Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Manipulación informativa

El 82% de los adolescentes de EEUU no sabe diferenciar una noticia de un artículo patrocinado

  • El estudio de la Universidad de Stanford muestra la facilidad de los jóvenes para creerse bulos e informaciones falsas
  • Expertos apuestan por enseñar a los alumnos de Secundaria a ser críticos con lo que consumen en la red

infoLibre Publicada 01/12/2016 a las 13:47 Actualizada 01/12/2016 a las 14:11    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

Un usuario de Twitter consulta su 'timeline'.

Un usuario de Twitter consulta su 'timeline'.

Europa Press
Los jóvenes, al menos en Estados Unidos, no saben diferenciar una noticia falsa de una real, ni un artículo patrocinado de una pieza libre de compromisos empresariales –que sean evidentes–. Un estudio de la Universidad de Stanford recogido y analizado por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) refleja que el 82% de los adolescentes no saben diferenciar un artículo patrocinado de una noticia. "La capacidad de razonamiento de los jóvenes sobre la información que se publica en línea puede resumirse en una palabra: deprimente", alerta el mismo estudio.

El profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC Guillermo Bautista afirma que es imposible comprobar la veracidad de toda la información que llega a diario por las redes sociales o los medios de comunicación digitales, pero que sí se pueden enseñar técnicas para aprender a discernir. "Lo que hace falta es acostumbrarnos a relativizarla y, si queremos hacer uso de ella, acudir a la fuente original, mirar cuándo se ha publicado, averiguar el contexto, saber si se citan fuentes bibliográficas...", afirma. El profesor de Estudios de Artes y Humanidades de la misma institución Miquel Seguró se muestra partidario de "enseñar a los estudiantes a ser críticos y autónomos en la búsqueda" y critica la "necesidad de simplificar" de los medios sociales como Twitter o Facebook.

Bautista reclama potenciar la competencia digital y la veracidad de las fuentes durante la etapa educativa, incidiendo en Secundaria, para enseñar a los jóvenes a manejarse en la red sin creerse ni compartir bulos. "El gran error es pensar que el hecho de que una información esté en Internet ya es sinónimo de calidad y que, por lo tanto, tiene cierta validez y puede hacerse circular como si fuera fiable", puntualiza Seguró. La UOC refleja en su nota de prensa un estudio de la Universidad del Sureste de California que alerta de que el contenido negativo viaja con mayor rapidez por las redes sociales que el positivo. Twitter y Facebook ya han iniciado su particular batalla para combatir las noticias falsas. 
 
Correo Electrónico


5 Comentarios
Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre