X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de voz

Señor Presidente: escuche y no hable por mí

Publicada 12/06/2014 a las 06:00 Actualizada 11/06/2014 a las 19:21    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 39

Excelentísimo Sr. D. Mariano Rajoy Brey
Presidente del Gobierno de España

En el día de hoy, miércoles 11 de junio de 2014, el Congreso de los Diputados ha decidido por abrumadora mayoría (299 síes, 19 noes y 23 abstenciones) aprobar la Ley de Abdicación por la que el actual Jefe del Estado, Juan Carlos I, será sucedido en el cargo por su hijo y heredero Felipe de Borbón y Grecia, que reinará en España bajo el nombre de Felipe VI. Y así será. Nada que objetar desde el punto de vista legal y del funcionamiento democrático. Pero…

Como presidente del Ejecutivo y del Partido Popular, usted ha afirmado desde la tribuna de oradores: “A ningún español le intranquiliza la abdicación". "Nadie cree que se abra una etapa de incertidumbre". "España permanece tranquila”. (Pinche aquí, página 5).


Sin ánimo de molestar y desde la humildad de ese “grano de arena que los más pesados artefactos, aplastándolo todo a su paso, no consiguen romper” (Jean Pierre Vernant), permítame que por una vez utilice la primera persona para hacerle algunas observaciones:

1.- Dice usted que “a ningún español le intranquiliza la abdicación”. No lo sé, y tampoco se me alcanza el método sociológico utilizado para afirmar tal cosa. No creo que haya podido hablar con todos y cada uno de los españoles, y tampoco sería prudente por su parte fiarse de los escrutinios demoscópicos de su querido, admirado y mejor pagado Pedro Arriola, cuyo pronóstico para las elecciones europeas sobre “los frikis” de Podemos venía a ser que su penetración en el electorado español equivaldría a la del budismo en Irlanda (en expresión de Hobsbawn).

2.- Dice usted que “nadie cree que se abra una etapa de incertidumbre”. Con todos los respetos, ahí se ha pasado dieciocho pueblos. Le diré mi conclusión, en absoluto científica y sólo basada en la comprobación directa y personal en la familia, en el entorno de amistades, en el restaurante habitual, en el tren de cercanías…No conozco a nadie que no crea que los españoles vivimos “una etapa de incertidumbre”. Es posible, claro, que Arriola haya preguntado en Irlanda.

3.- Dice usted que “España permanece tranquila”. Aquí habría que empezar por ponernos de acuerdo sobre el concepto de España, pero cabe suponer que se refiere a la ciudadanía, puesto que los espacios geográficos, como las estatuas, no están “tranquilos” ni “nerviosos”, y debemos conformarnos con que simplemente “permanezcan”. (Como decía Dalí, "lo menos que se puede pedir a una estatua es que se esté quieta"). ¿Está tranquila la ciudadanía española? Yo no me atrevería a asegurar que una colectividad con casi un 26% de parados, entre ellos el 55% de los jóvenes, y con 800.000 hogares sin ningún ingreso ni ayuda pueda “permanecer tranquila”. Es más, lo natural sería que estuviera al borde de un ataque de nervios.

Ahora ya muy en serio, porque el panorama no está para la menor broma. Usted, señor Presidente, que se ha indignado cuando miles de ciudadanos gritaban ante el Congreso aquello de que “no nos representan”, haga el favor de respetar la representatividad democrática que tiene, pero no hable por todos los españoles o, al menos, no hable por mí.

Soy ciudadano español, contribuyente, cumplidor escrupuloso de las leyes vigentes y quiero comunicarle que me intranquiliza la abdicación, que creo que vivimos una etapa de incertidumbre y que me cuesta muchísimo permanecer tranquilo.

No me refiero tanto a la abdicación en sí, sino a la gestión legal pero opaca y paternalista de la sucesión en la Jefatura del Estado, como ya expliqué, y perdón por la autocita, en un artículo anterior. (Pinche aquí). La incertidumbre es obvia para cualquiera que viva la realidad de este país, y con más motivo si tiene hijas o hijos para los que desea un futuro digno, si fuera posible incluso más digno que el nuestro. Como ciudadano, como español, como demócrata y como padre no puedo permanecer “tranquilo” mientras mi presidente del Gobierno habla por mí sin entender (al menos en apariencia) absolutamente nada de lo que está pasando.

Y lo que está pasando, señor Rajoy, es que un porcentaje significativo de la ciudadanía (no sé cuánto, quizás Arriola pueda estudiarlo) se declara muy harta de una forma de hacer política que se guía más por camarillas del poder, aparatos de partido e indicaciones de las élites financieras que por los intereses de sus votantes.

Señor Presidente: ya que se ha permitido hablar por mí sin consultarme (y créame, ahora mismo es sencillo consultar a la gente cualquier cosa gracias a la revolución digital), al menos no se autoengañe con el resultado de la votación y escuche la principal coincidencia que en el Congreso han mostrado todos los grupos parlamentarios excepto el suyo. Hace falta abordar una profunda reforma constitucional, que en el momento oportuno debería incluir el pronunciamiento del pueblo sobre la forma de Estado que prefiere, ya sea para elegir una república (que puede ser tan moderna y pacífica como Alemania o EEUU, ¡qué manía con Corea del Norte!) o para legitimar democráticamente a Felipe VI.

Ni las transiciones, por definición, pueden ser eternas, ni eternamente puede funcionar el mensaje del miedo para justificar el ejercicio del poder de espaldas a la participación ciudadana, que hoy exige vías más eficaces, transparentes y fluidas que no se limitan a acudir a las urnas cada cuatro años sin el menor control posterior sobre quienes traicionan su propio programa. (Siempre, por supuesto, en interés de España).

Atentamente,
Un ciudadano español

P.D. El señor Rubalcaba merece otra misiva, pero tiene gesto de que ya le aburre casi todo lo que pasa a su alrededor, así que me limito a sugerirle (también a Eduardo Madina, a Pedro Sánchez...) que lea atentamente los argumentos que han llevado a su compañero Odón Elorza a la abstención.



10 Comentarios
  • 39 scm 11/07/14 10:21

    muy bueno y gracias por representar la opinion de muchos creo, volvamos al periodismo fuerte y rebelde, ademas de bien escrito que era lo que pensbamos tenia que tener un periodista

    Responder

    Denunciar comentario

  • 38 Jaca1930 16/06/14 14:01

    Cualquier apostilla  al artículo, sobra. Claro, conciso y concreto. Sin otro título que el de otro "ciudadano español" , mi gratitud, Sr. Maraña.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 37 encafer 14/06/14 15:47

    Por mi tampoco hablan a mi nadie me a pedido opinión, esta es la manera que tiene de hacer política el gobierno. Como juan palomo yo me lo guiso,,,,,,,,,,,,,,,,

    Responder

    Denunciar comentario

  • 36 Dossy 13/06/14 19:05

    Como integrante de la ciudadanía "no consultada", tengo los mismas interrogantes. Gracias por las reflexiones.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 35 Bacante 13/06/14 17:25

    En qué quedamos, ¿pues no corremos tanto peligro de terribles atentados anarquistas, con la policía en estado de alerta?   Me sublevan.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 34 unbeing 13/06/14 16:55

    Bien Sr. Maraña pero para mi gusto un poco blando: 1) Rajoy se entera perfectamente de lo que está pasando. Lo que pasa es que: a) desprecia al pueblo (al que ve como un conjunto de personas de segundo nivel que por algo no han tenido éxito en la vida --loosers, que diría un anglosajón); b) no quiere perder sus privilegios que sólo se mantienen con favores al poder económico-financiero; c) y, como causa de todo. es un burócrata mediocre e ignorante (no es un insulto sino un dato: recuérdese su mención a su primo catedratico cuando hace muy poco trataba el calentamiento global como un "bulo" interesado). 2) Como consecuencia, la gestión de la abdicación no ha sido paternalista (esta palabra sugiere exceso de protección pero buena intención) sino claramente Mafiosa. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 33 MASEGOSO 13/06/14 11:11

    Gracias por esta lanza puesta en el nombre todos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 32 Mesoncillo 12/06/14 23:57

    Hablando de consultas a los ciudadanos; se me ocurre pensar que no estaría de más que nuestro futuro rey preguntara a su tío, el de Grecia, que hizo cuando él se encontró en las mismas circunstancias después de ser rey, como heredero que era de su padre. Creo que en la historia está que consultó a los griegos y éstos democráticamente le dijeron que no más monarquía y siendo coherente con los deseos de los ciudadanos se marchó. La historia siguió de otra forma pero él quedó como un caballero, creo yo. Salud

    Responder

    Denunciar comentario

  • 31 mrosa 12/06/14 23:53

    Tiene mucha razón.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 30 LAIE 12/06/14 21:09

    Bravo, Maraña!

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    El Teorema de Aguirre

    ¿Soy el único que cree que Esperanza Aguirre no debería haber dimitido? ¿Me ha poseído el espíritu del hermano conservador de Marhuenda?
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Muerte de la vieja política

    Ya no hay 'Liberté, Égalité, Fraternité' para todos los franceses. La primera vuelta de las elecciones presidenciales deja un titular: Francia está harta de sus políticos, y mucha letra pequeña que escrutar.
  • A la carga Ignacio Sánchez-Cuenca Ignacio Sánchez-Cuenca

    “El tiempo nos dio la razón”

    Lo que ha quedado claro en estos meses es que el PSOE ha permitido con su abstención “responsable” que la democracia española transija con unos niveles de corrupción intolerables.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre