Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El rincón de los lectores

‘La nave de los muertos’, de Bernard Traven

  • La escritora ve en esta obra del misterioso autor, exiliado durante la Primera Guerra Mundial, una lección sobre la actitud de Europa hoy ante los refugiados
  • "El lugar en el que esté y en el que nadie quiera saber quién soy, ni qué estoy haciendo, ni de dónde soy: ésa es mi patria, mi tierra", escribió Traven

Carmen Peire Actualizada 04/03/2016 a las 09:42    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Emulando a la famosa obra de Sebastian Brant de 1494, La nave de los locos (o La nave de los necios, como aparece en otras traducciones), Bernard Traven, seudónimo de Otto Feige, escribió en 1926 La nave de los muertos (Acantilado), una dura y ácida sátira sobre los acontecimientos europeos tras la Primera Guerra Mundial, la consolidación de un capitalismo feroz, y los resultados de imponer pasaportes y documentación a ciudadanos que, hasta entonces, se habían movido libremente, sin necesidad de identificarse, por los países europeos.

La nave de los muertos
El protagonista, el marinero Gerard Gales, pierde su barco una noche de borrachera, donde se deja sus papeles y enseres. A partir de entonces, como indocumentado y sin que nadie pueda certificar su identidad, comido por la burocracia, por los funcionarios fieles que “solo cumplen con su deber” y que le mandan de despacho en despacho, de consulado en embajada, de frontera en frontera, termina enrolándose en el Yorikke, el barco de los muertos, formado por marineros de su misma condición, todos aquellos marginados que se han quedado “fuera” de las fronteras europeas, condenados a vagar por los mares de un sitio a otro, con mercancías clandestinas y de contrabando, atracando en puertos y sin que nadie quiera aceptarlos. Todo un clásico de rabiosa actualidad que puede aplicarse perfectamente a los refugiados que Europa cierra fronteras. Así, en un momento de la novela, su protagonista dice:

“No me sorprende que Europa esté a los pies de los caballos. La gente no tiene tiempo para trabajar si pierde las siete octavas partes de su vida en oficinas de registro, en comisarías o con los policías. Por eso están siempre tan alterados y les gustan tanto las guerras, porque siempre andan a la greña con la Policía y la Policía con ellos”.

El relato del protagonista va presentándonos a todos esos personajes que cohabitan en sus mismas circunstancias, el carpintero, los fogoneros, los carboneros, el contramaestre, el capitán, las diferentes capas sociales que se reproducen en la vida del barco, así como sus peripecias antes y después, los interrogantes e incertidumbres de una forma de vida que va cercenando y acotando las aspiraciones diarias de la gente normal.

"¿Que dónde queda mi patria? En el lugar en el que esté y en el que nadie quiera saber quién soy, ni qué estoy haciendo, ni de dónde soy: ésa es mi patria, mi tierra".

Como un personaje más de la Nave de los muertos, su autor, Otto Feige, montador mecánico, gerente de un sindicato anarquista, escondido entre varios seudónimos y huyendo de Europa, termina viviendo en México, donde escribe una de sus obras más conocidas, El tesoro de Sierra Madre, adaptada posteriormente al cine por John Houston.

Muere en la ciudad de México en 1969 y sus cenizas fueron al río Jataté, en la selva de Chiapas.

Bernatd Traven
“En cuanto sienta que se aproxima mi fin, me refugiaré como una bestia en la maleza más tupida, donde nadie pueda seguirme. Ahí esperaré la sabiduría infinita con gran devoción y reverencia y volveré, en paz y con tranquilidad, a la gran unidad de la que surgí al nacer. Daré las gracias a los dioses si tienen a bien saciar con mi cadáver el hambre de zopilotes famélicos y perros abandonados, para que no quede ni un huesito blanco”.

Ante la incertidumbre de lo que nos toca vivir, la literatura vuelve a ser un bálsamo, un punto de referencia, un modo de profundizar en las causas de lo que ocurre. Por eso este libro me parece altamente recomendable.

*Carmen Peire es escritora. Su último libro es 'En el año de Electra' (Evohé, 2014). 



1 Comentarios
  • 1 jvelilla 06/03/16 20:57

    Gracias Carmen Peire por tu recomendación literaria. Una novela del autor de El tesoro de Sierra Madre no puede dejar de ser maravillosa.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Por alusiones

    Yo siempre he tenido un profundo respeto por los que trabajan para los demás, los que bajan y meten sus pies en esa basura en la que vive la gente baja, la hez social. Ada Colau lo hizo durante años. Yo no lo hago y se lo agradezco.
  • Una espiral de violencia

    Lo que más importa de cualquier persona no es qué estudie, sino para qué le sirva. Bin Laden era ingeniero civil y pasó por Oxford; el tesorero Luis Bárcenas es licenciado en Ciencias Empresariales y Rafael Alberti no tenía el bachillerato.
  • Raquel Martos Raquel Martos

    Muy fan de... Félix de Azúa

    Qué estreno el suyo, académico Félix. ¡En sólo 21 días ha sido merecedor de otro sillón! Aunque esta vez sea en el Olimpo de los dioses del machismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre