Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Luces Rojas

Y los más pobres siguen sin votar


Publicada 04/05/2015 a las 13:16 Actualizada 19/05/2015 a las 19:12    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 9

Los más pobres no se han enterado de la nueva política. Tampoco la nueva política ha sido lo suficientemente innovadora y creativa para atraer a las urnas a los ciudadanos más desfavorecidos. Si el combate se está librando entre los de arriba y los de abajo, los que por debajo ya solo tienen el abismo siguen fuera de la democracia; de la participativa, de la deliberativa y, lo que es peor para sus intereses, de la representativa. En las últimas elecciones andaluzas, una vez más, nadie echó en falta la voz de los excluidos sociales en las urnas. A nadie le importa que existan barrios donde no vota el 80% de sus habitantes.

Andalucía era un laboratorio perfecto para que la nueva política visibilizara alguna estrategia para atraer a los más desfavorecidos a las urnas. Más de la mitad de las 100 secciones electorales con mayor abstención de España se concentran en territorio andaluz. El índice de pobreza y exclusión registra uno de los valores más altos de Europa, un 22%, lo que supone más de dos millones de andaluces en situación de exclusión. Por desgracia, no se registró ninguna iniciativa para acercar a las urnas a los ciudadanos de los márgenes, los que más necesitan la ayuda de Estado. La opción dominante está siendo potenciar la participación vía internet, con resultados más que dudosos (aquí y aquí) cuando sabemos que los más pobres no están todo el día enganchados a Twitter como piensa la alcaldesa popular de Cádiz, Teofila Martinez. Más bien al revés, son los ciudadanos con menos recursos económicos y los de clase más baja los que menos acceden a la red en busca de información política. Y si no buscan información, no digamos ya participar o tomar decisiones en las nuevas ventanas digitales.

Hace unos años, en los tiempos de la vieja política, localizamos en un estudio que realizamos para la Fundación Alternativas la existencia de unos agujeros negros de la democracia donde la mayoría de sus habitantes no participaba en el proceso electoral y que coincidían casi milimétricamente con los barrios marginales de las grandes ciudades. Demostrábamos la existencia de una relación causal entre vivir en una sección electoral caracterizada como excluida socialmente y no participar en las elecciones. Estos barrios de pobreza extrema coexistían a menos de una manzana con espacios donde los ciudadanos desarrollaban su proyecto vital con los recursos necesarios para disponer de una razonable calidad de vida y que participaban mayoritariamente en las elecciones. A pesar de que teníamos y que tenemos una participación media elevada en el último ciclo electoral en España, en algunas barriadas caracterizadas por su mala condición de vida, dos de cada tres ciudadanos no introducían sus preferencias en las urnas a través de su voto. Si observamos lo que ha ocurrido en las pasadas elecciones andaluzas, la situación sigue siendo igual de dramática.



La tabla recoge las secciones electorales que han registrado la participación más baja en las pasadas elecciones andaluzas del 22-M y el grado de exclusión que sufren, en función de los datos del censo de Población y Viviendas de 2012. Siguiendo la literatura sobre exclusión social (que puedes consultar aquí), hemos categorizado previamente las secciones electorales en función de su integración o su exclusión social. Las secciones categorizadas como excluidas serían aquellas en las que viven los que concentran todo tipo de carencia de recursos que les impide escapar de forma autónoma de su condición de excluidos.

Las variables tienen en cuenta la ocupación, la educación, el capital social, la vivienda y los recursos económicos. Por un lado, hacemos uso de algunos indicadores de las dimensiones relacionadas con la exclusión social, a la vez que desarrollamos un indicador compuesto de exclusión social, utilizando en todos los casos datos del Censo de Población y Viviendas de 2012.

Si la abstención fue la opción elegida por el 34% de los andaluces, en la tabla de secciones electorales más abstencionistas se puede ver cómo esta cifra se dispara al doble en algunos de los barrios de las principales ciudades y llega hasta el 83% en una de las secciones que componen el Polígono Sur de Sevilla. ¿Qué tienen en común el Polígono Sur de Sevilla, el Puche de Almería, los Asperones y Palma-Palmilla de Málaga o Amanjayar de Granada, los barrios que registran esta abstención extrema?

Son barriadas que sufren una exclusión severa, forman parte de esa pobreza estigmatizada que nadie quiere ver ni tener cerca. Esas secciones electorales tienen la mayor concentración de ciudadanos que lo han perdido todo, trabajo, relaciones sociales, vivienda, salud, por no hablar de los recursos económicos. La única sección que no pertenece al barrio de una gran ciudad que se cuela entre las que registran una abstención extrema se encuentra en Puerto Serrano, un pequeño pueblo de la provincia de Cádiz. Quien conozca un poco la provincia de Cádiz, no le costará relacionar la abstención extrema de esta barriada de Puerto Serrano con la exclusión social.

Para solucionar un problema, lo primero que hay que hacer es reconocerlo. Igual que los partidos políticos de izquierda han introducido acertadamente en el debate público el tema de la pobreza como una de las prioridades en su agenda política, deberían mostrar una mayor sensibilidad hacia la incorporación al electorado de los más frágiles de nuestra sociedad. Podrían hacerlo, con motivaciones de justicia o por convicción, para reducir la desigualdad en la representación que produce la exclusión política de los ciudadanos con menos recursos económicos y sociales. O también podrían hacerlo por conveniencia política, los excluidos cuando votan, optan en mayor medida por opciones de izquierda, según demostramos en el estudio de la Fundación Alternativas, Los excluidos también pueden votar. Y en España, según el último informe de Foessa hay más de cinco illones de personas que sufren exclusión severa. El acercamiento deberá ser analógico, los ciudadanos que están fuera de la democracia también sufren exclusión digital.


Braulio Gómez es investigador en Ciencia Política en la Universidad de Deusto. Es autor del libro 'O controlo político dos procesos constituientes' (Impresa de Ciencias Sociais, 2010), coautor de 'La calidad de la democracia en España' (Ariel, 2011) y de 'La encuesta deliberativa' (CIS, 2009). Es el director del 'Regional Manifestos Project'


Volver a Luces Rojas


9 Comentarios
  • 9 Ina 27/05/15 17:58

    Es una informacion muy importante que nos permite abrir los ojos a una realidad tragica e inpresentable para un pensamiento de izquierdas y de mejora de entornos marginados, nos muestra un camino no realizado e imprescindible, seria lamentable el que esta situacion se mantuviese cara a las proximas elecciones, transmitiendo y haciendo ver a esos colectivos la importancia de que ellos mismos serian los sujetos activos y veneficiarios, con sus votos los cambios que estan por llegar serian mas faciles de conseguir y su mejora de vida tambien

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 Uber 19/05/15 20:36

    Que interesante , que poco pensamos en ello algunos y que bien lo saben otros .

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 La RAF 10/05/15 20:52

    Gracias por tan excelente artículo, aunque lo que expone es absolutamente de destacar. Cuando la pobreza es extrema esas personas sólo se preocupan de sobrevivir, si les dejan. Un país con democracia real tiene que erradicar esos focos de pobreza (guetos) resolviendo las causas que los generan.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Topo 09/05/15 19:03

    El abstencionismo siempre ha sido de los pobres,de los más desfavorecidos,de los de nivel cultural o político mas bajo. Esto favorece a los partidos de derechas, y a los que llamándose de izquierda,hacen políticas de derechas;lo cual, lleva a la abstención a los que creen que esto no va con ellos.Con esta actitúd, están prolongando su situación de exclusión, aunque no sean conscientes de ello. Sin embargo, estoy seguro que todos tienen un televisor en casa; ese aparato al servicio de las clases altas que miente, embrutece y pastorea a los que tienen menos mecanismos para defenderse.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Laniebla 05/05/15 11:11

    Muy buen articulo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 resteban75 04/05/15 12:11

    Esto sí es información de calidad: datos y contrastados. No lo que se ve hacer a ciertos tertulianos por ahí...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Birth 04/05/15 11:21

    Información urgente. Excelente artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Bernispain 04/05/15 10:15

    Esto ya se sabe, pero que hacen los partidos de izquierda para solucionarlo y poder sacar provecho de esos votos, NADA.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 rubica 03/05/15 23:27

    Interesante artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre