Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Televisión pública

Lo público, lo nuestro


Publicada 15/06/2013 a las 14:46 Actualizada 15/06/2013 a las 14:55    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Los trabajadores de la televisión pública griega se resisten al cierre

En Atenas, los trabajadores de la cadena de televisión pública ERT, siguen en pie de guerra por el decreto de cierre y se organizan para resistir. La orquesta sinfónica de la ERT proseguía sus ensayos y ayer ofreció por tercera noche consecutiva un nuevo programa a los congregados en la sede de las instalaciones. Fuera, en la calle, ya son cientos las personas que se han sumado a las protestas.... Mientras, los 2.700 trabajadores despedidos luchan para mantener sus emisiones.

Algún día tendrá que acabar esta insoportable sangría de las imposiciones de Bruselas. El fundamentalismo pro austeridad que impulsa y vigila esa Alemania que no se deja auditar bancos, no sólo está empobreciendo el sur europeo, sino que ha aniquilado el proyecto común de una Europa solidaria y está empezando a socavar seriamente valores, derechos y fundamentos democráticos que debieran ser intocables.

El único resultado reconocible de la devastadora política de ajustes que llevamos años sufriendo es el reguero de renuncias a los que nos estamos viendo obligados los ciudadanos que la sufrimos: peor sanidad, peor educacion, oscuridad cultural...y ahora, derecho a la información.

La semana termina con el debate interno en el gobierno griego sobre la necesaria marcha atrás en la decisión de cerrar la ERT y con la simpática advertencia de Bruselas a Atenas: "Cuidado con el cierre, porque socava derechos fundamentales y va contra el Tratado de Amsterdam" . Simpática, porque es la exigencia de Bruselas de reducir antes de julio 3000 empleos públicos lo que ha llevado al gobierno de Samarás a esa ocurrencia antidemocrática de cierre radical y sin aviso. Las instituciones europeas o los organismos financieros internacionales disparan primero y preguntan o aclaran después, o hasta llegan a reconocer su error, como parece haber hecho el FMI con Grecia, tal es su inseguridad y desconcierto.

Lo grave son las consecuencias de esa incompetencia.

Cerrar una televisión pública es un ataque a los fundamentos esenciales de una sociedad democrática. El que una instancia "superior" exija recortes o que la Radiotelevisión despilfarre o este mal gestionada no justifica en absoluto que se prive de ella a los ciudadanos. Es una cuestión de principios: lo público es lo que nos hace solidarios como sociedad. La sanidad pública, la educación, los servicios sociales o las carreteras, son servicios públicos sin cuya existencia ninguna sociedad es verdaderamente democrática. Lo que hay que hacer con ellos no es recortarlos o eliminarlos, sino gobernarlos correctamente.

El problema de lo público no es que exista, sino que se gestiona mal. Y tanto nos hemos habituado a verlo así que hasta abrimos debates sobre sí debe existir o no cuando es evidente qué tipo de sociedad soportaríamos sin sanidad, educación, asistencia o medios públicos de comunicación: si todos estos servicios los prestasen únicamente empresas cuya legítima aspiración es obtener beneficio propio.

La Radiotelevisión pública es un derecho ciudadano y una obligación del Estado democrático. Una Radiotelevisión libre, plural y gestionada con criterios de eficacia que garantice su supervivencia para poder mantener su compromiso de servicio a los ciudadanos. Ese es el objetivo, la obligación. Lo malo es que no suele ser la realidad. Tan mal se gestionan los servicios públicos que todos terminamos asociando la idea de lo público con la mala calidad y en materia de comunicación además con la manipulación política.

Lo que hay que hacer es exigir rigor, criterio y transparencia, no la horca. Tomar conciencia de que lo público es lo de todos y su supervivencia lo que nos garantiza salud democrática.
Que no se cierre la televisión griega o las autonómicas o la española aquí. Que se gestionen como debe ser y que sus contenidos sean plurales y de servicio, también competitivos; pero que no desaparezcan ni siquiera "provisionalmente".

La crisis y sus excusas ya nos han quitado bastante. Que no nos dejen ahora sin voz. Es más, aprovechemos lo que esta semana ha decidido con nocturnidad y alevosía el gobierno de la machacada Grecia, para volver a plantearnos la necesidad de exigir que los medios de comunicación públicos no sólo lo sean de titularidad, sino de gestión, contenidos y servicio a los ciudadanos.



4 Comentarios
  • 4 Pmark 22/06/13 11:26

    Juanra, suelo estar de acuerdo contigo casi al 100%, pero aquí será al 99,9%. No estoy de acuerdo cuando dices que "Lo que hay que hacer con ellos no es recortarlos .... , sino gobernarlos correctamente". En la comunidad Valenciana, el recorte era necesario, era desmesurada la plantilla para una televisión autonómica. Y seguro que hay alguna más sobrepasada de personal. Creo que con lo público se debe ser especialmente austero y no disparar con pólvora de rey como han hecho en canal 9. Y cuando digo austero no digo roñoso....para tener buenos medios de comunicación públicos se necesitan buenos profesionales y bien remunerados, pero no equipos por triplicado cubriendo eventos.. Gracias por tus artículos. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 bilbaoxxi 20/06/13 10:58

    Gracias por la reflexión, Juanra. Hay que pelear por lo nuestro, como bien dices. Pero tenemos que generar la conciencia de que lo público es de todos, pero también de cada uno... Una sociedad que tiende al individualismo y al egoismo capitalista entiende mucho mejor la situación si la planteamos como una defensa de ese 'trocito' de radio, de hospital o de escuela, que pertenece a cada uno de nosotros. Reitero mi agradecimiento por tus artículos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Juvijui 18/06/13 08:44

    Estupendo articulo. Lo público solo necesita una buena gestión y se puede hacer mientras al frente se ponga a buenos profesionales y no al político de turno. Los ciudadanos tenemos que saber que todos somos los dueños y beneficiarios de todo lo que se paga con nuestros impuestos. Todos los beneficios de lo público deben repercutir en los ciudadanos. Los políticos son nuestros asalariados y por tanto debemos pedirles una buena gestión del Estado y sino....DESPIDO INMEDIATO!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 MUTX 16/06/13 18:12

    Muy bueno este articulo en contraste con otro que lei ayer en El Confidecial que pedia exactamente todo lo contrario. La desaparición de lo público, las pensiones publicas, la sanidad ública, la educación pública, etc., en definitivia la desaparición del Estado, sólo Ejercito y policia, garrote para todos y que no se subleven. Eso es lo que viene con el neoliberalismo. Aún estamos a tiempo de decir basta ya.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre