Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Libros

La isla de Alice

  • Sara Vítores escribe sobre la última novela del director de cine Daniel Sánchez Arévalo
  • Una sección dedicada a las reseñas literarias dentro del suplemento literario de infoLibre 

Sara Vítores Publicada 28/01/2016 a las 06:00 Actualizada 28/01/2016 a las 21:14    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

Portada del libro.

Portada del libro.

La isla de Alice
Daniel Sánchez Arévalo
Finalista premio Planeta 2015
Editorial Planeta
Barcelona
2015



Que cada uno de nosotros juega a ser Dios. Que el camino está por hacer. Que ocultamos nuestra gran bola de mierda. Que nos pasamos el día –la vida- buscando nuestra isla, y casi siempre ya estamos en ella. Que hay amores de verdad. Que usamos el mismo lenguaje. Que tenemos los mismos sueños. Que Hopper nos saca fotos. Que un día nos reímos bailando el gangnam style. Que viajamos para encontrarnos. Que nos encontramos cuando ya nos hemos parado. Que puedes querer a dos personas a la vez, y no estar loco. Que las cosas existen porque les ponemos nombre. Que llevamos las claves, las llaves, colgadas del cuello. Que si juntas Moby Dick, La Isla del Tesoro, Robinson Crusoe, El Hombre Invisible y Alicia en el País de las Maravillas, te sale la vida.

Estas son sólo algunas evidencias a las que llegas (o a las que vuelves) leyendo la novela de Daniel Sánchez Arévalo, finalista del Premio Planeta 2015, con La Isla de Alice. Ah y también aprendes que la gente es buena por naturaleza. Que le den a Hobbes.

La isla de Alice bebe de los clásicos para hacernos avanzar por un paseo fácil, adictivo, más cinematográfico que literario, más amable que rotundo, más sencillo. Muy sencillo. Es la primera novela para adultos del director de Azulsocurocasinegro, Primos o La gran familia española. Pero que no la lleven al cine, por Dios, porque me va a gustar menos. O si la llevan, que la dirija él, Daniel. No, no, mejor que no la toquen, que está bien así como está.

La isla de Alice es un modo de vida de una generación –los que ya no somos jóvenes pero creemos que sí- los que vimos en la tele (al principio en blanco y negro) La bola de Cristal, Sabadabadá o UVE. Los que volamos el cielo en bicicleta llevando a ET en la cesta. Los que, también gracias a Sánchez Arévalo, hemos querido decir “te prequiero”… y al final no nos hemos atrevido. Los que no nos damos tregua diciéndonos cada poco “craso error”, los que tenemos varios amigos TOC y a los que un día dejó de darnos vergüenza decir que cuando oímos el Missing de Everything but the girl lloramos acordándonos de ti.

Vamos un segundo al argumento: chica joven, pelirroja, guapa, casada con Chris o Christ –eso se verá al final-, con una hija de seis años y embarazada, se queda viuda. Chris o Christ –ya lo veremos, he dicho- muere en un accidente de tráfico. Alice, que es esta chica guapa y todo lo demás, no entiende nada, porque el accidente ha sido en una carretera en la que no tendría que estar él. Se pone a investigar hasta que da con una isla, Robin Island. Ahí empieza todo. Así que La isla de Alice, además de una historia de mirarse por dentro para observar al otro, es una novela de intriga.

En la isla hay un tío bueno que vive en un castillo. Otro tío bueno, pero casado; una escritora sexy… (es su mujer). Una amiga, divorciada y maltratada; un señor con alzheimer y su hija de mirada azul, un árbol del amor, muchos ponis, algunos caballos; muchos peces y algún mapache. Una alcohólica y su marido. Y hasta un hidroavión.

Daniel Sánchez Arévalo se entretiene como si entrara en una librería y se quedara ahí tres horas mirando libros que nunca se llevará. No sé cuántas veces se habrá psicoanalizado, no sé cuántos psicólogos habrá visto, no sé si ha hecho meditación, pero en  La Isla de Alice nos psicoanaliza a todos. Sánchez Arévalo conoce al género humano… y conoce y mucho al género femenino ¿cómo puede escribir 618 páginas de un libro poniéndose en la piel de una mujer, en la cabeza de una chica, en la experiencia de ser madre, en las sensaciones de la soledad femenina? No lo sé, pero lo hace.

Sánchez Arévalo se reafirma en La Isla como un magnífico contador de historias pequeñas, como un optimista escondido bajo la piel de un tímido, como un soñador de caminos agrios y finales felices. Y ¿por qué no soñarlos? ¡Te lo pone tan fácil!

LA AUTORA Correo Electrónico


2 Comentarios
  • 2 María Malva-Roja 02/02/16 16:14

    A mí me parece MUY MAL que un medio como INFOLOBRE, al que apoyo incluso económicamente porque creo en su honestidad, se preste a dar cancha a un tinglado tan absolutamente abominable por su corrupción como el premio PLANETA. ¿Qué pasa, que solo hay corrupción en la adjudicación de una contrata pública; acaso no la hay en la adjudicación de un premio que se sabe que está dado antes de su convocatoria? Me parece deshonesto hablar de libros que nos quieren vender a toda costa. Y son desohonestos los autores que aceptan la corrupción de no competir limpiamente en una contienda. Y me parece deshonesto que los periodistas, en lugar de denunciar los tongos clamorosos del mundo de la edición, los avalen, los amparen, los publiciten, los validen, los indulten, los comenten siquiera... Y pido a los lectores/as que escriban aquí una queja en toda regla contra semejante patinazo de Infolibre. Y ojalá que sólo sea eso, un patinazo, porque tardaré dos veces más en darme de baja. Mal, muy mal empieza esta revista de libros. Para este viaje nos vale con EL PAIS, ABC, EL MUNDO, LA RAZÓN, LA VANGUARDIA.... Escribid, por facor, paremos esto.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Yolanda 31/01/16 21:41

    Siento discrepar de tu opinión. Acabo de leerlo y lo he terminado porque no me gusta dejar sin acabar ningún libro (aunque alguno si he dejado). Me parece una trama hueca, floja, con numerosos fallos de lógica, con tópicos manidos y recurrente y sobre todo, sobre todo, Sánchez Arávelo se nota que no es madre.  Durante toda la lectura me estuve haciendo la misma pregunta: ¿Tan difícil le hubiera resultado a Alice preguntar lo que quería saber en vez de montarse semejante película y poner bajo vigilancia a cincuenta casas (imposible por otra parte)? En mi frase anterior está quizá la respuesta: no es una novela, es un guión para una película disparatada.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre