Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Los libros

‘Dalirium Sonic’, de Karles Torra

  • El crítico musical da cuenta de la relación de Dalí con Lennon o Bowie y el modo en el que fueron cambiando, pasando de ser él quien adoraba a ser el adorado
  • El artista era un enamorado de la música clásica, apasionado por las sardanas y fiel seguidor de los Grateful Dead

Sara Vítores Publicada 13/05/2016 a las 06:00 Actualizada 13/05/2016 a las 16:20    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Portada de 'Dalirium Sonic', de Karles Torras.

Portada de 'Dalirium Sonic', de Karles Torras.

Dalirium Sonic
Karles Torra
La Lluvia
Barcelona
2016

Dalirium Sonic
Elvis tuvo que quitarse una camisa para regalársela, porque la mirada inquisidora de Dalí no le dejó otra opción. Miraba y remiraba la prenda del rockero con la única idea de poseer esa camisa que se convertiría después en uno de sus fetiches. Cuenta el autor de Dalirium Sonic, Karles Torra, que aquel fue el único encuentro que tuvieron las dos estrellas de la música y la pintura del siglo XX, Elvis Presley y Salvador Dalí, encuentro del que el rockero salió medio desnudo. Cuenta también que dos o tres veces por semana, desde mediados de los años setenta hasta que Gala murió, Dalí pasaba la tarde en L’Hostal de Cadaqués, y cuando la banda dejaba de tocar, pedía que sonara Elvis Presley.


De su pintura, de sus extravagancias, de sus ideas políticas, de su mar Mediterráneo, de todo ese mundo del surrealismo daliniano, algo sabemos, más o menos, pero sabemos. Y Dalirium Sonic nos permite conocer al Salvador Dalí musical. Su relación con la música y con las estrellas de su tiempo, como versa el subtítulo del libro.

El crítico musical catalán Karles Torra ya había escrito varios artículos sobre la relación de Dalí con el rock y con el jazz, y en Dalirium Sonic nos presenta esas relaciones y muchas otras. Como el Dalí casi adolescente recién llegado a la Residencia de Estudiantes de Madrid, al que Federico García Lorca introduce en el mundo del flamenco. Un Dalí que después, junto al poeta, buscaría al “milagroso ángel gitano” por los cafés del barrio chino de Barcelona. O el Dalí que invita a comer a John Lennon y Yoko Ono, en su luna de miel, en París, justo el día antes de la famosa foto de la pareja desnuda sobre la cama de la habitación 902 del Amsterdam Hilton.

Este paseo por la relación de Dalí con la música se cierra con tres entrevistas, "Tres visiones sobre Salvador Dalí: el genio en vivo y en directo". La primera de ellas a Joan Illa Morell, el Quijote del Happening, quien nos presenta a un Dalí enamorado de la música clásica, apasionado por las sardanas y fiel seguidor de los Grateful Dead. Surrealismo en estado puro. La segunda, en la que Eliseu Huertas Coll compara a Dalí con Jimi Hendrix, y no duda en mostrarlo como fuente de inspiración de músicos como Frank Zappa. Dice Eliseu que el tema que transporta directamente a Salvador Dalí es "Dalí’s Car", de la banda californiana Captain Beefheart (recomiendo que lo escuchen). Y la última entrevista, al músico Pau Riba, autor de temas por los que Dalí sentía auténtica devoción, padre de la canción "Daliniana flor":

“Si em volguéssiu dar una flor, Dalí
Daliàcia hauria de ser
I la daliniana flor fóra per mi
Dàlia Gal.la entre les flors”


Sus encuentros con Lennon, su pasión por Wagner, su admirado Bowie, su afición al jazz, sus conversaciones con Alice Cooper... Su forma de definir los géneros: el rock como “el perfume más dionisiaco del mundo”, o el jazz como uno de sus grandes amores, “fantástica anti-artística música y objeto industrial”; pero además el modo en el que fueron cambiando esas relaciones del pintor con los propios músicos, pasando de ser él quien adoraba a ser el adorado. Los creadores que cayeron a sus pies, a los pies de su arte, y le dedicaron versos, canciones o discos enteros.

Todo eso, con citas, con exactitud en los datos, con referencias a pasajes de canciones, y con cariño y empatía —porque hay momentos en los que leyendo a Torras, te parece que él mismo es otro surrealista Dalí—, todo eso, es Dalirium Sonic.

*Sara Vítores es periodista.

Volver a Los diablos azules



1 Comentarios
  • 1 Rosenstock 13/05/16 17:34

    Dejo aquí este temazo de los injustamente olvidados The Chameleons. Una de las mejores bandas de los 80, que siempre tuvo una influencia daliniana innegable (la canción fue grabada entre 1981-1982, aunque no salió hasta 1993) https://www.youtube.com/watch?v=aLJqqdUZXM8

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre