Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Muros sin Fronteras

Necesitaremos algo más que propaganda

Publicada 04/09/2014 a las 06:00 Actualizada 04/09/2014 a las 15:28    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Imagen del video difundido este martes por Estado Islámico que muestra al periodista estadounidense Stephen Sotloff antes de ser ejecutado.

Imagen del video difundido este martes por Estado Islámico que muestra al periodista estadounidense Stephen Sotloff antes de ser ejecutado.

EFE
El asesinato del periodista estadounidense Steven Sotloff, el segundo en dos semanas tras James Foley, demuestra que el Estado Islámico de Irak y Levante (ISIS) autoproclamado Estado Islámico o califato, sabe lo que hace; es el dueño del tempo y del calendario. Con la decapitación de los civiles (es lo que somos los reporteros) extranjeros que mantiene secuestrados, el ISIS busca lanzar un mensaje de fortaleza y audacia, de ser capaces de desafiar a EEUU. Su destinatario no son los Gobiernos occidentales, sino los miles de yihadistas potenciales en Europa y EEUU. También demuestra que los bombardeos les hacen daño. Cada uno lucha con sus armas.

Los vídeos (de los que no mostraremos ni una décima de segundo) son la clave para conseguir voluntarios entre los jóvenes musulmanes desarraigados en Francia, Reino Unido, Bélgica, Italia, España, etc. Estos asesinatos han servido para elevar la amenaza, hacerla más creíble ante la opinión pública. En ese ambiente de confusión y perplejidad, surge el primer ministro británico David Cameron para anuncias medidas contundentes contra el peligro islamista, como quitar el pasaporte a los sospechosos. 

Otra vez dilapidando valores, la presunción de inocencia y el equilibrio entre poderes para atajar un peligro real, pero cuya solución dista de ser solo militar. La lucha contra quienes no respetan las reglas de la guerra exige imaginación y mucha paciencia. Es una batalla a largo plazo. La realidad a corto plazo es que no hemos entendido el mensaje ni el problema.



Antes de la guerra de Irak, la de 1991, se nos dijo que Sadam Husein tenía el cuarto Ejército más poderoso del mundo. Nos los creímos y vivimos con incertidumbre la Tormenta del Desierto como si fuera una batalla entre casi iguales. Fue un éxito de propaganda porque se trató del combate entre un peso pesado y un pluma. La expulsión de Kuwait y el colapso de las defensas iraquíes fue automático, apenas dos días de ofensiva terrestre. Un ejemplo de lo mal que resiste la propaganda el paso del tiempo es este vídeo de la BBC.



Cuando un cuento tiene éxito, el autor tiende a autoplagiarse. Sucedió en marzo de 2003 en la invasión de Irak, en la guerra contra lo que quedaba de aquel ejército inflado por las mentiras. ¿Recuerdan los meses previos con el asunto de las armas de destrucción masiva capaces de alcanzar Londres en 45 minutos

Hubo resistencia en Nasiriya, un poco en el aeropuerto de Bagdad y poco más. Fue otro paseo militar, era lo previsto. Desde Vietnam se agrandan los enemigos para mejorar el historial: Panamá, la isla caribeña de Granada, Gadafi. etc. Lo imprevisto en Irak vino después: la incompetencia supina en el ejercicio de la ocupación por parte de los hombres de Bush. Pero de ese asunto ya he escrito en esta página.

El párrafo anterior solo sirve para sugerir que es posible que los cuentistas estén repitiendo la exageración en el caso del ISIS. El Pentágono sostiene que se trata del mayor peligro desde el 11-S. Ya hemos olvidado a Husein, incluso a Vladimir Putin, a quien los más conservadores le han puesto en la lista de la Guerra Fría 2.0. Somos incapaces de manejar dos propagandas simultáneas. ¿Estamos ante una nueva operación para distraernos de las preguntas esenciales: qué ha fallado, de quién es el petróleo?



Las soluciones reales exigen medidas reales, paciencia y un tiempo de cocción que no entiende de periodos electorales, ni de rédito de votos. Apenas sabemos nada de los jóvenes desencantados de segunda y tercera generación que habitan en nuestras ciudades. Hablamos de una minoría que se radicaliza y vendemos el asunto como si fueran todos, estigmatizándolos. No comprendemos el paso de joven harto, como todos los jóvenes y no tan jóvenes, a yihadista en Siria o Irak. ¿Cómo vamos a evitarlo? Hemos sacado a pasear todos los adjetivos conocidos. El favorito es "terrorista", dícese de una persona que usa el terror en contra de nuestros intereses. No debe confundirse con 'freedom fighter', que es una persona que usa el terror en favor de nuestros intereses.



El ISIS es terrorista pese a que no está claro si reciben financiación de países considerados amigos. Lo explica la BBC en esta pieza titulada Islamic State: Where does jihadist group get its support? Nadie duda de que el comportamiento del ISIS es tan brutal que hasta Al Qaeda les considera extremistas. Amnistía Internacional les acusa de limpieza étnica, algo que está claro en Irak.

Otro de los problemas de fondo es que no sabemos nada del islam; sería más útil estudiar en la escuela la Historia de las Religiones, que empeñarse en la obligatoriedad de una que se puede aprender en la iglesia. Ellos saben más de nosotros que nosotros de ellos. Esa tara limita la lucha contra los extremistas. El escritor Bernard Lewis, un venerable arabista que se disparó en los pies al apoyar la estrategia de George W. Bush y sus neocons en Irak, tiene un libro extraordinario que debería ser de lectura obligada para nuestros líderes: El lenguaje político del Islam.

Un ejemplo: en Europa y en las Américas las revoluciones son verticales, de abajo-arriba; en el mundo islámico son horizontales, de los extremos al centro. Lo que pretende el ISIS es conquistar el centro. El califa Al Mansur ordenó construir una ciudad en el centro de su imperio y la construcción de su palacio en el centro de la capital. Bagdad es la madre de todos los símbolos.

El ISIS se alimenta de los errores occidentales, y tiene el almacén lleno de afrentas. La esperanza, más allá de la fuerza, está en la Historia y la Biología: todo nace, crece y muere: el ISIS tenderá a expandirse más allá del límite su incompetencia. Quizá ya lo ha hecho y las exhibiciones de fuerza son muestras de debilidad.

Hay otro libro que ayuda a entender las religiones, se llama Tratado de Ateología, es de Michel Onfray. El arranque es muy bueno, ayuda a distinguir entre el musulmán piadoso y el terrorista. El terror no está en su libro sagrado ni en la nacionalidad; los delitos los comenten las personas, no los pueblos ni las razas.

Sobre el trabajo de los periodistas que van a guerras, les recomiendo la lectura de este texto de Anthony Feinstein, del The Globe and Mail, el periódico para el que trabajaba James Foley: In harm's way: Why war correspondents take risks and how they cope.


6 Comentarios
  • 6 dudasygrises 05/09/14 17:18

    Y la batalla ideológica se libra en todas partes. Ver links de "Zeit" y "Frankfurter Allgemeine Zeitung" sobre patrullas islamistas (policía de la Sharia) en la ciudad alemana de Wuppertal. ¿Para qué tanto esfuerzo si en parte de Alemania todavía están prohibidos los bailes en Semana Santa.....? ¿Es una lucha de iglesias? Conmigo que no cuenten. Humanistas y ateos del mundo... ¡¡frenemos tanta estupidez!! La religión como asunto personal me parece respetable, como norma social, no. Ninguna religión.  http://www.zeit.de/gesellschaft/zeitgeschehen/2014-09/scharia-polizei-wuppertal-salafisten http://www.faz.net/aktuell/politik/inland/salafisten-in-deutschland-islamisten-ziehen-als-scharia-polizei-durch-wuppertal-13137196.html

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 sanciro 05/09/14 11:25

    Los pasos de la propaganda: (i) crear al enemigo; (ii) convencer de que quiere hacer daño (a pesar de cualquier evidencia contraria); (iii) inflar (por no decir, mentir) su cpacidad de hacer daño ; (iv) obviar los hechos a posteriori (ni el ejercito de Sadam era el cuarto mas poderosos del mundo, ni Sadam tenía armas de destrucción masiva; (v) obviamente, nunca pedir disculpas por las mentiras dichas y las consecuencias ocurridas; y (vi) cuando se tenga necesidad de legitimar ya otra guerra/intervención, coger a los mismos portavoces que mintieron anteriormente para legitimar ya otra intevención contra un enemigo que amenaza con acabar con nuestra civilización.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 dudasygrises 04/09/14 23:51

    Una cosa es el respeto a las personas. Otra cosa es negar nuestra propia lucha en nuestro ámbito cultural contra la religión institucionalizada. Desde mi ámbito cultural y desde mi condición de mujer, solo puedo defender la Ilustración, el Siglo de las Luces. No puedo ni quiero simpatizar con retrocesos, vengan del ámbito cultural que vengan. Me niego a retroceder. Con los mínimos avances que hemos logrado las mujeres. Con lo dura que ha sido la batalla. Dejémonos de simpatías pseudoinfantiles. Si a las diferencias culturales no discriminatorias. Si al enriquecimiento mutuo. No al retroceso por complejos y a las consiguientes simpatías románticas y acríticas. Ni el Vclero rancio ni Hamas. No gracias, a ambos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 dudasygrises 04/09/14 23:44

    Buen post. Es muy importante advertir prudencia ante los hooligans que por amenazas no probadas ni confirmadas, ideológicas quizás, llaman a la guerra. Estamos celebrando el centenario de la Gran Guerra. Recuerdo mi visita al Museo de la Gran Guerra en la ciudad dividida de Gorizia/Nova Gorica. Ese "nunca mas" me enterneció. Con lo que vino después. Y no escarmentamos. Cierto que desconocemos al "enemigo". Pero también es cierto que hay un romanticismo peligroso en los apoyos ignorantes. En los medios españoles nunca se mencionó que las mujeres que apoyaron la famosa "Flotilla de la Libertad" de apoyo a Gaza, en el 2011, eran encerradas por las noches por aquello de la separación de sexos. Lamentablemente en España no era tema. ¿Por romanticismo? ¿Por ceguera? ¿Porque no chocaba mucho con el machismo patrio? ¿Por síndrome de Estocolmo en el caso de las mujeres? 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Maria garcia 04/09/14 16:44

    En Alemania y en EEUU, segregan pronto a superdotad@s..Se nota porque el nivel intelectual de una mayoría permanece inalterable.  Y consigue aunar la inteligencia con la pobreza espiritual..No es casualidad que esos dos nos gobiernen con mano de hierro.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Maria garcia 04/09/14 13:16

    La pregunta sería: Como se paga a los asesinos a sueldo. Sin pobreza extrema, salen caros. En inglés se llama Escort al hombre que vende su sexo. Que Fino. Cómo podran los ejercitos suministrar sexo a hombres y mujeres militares con libertad de opción?? Se dejaran violar los tios? Si este pago milenario cae, tambien lo hara la guerra...

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre