Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



EL VÍDEO DE LA SEMANA

De lo que no hay

 

Publicada 28/02/2015 a las 06:00 Actualizada 28/02/2015 a las 12:24    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 49

Gabilondo cita a Kant a modo de declaración de intenciones: “La honradez es la mejor política”

Un recinto lleno hasta la bandera, gritos de 'presidente' y mucho entusiasmo por un agradecido candidato que hoy ha pronunciado el primer mitin de su vida. Ángel Gabilondo fue ministro de Educación pero no participó en campañas y ni siquiera es militante del PSOE. Por eso les ha dicho a los socialistas, que "ser independiente" no es “ser indiferente” y que está comprometido con las siglas del partido. Como propuesta, Gabilondo se basa en las palabras del filósofo Kant para hacer su declaración de intenciones. “La honradez es la mejor política”, ha asegurado. Muchos aplausos, ni rastro aparente de la crisis de hace quince días. Todos han arropado al presidenciable para Madrid.

La cultura, como el criterio, no son moneda corriente en el paisaje político español. Hay un paisanaje ramplón y poco leído que a falta de conocimientos e ideas se refugia en la confortable disciplina de partido, y así que pasen los días y los años. Sé que es una injusta generalización, una mirada fugaz y superficial, porque en la tribu del castismo y en la del anticastismo hay elementos generosos y capaces. Pero también es innegable que no son suficientes para romper la mayoría y su influencia en nuestra vida cotidiana no es realmente trascendental.

El sistema de partidos con sus dependencias de los aparatos y el amiguismo interno, ha propiciado hasta ahora que los que lideran no sean normalmente ni los más capaces ni los más juiciosos. Así nos va y así nos ha ido. Hasta ahora.

El terremoto político presente y las incertidumbres futuras con las preferencias ciudadanas recolocadas, obligan a los que siempre han jugado la misma partida a pensarse nuevas estrategias y hasta nuevas cartas. Fueron incapaces de gestionar el cambio y el cambio les está gestionando a ellos. Pero parece que algunos están dispuestos a no dejarse atropellar y aprovechar el riesgo de la crisis para convertirla en oportunidad.

En la carrera electoral madrileña han surgido de repente dos figuras independientes y de perfil muy definido que parecen destinadas a dar un poco de brío al patio político y elevar el nivel medio de nuestros aspirantes a representación popular. Inteligentes, irónicos y comprometidos, es posible que hasta consigan que nos divirtamos y aprendamos en campaña electoral. Y hasta nos hagan albergar esperanza de que lo que se prometa se va a cumplir.

Le decía Aristóteles a su hijo Nicómaco que la política era el oficio más noble, puesto que se ocupaba del bien común. Como sé lo que está pensando usted, querido lector, no entraré en más comentarios sobre la vigencia o no de tal afirmación, pero permítame que a su estela exponga mi opinión de que en días como hoy si hay un oficio noble y generoso, ese es el de profesor. Forman, educan, iluminan y crean futuro por vocación, y su recompensa, dado el nada elevado reconocimiento económico que reciben, es la de hacer de quienes en ellos confían, personas más íntegras y libres.

Por esa razón las primeras impresiones ante el grupo profesoral de Podemos fueron para este escribidor positivas y esperanzadoras. El tiempo, sus palabras, alguna omisión y a estas alturas ya de la historia su indisimulada soberbia, les hacen, a mi modesto juicio, perder bastante fuelle. Y me malicio que no soy el único español que piensa así.

Pero la política siempre te da sorpresas, y he aquí que en Madrid y de manera creo que casual, se van a enfrentar por la parte izquierda de la tabla, dos profesores de excepción que pertenecen a la casta, sí, pero la de maestros comprometidos y valientes que son intelectualmente brillantes y leales a su tiempo y sus ideas; dos tipos inteligentes que hacen de la cultura su territorio y de sus conocimientos un bien común. He tenido el privilegio de conversar en la radio y fuera de ella en muchas ocasiones con Ángel Gabilondo y con Luis García Montero. El primero es un filósofo brillante, un catedrático de metafísica irónico y sabio, con esa sabiduría fruto del lúcido matrimonio entre lo vivido y lo pensado, que ejerce el sentido del humor como una eficacísima forma de resistencia y crítica. Es uno de los tipos más honestos que conozco. Tanto, que su candidatura está a punto de hacerme olvidar la cutrez del incidente de las cerraduras.

La honestidad es un rasgo esencial que, junto a su poderosísimo compromiso con la sociedad para la que vive y trabaja, comparte con Gabilondo Luis García Montero. Este profesor granadino, catedrático de Literatura Española, esa que él ejerce con el brillo de uno de los más grandes poetas contemporáneos, Premio Nacional de Literatura, tertuliano brillante y sereno, abanderado de la contrainjusticia, compañero de columna en esta portada de infoLibre, se ha lanzado de repente al ruedo sin más razón que la fe en una izquierda por la que se va a partir el pecho y la cara para que no termine de perder su identidad.

En realidad, ninguno de los dos necesitaba esto. Y si dan el paso es para cambiárselo a los demás, a todos los demás. Tengo la nada ingenua certeza de que si finalmente García Montero se decide a ser candidato y polemiza con Gabilondo, vamos a vivir debates como pocas veces se han visto por estos pagos: vivos, comprometidos, inteligentes…de altura. Y si ganan, cumplirán o se volverán a su casa.

Ironizaba Gabilondo hace poco en privado sobre la razón para dedicarse a la Metafísica: “Es que un día mi madre me dijo eres de lo que no hay, y empecé a investigar”. 

Aquí y ahora, en este tiempo y en nuestra política tanto él como García Montero son, ciertamente, de lo que no hay. Y espero que abran camino.


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre