Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El vídeo de la semana

De incertidumbres e impunidades

Publicada 21/03/2015 a las 06:00 Actualizada 21/03/2015 a las 10:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

De incentidumbres e impunidades

La policía registra la sede de Banco Madrid.

La impunidad es a la enfermedad colectiva lo mismo que la incertidumbre a la individual: la estimulan, aumentan sus efectos, propician que crezca o se expanda. Cuando convaleces, si te dejas vencer por la angustia de la incertidumbre no sólo te sientes más enfermo, sino que ayudas positivamente a que el mal se extienda. Si la enfermedad es social, colectiva, como lo es por ejemplo la corrupción, es la impunidad la que impulsa ese movimiento multiplicador. A más incertidumbre, más dolor; a más impunidad, más corrupción.

Una persona que se deja vencer por la incertidumbre está dificultando objetivamente su curación. Una sociedad que consiente la impunidad está aumentando conscientemente su propia capacidad de ser víctima de corrupción, abusos e injusticias.

El establecer este paralelismo entre lo individual y lo colectivo, evidentemente injusto porque las enfermedades individuales casi nunca son responsabilidad de sus víctimas y las sociales lo son casi siempre, tiene como único objetivo subrayar lo importante que es que consideremos seriamente que males como la corrupción o las injusticias son comportamientos socialmente insalubres que es tan necesario combatir y extirpar como si se tratara de enfermedades que afectan a la salud individual.

Una sociedad que no combate comportamientos corruptos es un cuerpo enfermo.

Por eso resulta especialmente grato la forma en que la Justicia primero y las otras instituciones del estado después, han actuado en el caso del Banco Madrid, una entidad de inversiones (“banca privada”), filial del andorrano BPA, sobre la que existen serias sospechas de que estuviera blanqueando dinero. A estas alturas, ya es sabido que el banco se va a liquidar, que sus directivos –tal y como fija la ley– no tendrán derecho a los 100.000 euros que el FROB garantiza a los depositantes, y que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía, la UDEF, va a investigar todos los movimientos de capitales de la entidad que pudieran resultar sospechosos. Y al parecer hay unos cuantos. Y algunos afectan a conocidos políticos y empresarios españoles y extranjeros.

A otro nivel, y en otro grado, pero en el mismo melodrama de corrupción, esta semana ha sido noticia la detención de Raúl López, el mayor empresario gallego del transporte. Tal y como cuenta este diario, el presidente del grupo Monbús, y otras nueve personas, yerno incluido, fueron detenidos ayer durante una operación que investiga delitos de blanqueo de dinero, falsedad, delitos contables y fraude a Hacienda.

En lo que va de año la policía ha desarrollado en España no menos de media docena de operaciones en Cataluña, Andalucía o Navarra, por citar solo tres ejemplos. En todas ellas, empresarios con buena conexión política y escasos escrúpulos han sido detenidos y acusados de evasión fiscal y blanqueo de capitales.

Evidentemente, en todos los casos, los actores de la trama se sentían protegidos en la oscuridad de los despachos y las entrelíneas legales, impunes en su acción individual y colectivamente tan delictiva como socialmente dañina. Afortunadamente, parece que las cosas cobran otra dirección. Hay, desde luego, una mayor conciencia y una cada vez menor tolerancia social hacia los ladrones de cuello blanco. Pero lo que más peso está teniendo ahora mismo para acabar con ese movimiento de intolerable impunidad es precisamente el carácter de realidad global en el que con frecuencia se apoyan estos delincuentes de cifras y altura. Si tú blanqueas capitales chinos de origen impreciso y aconsejas a dictadores cómo preservar su dinero seguro en tu banco, no deberá extrañarte que desde Estados Unidos se diga a un país que vigile lo que se está haciendo en otro del que un banco nacional es filial.

Hay que celebrar el fin de la impunidad como se celebra el alta en un diagnóstico médico. Y no debemos nunca dejar de pensar que en la medida en que pierda fuelle o se debilite nuestra conciencia colectiva frente a comportamientos privados o públicos vinculados a delitos o malas prácticas, seguiremos formando parte de una sociedad enferma.

Vigilar, exigir, denunciar…es nuestra obligación individual y colectiva. Aplicar y mejorar la ley, informar y actuar con determinación, trabajo inexcusable de los gobernantes democráticos.

La impunidad es nuestra incertidumbre. Perseguirlas y acabar con ellas la única forma de recuperar la salud.


6 Comentarios
  • 6 losdel38 23/03/15 16:43

    ...Lo primero es felicitar al Sr. Ramon Lucas.       Ya lo dije en cierta ocacion,Felipe Gonzalez,Con mayoria no saco la leyes para castigar a los chorizos. .De Aznar es logico que no sacara ninguna Ley para mejorar las Leyes y España a este fulano lo que le iba era Vender soldados a EEUU, Vender La Mezquita de Cordoba a una Iglesia Mafiosa.                 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 TOTOFREDO 22/03/15 11:22

    Con el Banco de Madrid, si no se mueven los EE.UU, hubieran seguido por los siglos de los siglos, amén, .........................como dirían estos que se denominan "católicos practicantes", y que no parecen haber entendido nada de lo que dice el evangelio).

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 pacoynietas 21/03/15 18:05

    Sr Lucas , enhorabuena, como siempre tan clarividente y didactico.  Los ciudadanos debemos ser mas vigilantes y exigentes con nuestros dirigentes. TAMBIEN DNUNCIARLOS, 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 arrossinat 21/03/15 16:49

    Estoy de acuerdo, Sr. Lucas, con las opiniones que expone en este artículo, siempre en contra de la impunidad. Pero, si usted me lo permite, echo de menos una mayor DUREZA en la crítica de ese CÁNCER que nos está destruyendo, y un MÁS ALTO TONO DE VOZ en la EXIGENCIA de nuevas leyes, mecanismos y medios de control para EVITARLA. Estamos viendo que, hoy por hoy, MUCHOS CORRUPTOS MISERABLES escapan a una AUTÉNTICA JUSTICIA, utilizando triquiñuelas legales de nuestro deficiente sistema legal y jurídico-ejecutivo (y conste que uno significativamente ambos conceptos por la vergonzosa contaminación que actualmente existe entre ellos). ¡Hay tanto que limpiar!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 gusalo 21/03/15 16:21

    Si he captado correctamente el mensaje, señor Lucas, me parece que el contenido peca de optimista. No está mal que se haya “pillado” al Banco de Madrid, aunque sea porque en este caso la iniciativa haya venido desde uno de los mayores responsables –al menos, por omisión– de la existencia de paraísos fiscales. Pero yo no daría a entender que se acaba la impunidad viendo en la calle a Bárcenas, a Blesa, a Rato..., viendo a dirigentes de la Agencia Tributaria al servicio del partido de Montoro, viendo los obstáculos que el el partido que dirige el conjunto ejecutivo-legislativo pone a los jueces no afines, viendo cómo se amontonan los papeles en los juzgados, cada vez con más tareas y los mismos –incluso, menos– recursos... En fin, señor Lucas, creo que aún es pronto para "celebrar".

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 El analista de Marilyn 21/03/15 13:02

    36 años de gobiernos, dedicados a construir, afianzar y expandir la impunidad de la plutocracia española. La impunidad de los herederos de Franco. 36 años dedicados a adueñarse de las instituciones. 36 años creando la economía a su medida. 36 años legislando para legalizar las trampas. 36 años para crear una casta judicial conveniente, sumisa y cómplice. A esa tremenda impunidad aún vigente pero podrida se desmorona ante nuestros ojos y los de todos el mundo. La Monarquía, el Bipartito PPSOE y las elites llamaron a esa impunidad, democracia. Las cloacas revientan de mierda, mientras, en la superficie, se ofenden si se les pita en un partido... (la hipocresía necesita imponernos respeto, estimado Manuel).

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre