homosexuales dice mucho sobre la salud social de nuestros ejércitos. Un número importante de discriminados, de discapacitados sobrevenidas a los que las fuerzas armadas, tras darlo todo por su país...han sido abandonad@s como la basura...Mucho que hacer antes de pensar el la defensa de un país como este.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre