Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El vídeo de la semana

Cambiar o no cambiar, en eso estamos

Publicada 22/11/2014 a las 12:02 Actualizada 22/11/2014 a las 14:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

La España inmortal termina la semana con dos despedidas ilustres: a la duquesa de Alba y a Isabel Pantoja. Líbreme el buen juicio de equiparar el adiós de un personaje histórico de reconocido y reconocible mecenazgo cultural y relevancia social, como doña Cayetana, con el encarcelamiento de la tonadillera que delinquió con su exmarido. La vida de alguien tan ilustre como la duquesa de Alba no es ni siquiera comparable con la libertad de Isabel Pantoja, pertenecen a dimensiones vitales y sociales situadas a distancia. Pero la muerte de una y el ingreso en prisión de la otra han sido asumidos como tragedias por un considerable número de ciudadanos cuya emoción acaso refleje la pervivencia de esa España eterna, aristocrática y coplera que en los tiempos presentes tiene asiento y negocio en los ámbitos de información donde se cultivan las emociones fuertes.

Insisto, ambas noticias no son comparables, pero una mirada a los medios en general y a esos de la aún impropiamente llamada crónica social en particular, nos dará la medida de su paralelo discurrir.

Como tampoco es comparable el caso del impulso ilusionante de Podemos con la ilusión que despertó el PSOE del 82, o el recorrido histórico de Batasuna con la realidad que viven los de Pablo Iglesias en estos tiempos presentes. Y sin embargo, se me antoja que hay elementos comunes suficientemente presentes como para que también este escenario de la política nos permita concluir que algunas cosas en este país no cambian nunca.

Podemos empezó la semana con aire de triunfo después de la votación del domingo incuestionable desde el punto de vista de la formalidad y la innovación democráticas, pero a mi juicio inquietante por el “noventaporcientismo” del resultado final. Pablo Iglesias recorrió radios y teles, a excepción de TVE que no lo considera relevante, con estrenado tono de responsable político de largo recorrido y ciertas indefiniciones que se siguen y se seguirán manteniendo en tanto no perfilen un programa concreto de compromisos y soluciones. Pero hay que reconocer que se están esforzando por aparecer como responsables sin renunciar, de momento, a eso que algunos colegas llaman “populismo bolivariano”. En esencia yo aún no soy capaz de saber qué son y qué quieren, pero es innegable que han pasado de la calle a las urnas y de las proclamas a tener que definir programas. ¿No pedíamos a los del 15-M que ofrecieran alternativa?. Aquí la tenemos, pero no es sufiente. Como tampoco se valoró –y algunos siguen sin hacerlo– el hecho de que Batasuna pasara de propugnar y alentar la violencia etarra a entrar en el juego democrático, ofrecer alternativas y hasta ganar elecciones alejándose cada vez más de ETA. No les condenan, vale, pero ¿no les pedíamos en los tiempos duros que se distanciaran de los terroristas? Cuando lo han hecho, aún se les sigue estigmatizando. Y en eso seguimos, décadas después.

Como en los tiempos del PSOE ilusionante, allá por el 82. Entonces el cambio era urgente y necesario, pero venía en positivo, para avanzar. Hoy la ilusión de Podemos es decididamente negativa: más que avanzar en positivo se trata de cargarse a los que hay. Ahora bien, hay algo que sí evoca claramente aquella época y vuelve a subrayar lo de nuestra dificultad para cambiar: el mensaje de que lo nuevo y desconocido, si viene por la izquierda, nos arruinará. Aún recuerdo que desde el centro y la derecha entonces llamada nostálgica del franquismo, se dibujaba a los socialistas como bolcheviques con rabo y cuernos que nos quitarían la casa y arruinarían el país. Hoy no se ha renovado el mensaje y se pinta a Podemos como el Mal.

Lo nuevo inquieta, pero la innovación es el signo de los tiempos. Prefiero, también en política, confesar inquietudes y expresar reservas, pero dejar los juicios para los hechos. Más miedo me producen los corruptos de obra que los bolivarianos de palabra. Y aunque esta semana, que empezaron fuerte, termine con la inaceptable exigencia de un Iglesias que sólo va a una tele si habla por plasma y sin preguntas al estilo Rajoy, y las dudas sobre su productora y los trabajos de Errejón, me parece que el rigor y la prudencia siguen exigiendo calma, paciencia y atención porque ahí está pasando algo y la Historia merece un respeto. Salvo que aceptemos como inevitable que lo mejor que se puede hacer con ella es repetirla y seguir aceptando que aquí algunas cosas no cambian nunca.


1 Comentarios
  • 1 terrícola 22/11/14 17:00

    Es al presente corrupto al que hay que temer. Es al manejo de las eléctricas, que regalan 3.000 millones de euros a las grandes empresas, y encarecen el recibo mes a mes no dudando en dejar a parte de la población a la intemperie energética. En estas circunstancias, confiar en el futuro, es una obligación.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre