Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Libertad de expresión

Human Rights Watch exige a Marruecos que libere a un joven condenado por insultar al rey

  • Abdessamad Haydur fue condenado en 2012 a tres años de prisión por llamar "perro", "asesino" y "dictador" a Mohamed VI
  • La Constitución de 2011 protege la libertad de expresión, pero también afirma que la figura del rey es "inviolable" y de obligado "respeto"
  • La ley de prensa y el Código Penal siguen castigando las ofensas contra el rey o las instituciones gubernamentales

infolibre Publicada 16/07/2013 a las 10:35 Actualizada 16/07/2013 a las 13:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El rey de Marruecos, Mohamed VI, junto al rey Juan Carlos

El rey de Marruecos, Mohamed VI, junto al rey Juan Carlos

BORJA FOTÓGRAFOS
Human Rigths Watch (HRW) ha pedido a las autoridades marroquíes que liberen al estudiante Abdessamad Haydur, que fue condenado a tres años de prisión por "ofender la dignidad del rey", en virtud del derecho a la libertad de expresión consagrado en la Constitución de Marruecos adoptada hace ahora dos años, según un comunicado publicado este martes.

La Constitución de Marruecos, aprobada tras el inicio de la Primavera Árabe, garantiza la "libertad de pensamiento, de opinión y de expresión en todas sus formas". Esta nueva Carta Magna, adoptada en julio de 2011, también se aleja de las anteriores al no definir a la persona del rey como "sagrada", aunque sí la declara "inviolable" y de obligado "respeto". Sin embargo, Haydur, quien ha cumplido ya la mitad de su pena –de tres años– fue condenado por insultar a Mohamed VI en un vídeo colgado en YouTube.

El Gobierno marroquí ha discutido sobre la necesidad de revisar la ley de prensa de Marruecos para armonizarla con la nueva Constitución, eliminando las condenas a prisión por "discursos ofensivos no violentos". No obstante, HRW ha denunciado que tanto esa ley como el Código Penal siguen intactos. "Si Marruecos quiere cumplir sus nuevas garantías constitucionales de libertad de expresión, necesita deshacerse de leyes que envían a prisión a los ciudadanos por ofedender al jefe de Estado, incluso cuando lo que digan sea duro", ha afirmado el director para Oriente Próximo de HRW, Joe Stork.

El "delito" de Haydur tuvo lugar en su ciudad natal, Taza, durante un mes en el que se estaban celebrando numerosas manifestaciones contra el desempleo y la mala situación económica, asegura HRW. Las protestas acabaron con enfrentamientos con la Policía, daños materiales, heridos y arrestos. En enero de 2012, mientras Haydur discutía sobre política y justicia con otro hombre, un grupo de jóvenes que escuchaban la discusión grabaron la conversación y la colgaron en Internet. En este vídeo, Haydur calificaba a Mohamed VI de "perro", "asesino" y "dictador", y afirmaba que el monarca "podría sentarse en su palacio y organizar fiestas", pero que la gente, que estaba "hambrienta", acabaría "dándole un día lo que se merece".

La Policía arrestó a Haydur el 10 de febrero de 2012 y un tribunal de Taza le condenó, tres días después, por violar las leyes que prohíben cualquier tipo de discurso que tenga como finalidad ofender la dignidad del rey. El tribunal le impuso una multa de 10.000 dirhams –alrededor de 900 euros– además de la pena de tres años de prisión, que actualmente cumple en la prisión de Taza, donde se ha declarado en huelga de hambre dos veces para exigir que se le separe de los condenados por crímenes comunes, que se le dé libre acceso a la biblioteca de la prisión y que se le reduzcan las restricciones de visitas, según explicó un miembro de su familia a HRW.

Las reformas legislativas que no llegan

Haydur no es el único marroquí en prisión por ofender la dignidad del rey o de algún miembro de la Familia Real. Un tribunal condenó en febrero de 2012 a Walid Bahomane, de 18 años, a un año de prisión por publicar comentarios y caricaturas del rey Mohamed VI en la página de Facebook de otra persona, página que habría sido pirateada por Bahomane.

El ministro de Comunicaciones y portavoz del Gobierno, Mustafá Jalfi, anunció en mayo de 2012 su intención de crear un comité nacional para reformar las leyes de publicidad y prensa. No obstante, más de un año después, tanto esta normativa como el Código Penal continúan sin cambios. De igual manera, en la Constitución de 2011 se incluía el derecho al ciudadano a presentarse ante un tribunal constitucional de apelación para denunciar la violación de sus "derechos y libertades garantizados" por la Carta Magna, tribunal que podría invalidar la ley en disputa en caso de considerarlo necesario. Sin embargo, los legisladores todavía no han creado este tribunal ni han definido la jurisdicción sobre este tipo de apelaciones, según explica HRW en su comunicado.

Y no solo los discursos ofensivos contra el rey y su familia están taxativamente prohibidos: la ley de prensa y el Código Penal también estipulan la prisión para aquéllos que emitan difamaciones o insultos hacia personas individuales o instituciones estatales. Muad Belghuat, un rapero conocido como 'Al Haqed', entró en prisión en 2012 después de que un tribunal de Casablanca le condenara a un año por insultos a la policía en una canción. Igualmente, Rachid Nini, un conocido columnista, fue encarcelado en 2011 durante un año por "insultar" a agentes públicos, junto a otras ofensas en sus artículos.

HRW ha exigido a Marruecos que no se condene a prisión por este tipo de delitos, ya que "considerar que se ha insultado a una figura pública no es suficiente para justificar la imposición de una pena". Asimismo ha recordado que todas las figuras públicas, incluidos los más altos cargos, pueden ser objeto de críticas y oposición de forma legítima. "El ataque de Haydur al rey puede parecer burdo e irrespetuoso, pero mientras esté en la cárcel por ello, ningún marroquí podrá disfrutar de su derecho a hablar con total libertad sobre el rey", ha concluido Stork


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre