Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El vídeo de la semana

Escenas de inaceptable violencia cotidiana


Publicada 25/10/2014 a las 06:00 Actualizada 25/10/2014 a las 19:50    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Escenas de inaceptable violencia cotidiana

Este vídeo ha destapado lo que era un secreto a voces: las peleas de perros en Alzira (Valencia) y toda la comarca.

El vídeo es sólo la excusa. La saña con que se enzarzan los dos animales azuzados por unos bípedos que parecen disfrutar de la tortura mutua que se infligen los perros revuelve la entraña de cualquier ser medianamente sensible. Pero me temo que no de todos los que ven la imagen.

No es la noticia de la semana, del mismo modo que ha pasado sin apenas recorrido mediático –o al menos el que creo que se merecía– la agresión a los adolescentes homosexuales de Caravaca, o la creciente presencia de muchachos muy jóvenes en las listas de maltratadores. Hay una violencia contenida pero evidente en muchos comportamientos públicos y privados que brota de vez en cuando en sucesos capaces de alcanzar el río de las noticias, pero que se mantiene a diario, constante y activada aunque no llegue a los titulares. Esa violencia que se manifiesta en el estigma al diferente: el negro que viene de la pobreza a quitarnos lo nuestro –el otro día algún medio de la neofalange informativa alertaba ya de la posibilidad de que los emigrantes que saltan la valla de Melilla fueran a traer el ébola–, el maricón o la bollera que no se ajusta a las normas del grupo y hay que dejar fuera, el minusválido que molesta porque hay que empujar la silla o echa babas. O la más común, de controlar a la chica porque la he visto mandar guasaps a escondidas, y “cómo no voy a saber yo con quién se comunica”, o el “cállate guapa que tú de esto no sabes”…

Ahora, así leído, sí, nos chirría y hasta desasosiega. Pero lo cierto es que lamentablemente empieza a ser ya tópico que estamos aceptando socialmente un grado de violencia que deberíamos estar combatiendo con determinación hace ya bastante tiempo.

Me preocupa mucho como ciudadano que adolescentes apedreen a otros de su edad por ser diferentes. Me inquieta que sean jóvenes los que, como se ve en el vídeo, disfruten con la tortura de animales para sacar dinero en una apuesta ilegal e inmoral. Me sobrecoge que chicos que no llegan a los veinte años sometan a sus parejas a presiones y dictadura perfectamente equiparables a los usos de sociedades decimonónicas o hasta medievales.

Todo eso está pasando en una atmósfera de violencia institucional física, como sucede con los emigrantes de Melilla o los desahuciados, y moral, con políticos corruptos, banqueros salteadores y partidos cómplices, pero que ni nos exime ni nos aleja de nuestra responsabilidad individual y social ante esa realidad de violencia cotidiana por mucho que se manifieste sobre todo entre quienes más están sufriendo la crisis.

Ya se que Ciudad Juárez está lejos, que aquí se puede salir a la calle y pasear de noche por el centro de las ciudades con riesgo mucho menor que otros países europeos y, desde luego, de otros continentes. Pero precisamente por eso debemos estar más atentos a esa violencia soterrada cada vez más viva, y me temo que más de eso que los técnicos llaman “estructural”. Como padres, como ciudadanos, como personas que aspiramos a un mundo mejor a pesar de quienes lo gobiernan, no podemos eludir nuestra responsabilidad en evitar, denunciar y buscar el máximo castigo para todos estos comportamientos inaceptables. Y aprender a verlos desde sus primeras manifestaciones y entre nuestra gente más cercana.


3 Comentarios
  • 3 manolo74 01/11/14 09:35

    Excelente análisis, esto se parece cada vez mas a la ley de la selva y mientras unos hacen gala de una doble moralidad, otros ya (y cada vez mas) no se molestan ni en disimular todos estos lamentables comportamientos. Concienzar y educar desde bien pequeños me parece fundamental pues detrás de muchas de estas situaciones lo primero que hay es ignorancia.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 losdel38 26/10/14 20:19

    .....Un asesino de estos de sargento con el SSantisimoFranco.        Un asesino como estos en el tribunal de la Santa Inquisicion             Un asesino como estos en cualquier religion con algo de mando.......Eso si todos les daran las                 gracias a Dios.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Raúl Suárez 25/10/14 19:22

    La única especie en el Reino Animal que disfruta haciendo daño al ecosistema y los que viven en él es la del ser humano.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre