Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Desde la tramoya

Nadie compra camisetas del árbitro

Publicada 16/01/2015 a las 06:00 Actualizada 20/05/2016 a las 18:11    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 52

Hay dos tipos de elecciones: de continuidad o de cambio. Ambas pulsiones –mantener o alterar el rumbo– son las más poderosas palancas allá donde hay campañas electorales democráticas. Lo mismo va a suceder en España en 2015, en los cuatro procesos que tenemos por delante.

Por supuesto, en las elecciones autonómicas que Mas acaba de convocar para septiembre, la gran decisión será si debe o no cambiar Cataluña para salirse de España. Pero me interesa ahora particularmente la decisión subyacente en las elecciones locales y autonómicas de mayo y las generales de finales de año.

Lo intuíamos y ahora lo sabemos: para garantizar su continuidad en los gobiernos, el PP apelará a la seguridad (económica y territorial), dándonos a elegir entre ellos o el caos. Desde la izquierda infraestimamos la fuerza de esa narrativa tan poco motivadora, pero tan eficaz, que viene a pedirle a la virgencita que al menos nos quedemos como estamos. Ya sabemos que eso, en el caso de Rajoy y de sus candidatos autonómicos y locales, supone renunciar a casi todo y aguantar que te acusen de inoperante, inane e indolente. Pero, en efecto, el miedo al coco funciona para que el niño se termine la sopa como el miedo al abismo funciona para un electorado tan doliente como el nuestro.

Podemos, por su parte, se ha hecho grande con el relato de cambio más demoledor. No hay que cambiar de partido, sino de “régimen”. “Es necesario un proceso constituyente, un nuevo sistema político. Los que están deben irse todos.” Es una llamada a la batalla, una toma de los palacios habitados por la casta por parte de la gente. Un canto de guerra autorreafirmante: “Sí se puede”.

La alternativa natural y más moderada al relato del PP debe proporcionarla, sin embargo, el PSOE, que ha gobernado España 21 años y, en algún momento, todas y cada una de las comunidades autónomas y buena parte de sus ayuntamientos. Por supuesto, para mucha gente que cree que el problema es sistémico, esa circunstancia es precisamente lo que le invalida. Pero la mayoría de los españoles no está por la refundación de la democracia sino por su reforma. Sánchez y el PSOE llaman a esa propuesta "el cambio con seguridad".

La dificultad de que existan tres fuerzas políticas por sólo dos relatos -continuidad o cambio- es que alguno de los partidos, cualquiera de los tres, tuviera que adoptar un poco rentable papel de árbitro de la situación, como opción que se supone equidistante, pragmática y fría con respecto a las otras dos. Si el hartazgo con respecto a la derecha se mantiene, el PP podría quedar como árbitro entre el Podemos y el PSOE. Si cuaja el cabreo revolucionario de Podemos, el PSOE podría tener la tentación de aparecer como árbitro entre involución y revolución. Y si el PSOE y el PP vuelven a pelear uno a uno como siempre, Podemos podría tener la tentación de moderar y adulterar su discurso de regenaracionismo radical.

Pero como nadie compra camisetas del árbitro, por mucho que se valore su actuación, es muy probable que, sabiendo que no pueden quedar en un tercer y "arbitral" tercer puesto, los tres partidos se afanen en centrarse en un único enemigo principal de entre los otros dos, y que peleen con él en una lucha encarnizada por defender su propio y genuino relato político.


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre