Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Desde la tramoya

¿Cuánto dinero se gana con los enfermos de hepatitis C?


Publicada 09/01/2015 a las 06:00 Actualizada 09/01/2015 a las 18:13    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 14

Observamos en los últimos días un drama tan sencillo como desgarrador: un grupo de enfermos de hepatitis le pide al Gobierno que suministre un medicamento. El Gobierno se lo niega. La acusación es grave: según los afectados, "el Gobierno deja morir todos los días a 12 personas con hepatitis C".

Los pacientes se han encerrado para reclamar el tratamiento y han concitado la atención de los medios y la solidaridad de la población. Algunos políticos de la oposición han aprovechado el escenario y se han implicado pronto en una competición para ver quién es más ocurrente. El verdugo a batir es único y nítido: el rácano e indolente Gobierno. La víctima, también es muy concreta: los enfermos que mueren y los que podrían morir. El drama resulta coherente con la idea tan en boga en los tiempos que corren: la austeridad, administrada sin pudor por los conservadores, mata. De hecho, eso mismo dicen los enfermos en las pancartas que enarbolan estos días.

Es fácil abonarse a tan sencilla explicación, pero la realidad es más compleja. Yo creo que, por muchas ganas que le tengamos al Gobierno, en esta ocasión deberíamos enviar nuestras reclamaciones, al menos con la misma intensidad que al Ministerio de Sanidad, a otro lugar específico.

Se llama Gilead Sciences y ocupó en 2014 el puesto 45 del ranking Bloomberg de las mayores empresas del mundo. Este último año ha sido excelente para la compañía, precisamente por el lanzamiento mundial de un nuevo tratamiento contra la hepatitis C, llamado Sovaldi. En sus documentos corporativos dirigidos a los inversores, Gilead da las cifras: en su primer año de funcionamiento, Sovaldi dio unos 10.000 millones de dólares a la compañía (8.500 millones en los tres primeros trimestres, la mitad de las ventas totales de la empresa). Gracias al Sovaldi, Gilead escaló 16 puestos en el citado ranking, situándose más cerca de las otras cuatro del llamado Big Pharma. La cotización bursátil de Gilead ha respondido en consecuencia. Todo gracias al nuevo tratamiento.

Quizá no tendríamos nada que objetar a que un laboratorio tenga pingües beneficios a cuenta de una costosa investigación que da lugar a una costosa patente y a un producto que parece casi milagroso (aunque los resultados del Sovaldi parecen ser menos espectaculares de lo que Gilead proclama). A fin de cuentas, también gana mucho dinero Bayer gracias a la Aspirina y no nos parece mal.

El problema viene cuando el precio del tratamiento es tan prohibitivo como estratosféricos los beneficios del laboratorio que lo vende, y cuando la pastilla va dirigida a millones de personas que sufren una enfermedad relativamente frecuente. Y eso es lo que sucede con Sovaldi, que cuesta más o menos mil dólares por pastilla, cien veces su precio de fabricación, según la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. En euros, el tratamiento completo viene a salir por unos 60.000 euros por paciente, que es el precio fijado por Gilead para España. La Plataforma de Afectados por la Hepatitis C pide que Rajoy ponga 800 millones en el presupuesto del Estado de 2015. No somos los primeros en tener este debate. En Estados Unidos el Congreso está estudiando el asunto de Sovaldi (y de otro tratamiento de Gilead, también contra la hepatitis, llamado Harvoni). En el Parlamento Europeo también se ha tratado y ha habido polémica con el precio en medio mundo.

Las típicas justificaciones del Big Pharma en estos casos son el alto coste de la investigación y de los procesos de patente. Pero en este en particular el precio es a todas luces exorbitante. La prueba de ello es que Gilead ha acordado con siete fabricantes de genéricos de India que podrán producir el medicamento sin marca para 91 países en vías de desarrollo, a cambio de un royalty. El precio será de 10 dólares, un 1% del precio en el primer mundo. Y a Gilead no se le ha caído la cara de vergüenza, pero sí le caído (al menos) una querella en Estados Unidos.

Por supuesto, la mayoría de la gente no cuestiona lo que ve en la televisión referido a las enfermedades y sus tratamientos. De pronto empezamos a ver noticias en la televisión sobre un preocupante repunte de la obesidad infantil, una extraordinaria y hasta ahora oculta incidencia de la disfunción eréctil, una nueva afección en nuestros niños y niñas llamada déficit de atención, o el increíble efecto relajante de los tratamientos con litio para casos de trastorno bipolar ... Hubo otra época en la que parecía que uno no podía vivir sano si no tomaba una cucharada de calcio al día o una pastilla de vitamina C. Si nos lo cuentan en el Telediario, pensamos, será verdad.

Pero lo cierto es que casi siempre detrás de esas noticias hay un laboratorio farmacéutico, una cara agencia de relaciones públicas, una estrategia de generación de atención pública, y mucha, mucha discreción. Y casi siempre hay también un uso invisible de asociaciones de pacientes y de sociedades médicas financiadas por el propio laboratorio.

Por supuesto, Gilead no es una excepción. En la propia web de la compañía se publican las contribuciones de cientos de miles de euros que la compañía pone en manos de esas asociaciones de pacientes, con fines, se supone, solo filantrópicos. Tampoco habría nada que objetar si la cosa no fuera tan fácil de corromper. Pero la relación entre los diversos actores implicados es casi siempre muy promiscua: los riquísimos laboratorios farmacéuticos que invierten en relaciones públicas lo que no pueden invertir en publicidad de masas; los venerables y vulnerables médicos y científicos muchas veces proclives a aceptar de su mano un iPad o un cheque para investigar; las asociaciones de pacientes más o menos espontáneas, pero siempre pobres y agradecidas del apoyo que puedan prestarles las empresas; y las agencias de relaciones públicas, que saben que los laboratorios son excelentes clientes, siempre dispuestos a exagerar las cifras en sus "campañas de concienciación" y a financiar a los pacientes para que hagan el trabajo de calle que estaría feo o raro que hicieran las propias farmacéuticas.

Con mucha frecuencia, todos ellos coinciden en un mismo objetivo: el incremento del suministro de un determinado tratamiento. Y también casi siempre el precio es lo de menos si se trata de un tratamiento vital y quien paga es el Estado. Yo no sé si con Gilead y Sovaldi está pasando esto mismo: una coincidencia del sufrimiento de los pacientes con la ambición del laboratorio, para que se acepte un precio tan alto.

Pero sí aseguro que Gilead estará encantada mientras las manifestaciones y los encierros no se produzcan en las puertas de sus propias oficinas, sino en hospitales y centros públicos, para reclamar que el Gobierno pague esa cifra indecente que factura por Sovaldi. Y cuantos más pacientes lo reclamen, más ruidosa sea la petición, más políticos pasen por allí y más se concentre el cabreo en el Gobierno, más subirá la cotización del valor estrella del año y más satisfechos estarán los inversores de Wall Street, a los que, por supuesto, les importa una mierda el sufrimiento de unos enfermos españoles durmiendo en un saco de dormir para pedir una pastilla que para ellos es vital.


10 Comentarios
  • 14 AmErICaNo 10/01/15 18:59

    Antirrouco tus razones son de peso y cuanta razón tienes en cuanto a las influencias. El enfermo no necesita explicar sus razones le avala la vida que es la única razón incuestionable, absoluta. El ministerio de sanidad y por tanto el gobierno debe procurar la medicina que puede salvar la vida de sus gobernados. Si hay abuso de monopolio de algo tan necesario para su salud como estas sustancias, que actúe con firmeza y con el respaldo de casi toda la población expropiando la patente y poniendo en marcha su fabricación como genérico para evitar la muerte de sus ciudadanos. Es la única salida digna, que les honraría y que se establece en el artículo 43 de la constitución. Salud y decisión. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 Antirrouco 10/01/15 17:42

    Bien: la multinacional farmacéutica es , según entiendo, la primera y única culpable del problema. Pero la realidad es que en España se mueren doce personas al día y tenemos un tratamiento con más altas cotas (95%) de erradicar el virus. El quid ahora y aquí está en los responsables de Sanidad. O es que no nos sustraen del sueldo ...va en el cargo la dignidad y el derecho de estos enfermos a recibir este y los tratamientos que vengan. Dígame, Sr. articulista: si Ud. tuviera un hijo  cirrótico, ¿ hablaría así? Sí ...pues siempre uno tiene nodos de influencias y algún amiguete hepatólogo cursaría su autorización para recibir el antiviral. Por la vida y por un hijo, como dice alguna popular madre, mato...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 mabe 10/01/15 08:37

    El gobierno va a destinar en 2015,  125 millones para combatir la Hepatitis-C., una miseria en comparación con las cifras de compras de material militar, que no está demostrado que sea tan necesario como curar a enfermos a los que ya condena de antemano. Sobre la conciencia del Rajoy tales muertes.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 hartodjetas 09/01/15 23:20

    ¿Y Pedrito Sánchez, líder del principal grupo de la oposición (?), no tiene nada que decir al respecto?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 tartessos 09/01/15 23:00

    Esto es asesinato selectivo, sus señorias no tendran problema para comprar el medicamento o pedirlo a un amigo, si alguno tiene la desgracia de tener la hep. C. Alonso creo que superaras a la Mato. En Andalucia tambien hay plataformas de afectados por la Hep. C que no reciben el medicamento, lo cual quiere decir que Susana tampoco se lo da a todos los afectados y despues se le llena la boca de que aquí las cosas se hacen de otro modo que los del PP. Del Sr. Valderas no he oido nada sobre el tema, solo que quiere ir al Sahara y la Susana no lo deja como consejero de la Junta.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 losdel38 09/01/15 21:23

    ...Seria muy interesante saber donde esta las  Oficinas de, Gilead y las Oficinas del PPadrino.       Sr. Rajoy ¿...Cuanto nos costo traer al cura con el Ebola ?       

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 fpprim 09/01/15 17:49

    Exorbitante es sin h intercalada y ranking se escribe sin acento. ¿tanto le costaría pasar el corrector ortográfico cunado escriba? ¡Cada vez escribimos nuestra lengua peor, pero verlo en un periódico es muy triste y causa mal ejemplo! Por lo demás el artículo es muy interesante. Muchas gracias por sus reflexiones.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Laniebla 09/01/15 13:27

    Hay una pelicula llamada REPO MEN el argumento es sobre una empresa que fabrica organos y los vende a plazos. Te los implantan y pagas cada mes pero el impago hace que vengan unos recuperadores te los quiten y te dejen muerto en el lugar donde te encontraron. Si, es ciencia-ficcion pero el resultado es el mismo la gente muere. ¿Cual creo yo es la solución? Pues para eso estan los gobiernos y las constituciones. Para que velen por nuestros derechos. Nadie dice que estas empresas tengan que regalar los medicamentos, pero el sentido comun nos dice que si quieres un coche de lujo, sera porque puedas pagarlo, pero un enfermo que necesita un medicamento para vivir no tiene opciones. Estas empresas son rastreras ya que su producto tiene la venta garantizada no tiene que hacer caras campañas publicitarias para convencerte, por desgracia la clientela la tiene asegurada. Y por cierto la realidad a veces supera a la ficcion....fijense en los desahucios...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 AmErICaNo 09/01/15 13:15

    Estoy de acuerdo en casí toda la exposición del artículo. Cuantas mas voces y mas visiones diferentes se sumen a este desgobierno mejor. Lo que creo que debería plantearse es la propuesta de UPyD y también de PODEMOS que pone el foco en la farmacéutica buitre que es quien verdaderamente genera el problema sin olvidar la falta de visión y respuesta del ministerio de sanidad. EXPROPIACIÓN DE LAS PATENTES.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 TURBITOPSIS NUTRICOLA 09/01/15 11:54

    Parece que este gobierno no va a poder dar una respuesta satisfactoria en poco tiempo...así que si yo estuviera enfermo, había cogido un billete para India y me había hecho acompañar con un médico o algún técnico con contactos en India, y me había ido allí a comprar el Sovaldi a 700 euros para todos los pacientes que están aquí esperando en el callejón de la muerte. Es como una forma de "turismo Sanitaro", De vuelta a casa y una vez curados , pediría el reembolso a la SS y propondría cuantas querellas fueran necesarias por las defunciones que se han producido por la falta de acceso a un medicamento necesario para la vida. De todas formas el coste de un transplante (suponiendo que se encuentre uno compatible a tiempo de salvar a un paciente) son unos 70.000 euros según leí en un BOE de final de 2014, así que si España puede pagar un transplante , en principio tmb puede pagar un tratamiento que resulta un poco mas económico. Cada vez me quedo mas perplejo o es que hay + cosas raras.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre