Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Verso Libre

El sentido de la vergüenza

 

Publicada 29/03/2015 a las 06:00 Actualizada 29/03/2015 a las 12:29    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 16

La vida del ser humano y los hábitos de una sociedad son una negociación con el presente. Para comprender sus transformaciones conviene tener en cuenta la prisa implacable de la economía, las contradicciones ideológicas y el significado de los acontecimientos políticos. Pero como rompeolas de todas estas fuerzas que van a dar a un corazón particular, hay un sentimiento decisivo en las transformaciones: el sentido de la vergüenza.

Yo lo aprendí en la literatura. Seguro que otras experiencias servirán también de manual de pudores y que un médico en su hospital, un carpintero en su taller, un periodista en su redacción o un camarero en su barra habrán aprendido a vivir y sobrevivir gracias al sentido de la vergüenza. Porque sentir vergüenza propia y ajena tiene mucho sentido.

Benito Pérez Galdós supo poner a los poetas decimonónicos en situaciones vergonzosas ante los ojos de sus lectores. En una fiesta, en medio de un salón de alta sociedad, entre gentes movidas por los intereses más utilitarios de la época, el poeta era invitado a recitar por simple costumbrismo retórico. Ni su verbo florido, ni los movimientos de sus manos, ni los asuntos del poema tenían entonces nada que ver con el tiempo marcado por el reloj de las casas o con el aire respirado en las calles.

El sentido de la vergüenza es un mecanismo de vigilancia. En el caso de la poesía se extrema este pudor confesional y escribir significa valorar palabra a palabra no sólo aquello que se escribe, sino también qué lugar ocupamos al escribir, para quién escribimos o qué deudas se cobran y se pagan en los haberes de la tradición. Por sentido de la vergüenza Gustavo Adolfo Bécquer se alejó de la altisonancia de un romanticismo envejecido y condensó sus sentimientos en la brevedad natural y seca de sus Rimas.

Claro que detrás de las palabras hay una mentalidad, un pulso ideológico. Los críticos literarios pueden estudiar la síntesis de las pequeñas canciones líricas como una respuesta estética a la velocidad del mundo moderno. Quien se sube en un tren a mitad del siglo XIX no encuentra la forma de contar sus impresiones en la elocuencia de una narración minuciosa. Necesita la brevedad del instante, el chispazo depurado de un sentimiento. Pero todo eso lo comprendió Gustavo Adolfo Bécquer gracias a su sentido de la vergüenza cuando se vio fuera de lugar en medio de un salón de palabras huecas. Los poetas buscan formas distintas porque se niegan a dejar la poesía, pero –respetuosos con su verdad incierta– no quieren hacer el ridículo.

Ocurre igual en otras tareas, por ejemplo, en la política. Quien se ve en el compromiso de presentarse a una campaña electoral tiene un buen aliado en su pudor. Las urgencias electorales extreman las dinámicas de los comportamientos políticos. El estar sin estar, la foto ocasional, el codazo al adversario, el insulto, el autobombo, la mejor sonrisa, el ponerse de perfil, la promesa hueca, la seguridad falsa y el conocimiento superficial de los problemas se convierten en el pan nuestro de cada día.

Hacerse fotos es necesario. Uno va a los lugares para oír y apoyar, para enterarse de lo que le ocurre a un enfermo sin tratamiento, o a un sindicalista juzgado por su actuación en una jornada de huelga, o a unos jóvenes que se quedan sin becas y no pueden estudiar, o a unos compañeros que necesitan sentir el calor y el orgullo de militar en una ilusión política y no en un sótano de guerras internas. Uno se hace la foto, claro. Pero resulta necesario no perder el pudor que te hace dar un paso atrás, el paso que procura no ser el centro de la foto para no sentir la vergüenza de utilizar la enfermedad ajena, la precariedad ajena, la sentencia ajena, la militancia generosa de los otros como una operación de lanzamiento personal. La política que mira a los ojos de la gente pretende ser y estar con los demás, pero siente vergüenza ante la posibilidad de utilizar a los demás para beneficio propio.

La misma sensación de impostura se soporta al participar en debates que derivan en autoafirmaciones o desprecios tajantes. Uno sabe que dentro de todo “no” hay un “sí” y dentro de todo “sí” hay un “no”, y uno sabe también que las convicciones más íntimas rozan en alguna parte con la fragilidad, y uno además no soporta la violencia de despreciar o ser despreciado en el teatro de los malos modos. La vergüenza enseña que uno sólo puede comprometerse a no mentir. Eso de poseer la verdad absoluta es ya un privilegio que disfrutan únicamente los que no tienen sentido del ridículo.

Los poetas trabajan contra la retórica hueca para no perder la vergüenza. Cuando la política pierde el sentido de la vergüenza, la vida oficial se separa de la vida real y el espacio público se convierte en un asunto de palabrería. La necesidad de otra forma de hacer política nace así del sentimiento de vergüenza propia o ajena. Quizá sea eso la virtud republicana.


10 Comentarios
  • 16 ela 05/04/15 19:43

    Ela dice: toñi dijo; Cuando eligieron a G. Montero ya se habían ido los Pérez y Gordo, y la idea es regenerar o poner en marcha otra IUCM que falta hace.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 15 AmErICaNo 04/04/15 07:59

    Siempre inspiras con tanta claridad que sólo puedo agradecer tus generosas palabras. Salud, fuerza y decisión. Un sincero saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 14 Folgo 01/04/15 21:38

    Por primera vez tenía decidido NO votar a IU, hasta que apereciste, Luis. Desde entonces dudo. Mi sentido de la vergüenza me anima a no volver a votar al cortijo expplotado por El PPadrino madrileño y sus súbditos. Continuará. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 Artero 01/04/15 03:50

    Señor Montero, lo que dice en este artículo esta muy bien, pero no le encuentro sentido a lo que dice, mientrastanto, no le insufle esto y algunas cosas mas, a quienes le auparon a ser cabeza de su lista, gente esta poco recomendable, que no se conforman con haber hecho el daño que ya hicieron, si no que siguen causándoselo a IU. Hasta por su propio bien,no colabore con ellos señor Montero

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 Irenepaz 29/03/15 23:00

    Usted sabra señor Montero la  que hay liada en IU?. Asi contando por la prensa parece una desverguenza, ¿que intereses estan defendiendo algunos integrantes de IU Personales o de compromiso?.  

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 gusalo 29/03/15 21:04

    ¡Ojalá leyeran y asumieran el contenido de este artículo cada uno de los políticos al uso, sobre todo ahora que entran en campaña! En cuanto a usted, señor Gª Montero, sabemos que acertará y se equivocará (afortunadamente, no es de los que “poseen la verdad absoluta”), pero que nunca le va a abandonar su vergüenza de poeta: lleva toda la vida siendo auténtico y en compromiso con “la cosa pública”.  ¡Ojalá lo conozcan muchos electores de Madrid!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 isa54 29/03/15 20:41

    Me quito el sombrero con su artículo. Y muchísima suerte en su andadura por el filo de la Comunidad de Madrid al que le ha llevado, por ser buena, buenísima gente, su sentido de la vergüenza.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 Tolia 29/03/15 12:59

    Gracias por valorar la virtud republicana a la que alude en su, a mi juicio, excelente reflexión.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 toñi 29/03/15 12:51

    Esta muy bien el sentido de vergüenza, pero tenias que aplicártelo. Y digo esto por la forma que saliste elegido, y de quienes té auparon, como cabaza de lista, que son los mismos corruptos, del caso Bamkia, seguidores de Pérez y Cía. ¿Databas pensando ellos cuando has escrito el artículo?.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 para3 29/03/15 11:42

    Que buen retrato de Carmona. Aunque le siguen muy de cerca Esperanza y Cifuentes.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre