Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Economistas frente a la crisis

El escándalo de los errores económicos sin rectificación

José Moisés Martín Publicada 22/04/2013 a las 11:12 Actualizada 22/04/2013 a las 11:29    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

No ha habido ningún economista mínimamente preocupado por la realidad que no haya realizado, durante la semana pasada, alguna valoración sobre el clamoroso error de Reinhart y Rogoff sobre el peso de la deuda pública en las perspectivas de crecimiento económico. Su artículo, publicado en 2010, ha sido pieza clave para el fundamento intelectual de las políticas de austeridad que están asolando la eurozona, a este lado del atlántico, y de los intentos republicanos por reducir drásticamente el déficit y la deuda pública en Estados Unidos.

Reinhart y Rogoff establecieron un límite de referencia en la ratio deuda pública/PIB del 90%, a partir del cual el crecimiento económico se ralentizaba de manera sustancial. Este “descubrimiento empírico” llevó a que sus conclusiones formasen parte del argumentario habitual de los amantes de la austeridad, como por ejemplo, el comisario Olli Rehn, quien, en su carta dirigida a los miembros del Eurogrupo, el Banco Central Europeo, y ECOFIN, se referenciaba directamente en las conclusiones del mismo:

It is widely acknowledged, based on serious research, that when public debt levels rise about 90% they tend to have a negative impact on economic dynamism, which translates into low growth for many years.

(Está ampliamente reconocido, basándose en investigaciones serias, que cuando los niveles de deuda pública suben sobre el 90% tienden a tener un impacto negativo en el dinamismo económico, que se traslada en bajo crecimiento para muchos años)
 
Tras numerosos análisis, se ha constatado que las conclusiones de este estudio son erróneas, poniendo en tela de juicio la relación directa entre alta deuda pública y bajo crecimiento que ellos expresaban en el texto. La relación existe, pero ni tiene la intensidad que ellos habían señalado, ni el 90% de la ratio deuda/PIB es un límite significativo para dicha relación. Los autores utilizaron arbitrariamente algunos datos y se equivocaron en las fórmulas volcadas en la hoja Excel que usaron para el artículo.

La chapuza de Reinhart y Rogoff ha sido el tema económico de la semana. Krugman ha aprovechado para sacar todo su arsenal de crítica a las políticas de la austeridad. En España, José Carlos Díez publicó un acertado análisis en Eldiario.es y hasta Luis Garicano en Nadaesgratis, blog generalmente poco amigo de las políticas expansivas, ha cargado contra el artículo y, de paso, contra los desastrosos efectos de la austeridad. Un buen resumen del debate se puede encontrar en el fabuloso blog economía en dos tardes.

En realidad, llueve sobre mojado. El error de Reinhart y Rogoff complementa el mea culpa lanzado por Blanchard en enero de este mismo año, cuando reconoció que había infraestimado el valor de los multiplicadores fiscales que daban base a la política de consolidación fiscal. El propio Fondo Monetario Internacional, en la reunión de primavera con el Banco Mundial que acaba de terminar, alertaba de que las políticas de austeridad indiscriminada están condenando a Europa a un largo período de atonía económica.

Equivocarse es humano. Dejarse cegar por la arrogancia y no contrastar resultados empíricos, tristemente también, y los economistas son seres humanos, no adivinos ni profetas. Lo que empieza a no tener perdón posible es no rectificar las acciones que se derivan de estos fundamentos erróneos. Sin embargo, y hasta la fecha, la Comisión Europea no ha analizado los efectos que, sobre su política, tiene el reconocimiento de dichos errores. Todo hace suponer que, en contra de toda evidencia empírica, la política europea de recortes y austeridad seguirá su rumbo, sin ningún tipo de reconocimiento ni rectificación. Bien al contrario, en el castellano dicho de “sostenella y no enmendalla”, los jinetes de la austeridad se refuerzan en sus posiciones, haciendo caso omiso a las voces, cada vez más numerosas, que piden un cambio en la orientación de la política económica en la eurozona.

La conclusión es inquietante. A la vista de estos resultados, cabe preguntarse honestamente qué grado de solidez científica tienen los fundamentos intelectuales de las políticas de austeridad que tanto sufrimiento social están generando. La respuesta es evidente: muy débil. Los economistas “serios”, que se apoyan en la corriente principal de la teoría económica, deberían tomar nota de estos errores y acercarse de manera más humilde y menos soberbia a otras corrientes de la economía que no comparten sus postulados y sus premisas.

Cabe en cualquier caso preguntarse hasta qué punto las conclusiones de la ciencia económica guían realmente los objetivos de política económica o si, por el contrario, buena parte de la misma no tiene más fundamento que la pura ideología o defensa de intereses concretos. Si los resultados de la aplicación rigurosa de la ciencia económica no tiene efectos en la determinación de la política económica, el problema no es técnico, sino político. Si tras estos resultados, a todas luces incuestionables, la Comisión Europea y el Eurogrupo no cambian sustancialmente su línea de política económica, estaremos sin duda ante uno de los mayores escándalos intelectuales de la historia de la construcción europea.


2 Comentarios
  • 2 P. González 24/04/13 16:51

    Aunque confieso mi desconocimiento de los méritos profesionales de la señora Reinhart y el señor Rogoff, tengo la impresión de que se trata de un caso habitual de "profesional independiente" de casi toda evidencia, pero no de los deseos de quienes les propician el llevar una vida regalada y les jalean y publicitan sus méritos académicos. Es una especie que abunda en casi todos los campos del conocimiento. Y su "crianza" resulta muy rentable para sus promotores, ya que la publicidad encubierta es mucho más efectiva. Y las ruedas de molino que dichos profesionales (consciente o inconscientemente) "fabrican" resultan más creíbles. En cuanto a esperar que nuestros "amos" rectifiquen, un servidor lo hará comodamente sentado (por si acaso se demoran)

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 jucies 23/04/13 12:57

    en nuestro sistema capitalista TODOSE PUEDE COMPRAR... ABSOLUTAMENTE TODO... (incluyendo los estados, la ciencia, etc., etc., ) ...CON LA FINALIDAD, NATURALMENTE, DE QUE PRODUZCA SUS CORRESPONDIENTES BENEFICIOS...LO QUE QUIERE DECIR QUE TODO, ABSOLUTAMENTE TODO, PUEDE ESTAR AL SERVICIO DE LOS INTERESES DEL COMPRADOR... una vez metidos de lleno en este sistema ¿no parece excesivo rasgarse las vestiduras... ?

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre