Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Enfermedades

El brote de ébola ya ha matado a más de 120 médicos y enfermeras

  • El hospital de Kenema (Sierra Leona) cuenta con una única camilla usada para trasladar tanto enfermos como cadáveres, aumentando así las probabilidades de contagio
  • El escaso personal médico en la región tiene turnos de doce horas durante los siete días de la semana
  • En Liberia hay un doctor por cada 72.000 pacientes

INFOLIBRE Publicada 01/09/2014 a las 10:10 Actualizada 01/09/2014 a las 11:15    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Un policía liberiano vigila durante la visita del presidente de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, en el suburbio de cuarentena de West Point, en Monrovia (Liberia)

Un policía liberiano vigila durante la visita del presidente de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, en el suburbio de cuarentena de West Point, en Monrovia (Liberia)

EFE
Más de 120 médicos y enfermeras fallecieron y más de 240 contrajeron el virus desde la declaración oficial en marzo del brote de ébola en África occidental, según informó esta semana la Organización Mundial de la Salud (OMS), en lo que describió como uno de los muchos aspectos "sin precedentes" que caracterizaron el último estallido de la enfermedad.

Por poner un ejemplo, cinco de los 60 implicados en uno de los primeros estudios sobre este último brote, realizado en el hospital sierraleonés de Kenema, la llamada "zona cero" del virus, fallecieron por ébola en el transcurso de la investigación, entre ellos nada menos que uno de los mayores expertos del continente en el tratamiento de fiebre hemorrágica, el doctor Sheik Humarer Khan. La plantilla del hospital se declaró ayer en huelga ante la falta de dinero para pagar su salario y por las precarias condiciones de seguridad.

Dado que los profesionales de la medicina son los responsables de confirmar el contagio de un paciente, su exposición al virus es muy elevada. En el oeste de África, donde los recursos son enormemente limitados, Naciones Unidas indicó que el primer motivo de contagio paciente-médico es por la ausencia de material protector, pero también influye la falta de personal. En Liberia hay un médico por cada casi 72.000 pacientes.

Sin protección 

"En muchos casos, los médicos no disponen de equipos protectores, ni siquiera guantes o máscaras faciales", según lamentó esta semana la OMS, que reiteró el inmenso peligro que corren los especialistas que, a pesar de conocer el protocolo de actuación y las probabilidades de contagio por contacto físico, arriesgan sus vidas tratando a pacientes sin las medidas adecuadas.

Por ejemplo, cabe destacar el caso del doctor liberiano Melvin Korkor, quien durante el principio del estallido atendió a los enfermos con las manos envueltas en bolsas de la compra. Su personal no tomó esa precaución cuando una mujer entró en la consulta con dolor de cabeza. Cinco enfermeras y un técnico de laboratorio atendieron a la mujer con las manos desnudas. Todos ellos están muertos. Korkor resultó infectado, pero sobrevivió a la enfermedad.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) exige uno de los protocolos más estrictos del mundo de la medicina en la lucha contra el ébola. El CDC define como "exposición de alto riesgo" el contacto directo con la piel de pacientes infectados sin protección, recomienda el uso constante de batas médicas, máscaras o respiradores, guantes e incluso gafas o escudos faciales. En el momento en que se entra en contacto con un enfermo de ébola, todo el exterior del material de protección debe tratarse como si estuviera totalmente contaminado.

Corrupción política y parálisis económica

"Estamos en mitad de una de las mayores plantaciones de caucho del mundo y la gente se muere porque no tiene guantes", aseguró el ayudante MacFarland Keraulah. La clínica en la que trabaja solo recibió una caja de 50 pares de guantes desde abril.

La falta de voluntad política se vio reflejada en las primeras reacciones al brote del Gobierno liberiano. En mayo, un diputado de la oposición calificó de "estafa" las noticias sobre el brote en un país que lleva una década renqueando de 14 años de guerra civil y donde la corrupción es endémica, según informó el Wall Street Journal.

China cedió 10.000 trajes protectores pero la dificultad reside en trasladarlos a las clínicas que los necesitan y en enseñar a los médicos a ponérselos.

Además, la OMS recordó que el equipamiento no transpira, y al poco tiempo de llevarlo se reducen significativamente las capacidades para trabajar por el elevado calor y las molestias que produce. "Algunos doctores están trabajando más allá de sus límites físicos, con turnos de doce horas, siete días a la semana. Todos estos factores facilitan un error humano", denunció Naciones Unidas.

Trabajo póstumo

El magacín Science publicó esta semana el estudio en el que participaron el doctor Humarer Khan y otros cuatro fallecidos. En él se analizaron los patrones de transmisión del virus durante las primeras semanas de lo que el equipo llama, sin ambages, "epidemia".

El trabajo concluyó que hay que tener muy en cuenta las numerosas mutaciones del virus y el impacto que podrían tener en los diagnósticos, vacunaciones, y "terapias de respuesta crítica".

La reducida plantilla del hospital de Kenema sigue acudiendo al trabajo cada día a pesar del estigma social. "Ahora nos llaman las monjas del ébola", lamentó la religiosa Nancy Yoko. "Las enfermeras del ala general no hablan con nosotras y nuestras familias tienen miedo de que las contagiemos con el virus, pero no tengo miedo. Soy enfermera y hago mi trabajo. Estoy entrenada para el sacrificio", reconoció a UNICEF.

Precisamente la plantilla del hospital anunció este sábado que irán a la huelga, según confirmó el supervisor jefe de la clínica, Ismael Mehemoh, quien denunció que el Gobierno dejó de pagar sus salarios de 50 dólares por semana.

Mehemoh aseguró que la instalación cuenta solamente con una camilla que se utiliza para llevar a los pacientes y también a los cadáveres, aumentando el riesgo de infección. La noticia supone un nuevo golpe a los esfuerzos para contener el brote de este virus mortal, que se cobró la vida de más de 1.550 personas desde que se detectase por primera vez en los bosques de Guinea.


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre