Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Venezuela

Caracas

  • Maduro ha planteado una campaña emotiva, tutelada por la imagen santificada de Chávez y dirigida al corazón de los venezolanos
  • Capriles no nombra a Chávez en sus discursos, y ha dejado de menospreciar públicamente a Maduro, a quien sin embargo le niega el trato de Presidente

Fernando Flores Publicada 05/04/2013 a las 19:25 Actualizada 05/04/2013 a las 20:48    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Caracas, 5 de abril

La primera vez que estuve en Caracas fue a finales de 1998. Hugo Chávez estaba a punto de ganar las elecciones que le harían presidente de Venezuela hasta el día de su muerte. En aquellos días los taxistas le daban vencedor contra todo pronóstico mediático, mientras que los periódicos sólo consideraban los actos de su campaña como noticia si él la pagaba como espacio publicitario.

Han pasado casi quince años, Chávez acaba de morir (hoy hace un mes) y su nombre no necesita publicidad porque ya es uno de los personajes esenciales de la joven historia del siglo XXI. De hecho, en estos momentos su figura luce tanto que, bien atizada por los responsables de la campaña de Nicolás Maduro, es la llama que ilumina el camino del oficialismo hacia el nuevo gobierno.

La campaña electoral empezó oficialmente hace tres días, pero la carrera por la Presidencia de la República hace algunos más. Mientras el cuerpo del presidente reposa interino en el Cuartel de la Montaña y miles de personas desfilan ante su mausoleo, los muros de calles y solares huelen a la pintura fresca que dibuja la silueta de Nicolás Maduro entre corazones amarillos, azules y rojos, y en las plazas suenan los compases de la música pegadiza que pregona la candidatura de Henrique Capriles.

Maduro ha planteado una campaña emotiva, tutelada por la imagen santificada de Chávez y dirigida al corazón de los venezolanos. “Chávez para siempre, Maduro Presidente”, “Chávez te lo juro, mi voto es por Maduro”, “Con Chávez y Maduro el pueblo está seguro”. Son las consignas que a ritmo de un suave hip hop reciben al candidato en los multitudinarios mítines, siempre arropado en el escenario por decenas de personas.

A Maduro se le critica precisamente que no sabe hacerlo solo, que tiene miedo, que va de prestado, que no se atreva a un cara a cara, que no está a la altura. Y es cierto que protege en extremo su persona y sus palabras. La comparación con quien se ha ido es demasiado evidente, así que el candidato del PSUV está dentro del castillo defendiendo la plaza ganada por su predecesor, tratando de no equivocarse, confiado en unas encuestas que, a día de hoy y en el peor de los casos, le dan siete puntos de ventaja sobre su contrincante.

Al morir Chávez Capriles exigió una convocatoria inmediata de elecciones, tal y como prevé la Constitución. Más tarde advirtió que una campaña corta le perjudica, y que puede acabar perdiendo contra un muerto. Pero la suerte está echada. Con la gorra tricolor de béisbol bien encajada el candidato opositor se lanza al escenario y habla a sus partidarios de la vida costosa, de la inseguridad, y les pregunta: “¿cuánto cuesta un libro para estudiar? ¿y la comida? ¿y los apagones? ¿y el agua?”. Y se nota que trata de conectar con los sectores más pobres, mayoritariamente partidarios del oficialismo, cuando lleva la simplicidad al extremo: “votar a Capriles es ganar más, comer mejor y dormir tranquilos”. Y reitera casi deletreando: “ganar… comer… dormir”.

Capriles no nombra a Chávez en sus discursos, y ha dejado de menospreciar públicamente a Maduro, a quien sin embargo le niega el trato de Presidente. Le llama sencillamente “Nicolás”, y trata de dibujarlo como un candidato infantil sin más apoyo que la sombra interesada de una facción del PSUV. Por eso es comprensible el enfado fenomenal de toda la oposición al hacerse público en los últimos días un vídeo de Lula Da Silva de apoyo a Maduro , en el que da gran valor a su persona y lo señalaba como el único indicado para proteger y continuar el legado social de fallecido Presidente.

Tres días de campaña, los taxistas están divididos y las encuestas señalan a Nicolás Maduro como claro vencedor. Aún así en las filas del socialismo existe el callado temor de que el tándem con Chávez no sea suficiente para mantener la ventaja de 10 puntos que éste obtuvo sobre Capriles en las elecciones del 7 de octubre. Lo que de ese temor sea fundado constituye la esperanza de la derecha opositora.




1 Comentarios
  • 1 CarmenS 07/04/13 03:31

    La oposición a Maduro no es sólo derecha (como dice en su última frase), ni todos lo que le apoyan son izquierda. Ni siquiera él mismo. No ha expuesto ni una medida, argumentada, de su supuesto programa de gobierno. Eso sí, sintió el espíritu de Chávez en un pajarito y ahora dice que le caerá la maldición de Macarapana a quien no le vote. Y los de IU haciendo homenajes al difunto y apoyando a Nicolás. Y yo que les votaba. ¡Quediosmeperdone!

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre