Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El rincón de los lectores

El resto es ruido

  • Diferentes personalidades del mundo de la cultura darán en esta sección sus recomendaciones para el suplemento literario de infoLibre

Publicada 28/01/2016 a las 06:00 Actualizada 28/01/2016 a las 21:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Portada de 'El resto es ruido'.

Portada de 'El resto es ruido'.

El ruido eterno
Alex Ross
Traducción de Luis Gago
Seix Barral
Barcelona
2009



i+d+i Cinfa
Llevo semanas escuchando un libro en el que caigo lleno de curiosidad y alegría cada vez que necesito hacer algo por mi, llamémosle, espiritualidad. Me refiero a El ruido eterno de Alex Ross editado por Seix Barral y traducido por Luis Gago. No se trata de un audio-libro, sino el más acertado ensayo que conozco sobre la música clásica creada en el siglo pasado: su evolución, sus protagonistas, los escenarios de su influencia social y política, y los avatares sin fin por los que los músicos transitaron en la febril persecución de sus sueños creativos. Me he tomado al pie de la letra su subtítulo: Escuchar al siglo XX a través de su música y, siguiendo la recomendación del autor, lo he leído conectado a una plataforma online. Confieso que es una experiencia única.

En sus más de 700 páginas éste vademécum musical, no escrito sólo para connaisseurs, es una lectura apasionante y didáctica que, según el autor, “no tiene la pretensión de ser exhaustiva”. Nos ilustra sobre las diferentes mutaciones experimentadas por el género durante el siglo pasado y la infatigable lucha de muchos compositores por romper con lo precedente, por evolucionar.

El tránsito entre siglos lo comandan Strauss y Mahler, los últimos representantes del romanticismo tardío, o los primeros del postromanticismo. El libro comienza dando cuenta de su encuentro en Graz, el 16 de mayo de 1906, antes de la representación de la ópera de Strauss Salomé (“terrible engendro cacofónico” en palabras de Puccini) y termina comentando la ópera Nixon en China de John Adams. Entre medias, un excitante y pormenorizado trasiego secular de estilos superpuestos en el tiempo que abarca el impresionismo, el modernismo, la atonalidad, el dodecafonismo, la música electrónica y el vanguardismo, hasta llegar a la música minimalista.

Todo contado con lenguaje formativo y lleno de documentadas anécdotas que nos muestra las peripecias vitales, egos, éxitos, fracasos, pasiones y debilidades de los grandes músicos del siglo pasado. Es, además, un texto valioso para entender la globalización de la creación clásica y su desplazamiento de la vieja Europa al resto del planeta, así como las influencias y maridajes que han tenido las músicas populares, y sus músicos, con las de las élites y viceversa.

El texto de Ross nos ilustra sobre los momentos históricos y sociales en los que se compuso parte de la música más sublime jamás escrita, y también de las arbitrariedades a las que fue sometida por el poder. Y aunque en infinidad de ocasiones, fueron la banda sonora de lo mejor del hombre, cuesta creer que piezas tan bellas, sensibles y humanistas conmovieran, en determinados momentos, a mentes inhumanas y depravadas. En uno de los capítulos se habla de la melomanía de Hitler y de las atrocidades de sus secuaces en los campos de exterminio, donde no se privaban de tener orquestas con músicos condenados a muerte.

La colateralidad de lo clásico con lo pop le llevan a escribir: “En los comienzos del siglo XXI, el afán de enfrentar la música clásica a la cultura pop ha dejado tener sentido intelectual o emocional”. Las músicas han convivido y se han mestizado con más naturalidad de lo que los puristas hubieran deseado.

*Miguel Ríos es cantante y compositor.


EL AUTOR Correo Electrónico


1 Comentarios
  • 1 Lola MP 29/01/16 12:12

    Me encanta la primera frase de esta reseña "Llevo semanas escuchando un libro,,," es justo lo que me pasó hace 2 años cuando empece a leerlo y sobre todo a escucharlo, gracias, sobre todo, a You Tube. Un libro maravilloso.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre