X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

PSOE: gobernando el vacío

Publicada 20/05/2017 a las 06:00 Actualizada 19/05/2017 a las 20:53    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Probablemente a estas alturas todos ustedes tengan una visión de lo que ocurre en el PSOE, pero déjenme aportarles otra perspectiva, o mejor, describirles una imagen, para intentar matizar esa visión. En realidad, la imagen no es mía, pertenece al libro de Peter Mair Gobernando el vacío, a mi juicio, uno de las obras que más nos ayuda a entender lo que está ocurriendo en toda Europa y parte de América.

Su tesis es la siguiente: los partidos y sus votantes están sufriendo un viraje recíproco y en direcciones opuestas que les está separando mutuamente hasta producir una desconexión grave entre ellos, un vacío o, por qué no llamarle, un abismo.

El proceso arranca de finales de los años 80 y principios de los 90. El abandono de Bretton Woods, con el debilitamiento de la economía productiva y el fortalecimiento de la economía financiera; el creciente poder en la sombra de los grandes actores económicos resultante de este proceso; el auge del neoliberalismo con la llegada de un nuevo consenso en el cual el anterior debate mercado versus planificación prácticamente desaparece en favor del dominio ideológico y político del primero; la reducción de las diferencias reales entre partidos, los cuales, al responder a este consenso, se comportan a la postre de manera muy parecida; el proceso de globalización y la subsecuente crisis del margen de maniobra nacional; la importancia abrumadora de centros de poder político internacionales, como la UE, carentes del suficiente control democrático y sin la debida asunción de responsabilidades por las políticas llevadas a cabo, son todos factores que coadyuvan para que los dirigentes políticos, objetivamente, cada vez actúen más al margen de sus representados socavando el principio mismo de representatividad o al menos para que, subjetivamente, sean percibidos como alejados de los intereses de aquellos que los auparon al lugar que ocupan.

Por el otro lado, los votantes y la sociedad en su conjunto también se están separando de los partidos. Los datos son ubicuos en toda Europa, marcando una clara tendencia en todas sus variables. La participación en las elecciones, por ejemplo, dibuja una línea descendente clara, aunque débil y fluctuante. La afiliación es probablemente el elemento más llamativo, con bajadas de entre el 25 y el 66% en todo el continente y en todos los partidos. La relativa indiferencia ha conllevado volatilidad del voto y una sintomática menor fidelidad a los partidos tradicionales. La menor identificación partidista ocasiona además un creciente voto dividido en diferentes tipos de elecciones. El votante en los últimos treinta años es cada vez menos fiel, más volátil, más cortoplacista y, probablemente, más dependiente de los medios de comunicación y de la campaña electoral.

Y es que tanto el partido como las sociedades han cambiado. Así como el partido es menos fiel a los votantes y parece responder más a intereses de círculos cerrados de funcionarios, tecnócratas o poderes fácticos, la sociedad está menos estructurada en sindicatos o iglesias, algunas de las antiguas instituciones que articulaban los partidos. Así que el partido ya no agrega intereses y estructura deseos de clase o sectores sociales, sino que intenta pescar en todos los caladeros, perdiendo la identidad que antaño le definía. Por si fuera poco, el trabajo de base, en la calle, cada vez tiene menos importancia en relación a la influencia que pueda tener el diseño de campañas en los medios de comunicación o en las redes sociales. Los partidos se enraízan menos en la sociedad, abandonando sus antiguos pilares sociales (y siendo abandonados por estos).

El autor, concluye, en términos técnicos, que nuestras democracias están perdiendo el carácter popular, representativo (¿recuerdan el "no nos representan"?) para encontrar su legitimidad en su carácter procedimental o constitucional, tecnocrático, en una especie de (en teoría) "todo para el pueblo, pero sin el pueblo".

Esta explicación de la deriva de los partidos en las últimas décadas nos sirve para explicar, en primer lugar, el auge de los populismos, es decir, la creencia cada vez más extendida de que los partidos no responden a los deseos de sus votantes (el pueblo) sino que poseen una agenda propia que revela otros intereses. Pero también explica la crisis de la socialdemocracia, por la sencilla razón de que, mientras que las políticas dominantes hoy en día se acercan más a las doctrinas liberales, en cambio difieren en gran manera de la tradicional propuesta socialdemócrata. La consecuencia es la acusada pérdida de apoyo popular de los partidos socialistas y, en último término, su pasokización, fenómeno que acaba de materializarse en Holanda y Francia y todo indica que puede ocurrir en otros países del continente.

Peter Mair no entra en un último aspecto de este proceso, que no es otro que el vacío concomitante entre las cúpulas de los partidos y sus bases. A esto estamos asistiendo ni más ni menos en el PSOE. Y dejo esta primera parte del artículo, más sociológica, para ponerme más literario.

Porque lo que estamos presenciando estos días es una tragedia en varios actos, que en realidad arranca por lo menos desde las primarias que ganó Borrell, en la que las bases del PSOE se rebelan contra este proceso y contra todas sus implicaciones tanto políticas como ideológicas. Es una revuelta en toda regla, con la pretensión de traspasar este vacío, de vencer este abismo, este foso que protege el castillo de unos dirigentes que se han ido separando progresivamente de ellos, acercándose a otras posiciones y a otros intereses, perdiendo el nexo que les unía antaño a sus representados.

Cuentan que los militantes que habían abandonado el barco del PSOE desencantados han vuelto para tomarlo. Cuentan que los mítines de Pedro Sánchez son un hervidero de ira y de rabia. Cuentan que los militantes entonan La Internacional con el puño más cerrado que nunca, como dispuestos a golpear o a reafirmarse en una identidad traicionada, traicionada por renuncias constantes y sobre todo por la abstención que permitió gobernar a uno de los presidentes de gobierno más indignos de nuestra democracia. Están dispuestos a franquear de una vez por todas ese vacío que les separa de sus líderes, a volar sobre el abismo, a tomar, superado el foso, el castillo.

Es la crónica de un desgarro social, que no es sólo socialista sino español y europeo. Es una batalla más, que ahora se juega en clave de elecciones primarias en España y en el PSOE, pero que de hecho se está jugando cada mes en cada una de las elecciones europeas que estamos viviendo: la batalla entre los ciudadanos que se sienten ninguneados y sus representantes, los cuales, según Peter Mair, cada vez ejercen menos como tales.  
_____________________

Ramiro Feijoo es profesor de Historia Cultural y director de la Washington University in St. Louis en España y autor de varios ensayos históricos.
 
Volver a Luces Rojas 


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • viaje_itaca viaje_itaca 21/05/17 11:52

    Chapeau. Algunas puntualizaciones. La cuestión de fondo es que no ha existido jamás tal cosa como una democracia. Lo que se impuso en Europa tras la II Guerra Mundial fueron concesiones de las élites y de la geoestrategia norteameircana en aplicación del truco inventado por Bismark: si tienes riesgo grave de revolucion social, haz concesiones. La URSS y el comunismo les han salido rentabilísimos a los europeos occidentales; hasta nosotros hemos pillado alguna migaja. Ahora las élites que nos gobiernan ya no tienen razones para no atracarnos directamente a mano armanda, especialmente por el individualismo estúpido y consumista de chuches que practicamos. Los partidos, al menos desde este período, siempre han sido grupos de gente que tenían poder porque nos tenían tranquilos sin rebelarnos contra las élites dándonos de vez en cuando un caramelo, habitualmente inservible, y dejando todo atado y bien atado. Ahora que las élites exigen más, nos vamos haciendo más conscientes de la estafa de los partidos (curiosamente no vemos a los grandes responsables, la plutocracia) y les retiramos el apoyo, cuando toda posibilidad de reacción pasa por estructuras de partidos, pero nuevas. Podemos, que aún anda bastante despistado, podría hacer algo de esto. Y más cosas, véase la masacre que los plutócratas le han hecho a Grecia. Pero la masacre viene en camino. La única diferencia va a ser cuanta vaselina nos den y la rapidez. Nosotros veremos si aceptamos que nos maten suavemente, aunque no va a ser con una canción. y, en úlitma instancia, si los ciudadanos no nos movilizamos, de modo solidario que uno a uno somos pan comido, la llevamos clara.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • yoka yoka 21/05/17 17:43

      El filosofo Spinoza dijo ya en el Siglo XVll que UN ESTADO DEMOCRATICO IDEAL debería tener tres pilares:1. La libertad de expresión donde cada hombre piense lo que quiera y diga lo que quiere.2. La separación de la Iglesia y el Estado. (real no solo virtual - añadido mio).3. Un contrato social GENEROSO que promoviera EL BIEN ESTAR DE LOS CIUDADANOS y la ARMONIA DEL GOBIERNO. Fue considerado HEREJE por sus opiniones contrarios a la Iglesia y la organización del Estado.Me pregunto, ¿Dónde estamos ahora?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Argaru Argaru 20/05/17 18:56

    Dice el refrán "Piensa mal y acertarás". Los de derechas (PP y PSOE, si el PSOE) se valen del engaño a sus seguidores para gobernar. Normalmente, el interés del empresariado y el del asalariado no suelen coincidir, salvo el en caso de esa "rara avis" que es el empresario honesto que suele ser más justo en el reparto de dividendos, consciente de la paz social. Lo más normal es que esos intereses entre en conflicto. Entonces, si los interese son contrapuestos, ¿por qué millones de ciudadanos votan a sus propios verdugos? ¿Cómo es posible que millones de personas voten en contra de sus intereses? Todo el mundo sabe que el Partido Popular defiende el dinero frente a la gente. Y el PSOE, ¿a quién defiende? No cabe la menor duda que este partido modernizó un país que había que modernizar si o si. Su vieja estructura había que cambiarla para que el país funcionara con los nuevos tiempos. Esa modernización, ¿la podía haber llevado acabo el Partido Popular? Lo dudo. El Partido Socialista contribuyó en gran medida a construir el Estado del Bienestar mientras fue necesario "lavarle la cara al sistema capitalista". Caído el Muro el Estado del Bienestar se hizo tan superfluo como la socialdemocracia. Por todo esto, el PSOE, despojado ya de la careta de izquierdas, se hace innecesario y pierde la razón de ser para lo que fue concebido: frenar a la auténtica izquierda, una izquierda que sabe que no se puede llegar al poder "asaltando el Palacio de Invierno".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Isabelle0651 Isabelle0651 20/05/17 13:37

    Magnífico su artículo, señor Feijoo. ¡Gracias!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isabelle0651 Isabelle0651 20/05/17 13:30

    Son el derecho y revés de una misma cara del P**E, Sánchez/Díaz y viceversa. Son los peleles del Poder en la sombra, dada la cantidad de votos y militantes que se les iban, sacaron del cubo de la basura a Sánchez y con él recuperaron sus indignados. Presentan un duelo a muerte entre dos candidatos para mantener la tensión, pero salga el que salga estará a las ordenes del Amo. Todos a una para frenar a la disidencia que viene a quitarles los lujos. Y no hay más. Es el juego trilero lo dominan a la perfección, los amos de este partido están doctorados en la política sinvergüenza, se han curtido con ayuda externa durante 40 años.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 20/05/17 13:30

    Por fin me doy cuenta que no soy el único que piensa de la forma en que expresa este artículo. No sé dónde residencia el libro de Mair "El abandono de Bretton Woods". Por mi parte opino que se produce por la irremediable caída de la Unión Soviética, que se escenificó en el derribo del muro de Berlín. No se me entienda mal: no me gustaba la Unión Soviética. Presentaba otra cara de explotación del pueblo por la Nomenklatura. Su absoluta falta de libertades me haría difícil vivir en ese régimen. Pero el capitalismo temía que si daba pasos atrás (los que está dando desde hace 30 años) hacia el despotismo ilustrado (hacia donde vamos) la Nomenkltura pudiera rebajar su presión sobre los pueblos y se pudiera alcanzar realmente el socialismo, que nada tiene que ver con el socialismo real de la URSS y sus satélites. Desaparecido el contrario y sus restos, el capitalismo se ha quitado la careta de régimen amable para convertirse en lo que es desde su creación: la forma más clara de obtener una élite que vive insultantemente bien (la nueva aristocracia multimillonaria) y una pueblo que malvive o sobrevive. El ciudadano está siempre al borde del abismo pero sin ser consciente de que un paso en falso (la pérdida del trabajo, el cierre de la empresa, el temido ERE) que ni siquiera tiene por qué ser suyo, puede hacernos engrosar las filas de los más desfavorecidos. Ejemplos a montones en todas las entrevistas sobre cómo ha golpeado la crisis a las clases medias y bajas. Un magnífico artículo que quizá sólo podría escribir alguien desde fuera de Europa, el campo de batalla del capitalismo contra el "socialismo real". En EE.UU. no ha existido esa batalla. Es el capitalismo en su cara más descarnada, sin cobertura social, con sanidad a precio de oro, educación complicada y claramente dividida entre las universidades elitistas y los colegios del medio oeste, y un pueblo engañado por "el sueño americano" que cuando se miran los datos es una pesadilla para la mayoría que no abandone ese sueño. Me encanta el artículo y lo comparto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • korrosivo korrosivo 20/05/17 11:24

    Si la elección debe ser entre Marianos, Pedros. Pablos y Riveritas, normal que el elector no esté lo que se dice muy motivado. Entre un malafollá, un soso, un sopla y un agonías, ¡joder qué tropa!, que dijo Romanones. Los programas, mejor ni mirarlos. El del primero, directamente, es falso; el del segundo, lleno de buenas intenciones, no resiste un soplido de "Bragas de Acero" y su austeridad; el del tercero, está inspirado en Alicia y sus Maravillas, eso sí, cuando consigan que los ricos paguen impuestos;  y el de Riverita, no pasa de ser un corta y pega de lo más llamativo de la panoplia neoliberal que nos ha traído hasta aquí. ¡P'a echarse a temblar! Y uno, cándido, se pregunta: ¿es que no hay nadie "de" medio normal (que diría un catalán) para dirigir este cotarro? Venga, venga, no me sean modestos, que alguno habrá. Anímense y den el paso. Peor, imposible.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • vianero vianero 20/05/17 08:29

    Ya hace tiempo que nos cargamos al PSOE enmascarado en PxxE. Ahora nos quitamos de medio al arriolismo con don Tancredo dentro y acudimos a un nuevo Miguel Ángel para que nos talle en mármol de Carrara a ese nuevo David que acabará de implantar, al servicio de la teutona y su banco engendro, ayudado por el novísimo Macron, el Renci domesticado y hasta Blair el renacido, el IV Reich que nos hará grandes en este nuevo mundo feliz de los bloques geopolíticos y sus islas Tortugas refugio de corsarios de guante blanco.!El nuevo MUNDO FELIZ!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre