Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Diario de campaña

El voto más útil

Publicada 24/05/2015 a las 06:00 Actualizada 24/05/2015 a las 12:36    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 48

Este Diario de campaña sólo podía concluir en las urnas y, después de darle muchas vueltas y de descartar varios enfoques, he decidido pedir expresamente el voto. Por si a alguien puede interesar, y muy especialmente a ese 30% de indecisos que las encuestas han pronosticado hasta el final, quiero defender lo que considero el voto más útil.

He escuchado a Mariano Rajoy, a los principales candidatos del PP y a distintos representantes del poder empresarial y financiero afirmar que este domingo nos jugamos “la recuperación económica”, “la estabilidad” y “la seguridad”. He leído editoriales y titulares de periódicos que han martilleado en el mismo clavo hasta el último minuto: lo que hay o el caos.

Pero uno procura contrastar datos, y leer y escuchar también otras cosas, además de mirar a los ojos a la gente. Y si uno se esfuerza en el ejercicio, sorteando el ruido del discurso único, llega a la conclusión de que ese enunciado alarmista, machaconamente repetido, es una exageración manipuladora. Nos jugamos muchísimo este 24-M, pero en un sentido distinto al que pretende imponer ese establishment que “siempre encuentra formas de protegerse de los votantes” y al que ya citamos en la primera entrega de este Diario de campaña.

Resetear España


Lo que nos jugamos es la solvencia democrática, sin la que será imposible una recuperación económica estable, basada en el progreso, la igualdad y la justicia social. Para apostar por un nuevo modelo productivo que no dependa del ladrillo o de la especulación hay que empezar por sacar de la maquinaria institucional a quienes alentaron, aprovecharon u ocultaron la gigantesca corrupción ligada a ese modelo. Quienes llevan años resistiéndose a asumir responsabilidades o mintiendo para esquivarlas o para proteger sus intereses particulares o de tribu no pueden pilotar esa regeneración democrática imprescindible para que no sigamos (nosotros o nuestros hijos) reptando por el cenagal.

En un reciente ensayo titulado España / Reset: Herramientas para un cambio de sistema, los catedráticos de Ciencia Política Fernando Vallespín y Joan Subirats apuntan de forma lúcida y detallada algunos de los mimbres que han de sujetar esa “refundación democrática”. Pasan por las nuevas formas de participación democrática, por la transparencia real, por la despolitización de las instituciones, por el uso de los instrumentos que la revolución tecnológica aporta en la relación de las administraciones con los ciudadanos, por las garantías de independencia del poder judicial, por una profunda reforma consensuada del modelo educativo, desde las guarderías hasta la universidad, por una apuesta de país por el conocimiento y la innovación… Claro que no es sencillo resetear el sistema, pero es mucho más arriesgado empeñarse en la falsa o forzada ilusión de que “funciona”. Las instituciones, como dicen Vallespín y Subirats, “no son las casas donde viven (y desde donde dirigen nuestras vidas) los profesionales de la política y sus partidos burocratizados que se alternan en el poder”. Uno de los mayores lastres desde la Transición ha sido la “ocupación” que la burocracia partidista ha trasladado a las estructuras del Estado.

Por la decencia


Se trata este domingo de unas elecciones autonómicas y municipales. Rajoy, el PP, el establishment, editorialistas y tertulianos esforzados en sembrar el miedo al cambio saben perfectamente que, para bien y para mal, la coyuntura económica mejor o peor depende fundamentalmente de la política monetaria del BCE, de los precios del petróleo, de las medidas que se deciden en Bruselas, de la coyuntura internacional o de una globalización financiera que sí ha aprovechado los recursos de la revolución tecnológica, con mucha más soltura que los Estados y las administraciones.

Temen la elección de representantes autonómicos y municipales no porque peligre la supuesta recuperación económica, sino porque los resultados de las urnas puedan constituir la primera fase de una oxigenación democrática necesaria en términos éticos y pragmáticos. Quienes no han querido ni han sabido escuchar esa necesidad, por incapacidad o por intereses puramente crematísticos, no cumplen los requisitos para seguir en la política. Ni estatal, ni autonómica ni municipal.

El voto más útil, el voto imprescindible, es el de la decencia. Sin una regeneración moral de la política, la 'Marca España' seguirá cayendo en cualquier baremo internacional de confianza.

Nuestros representantes en ayuntamientos y Parlamentos autonómicos no vienen de Marte. Salen de entre nosotros. No sirve hablar de la “clase política” como si fuera algo ajeno o inevitable. Todos podemos equivocarnos. Todas y todos podemos ser engañados en una u otra medida. Pero somos responsables de la frivolidad de votar sin tener en cuenta la absoluta necesidad de gente honesta y capaz en las instituciones democráticas. Ni es una virtud garantizable de por vida ni depende tampoco de la fecha de nacimiento o de la clase social. La ética se demuestra con lo que uno hace y con lo que no hace. Imposible saber si unas siglas precisas o unos apellidos concretos pueden identificarse al cien por cien con la decencia. Pero no todos son iguales, ni muchísimo menos (disculpen la obviedad).

Lo único seguro es que no saldrá nada decente (ni eficaz) de quienes ya han demostrado no serlo. Ponga cada cual el nombre o las siglas.

----------------------------------------------------------------------

P.D. En la prensa anglosajona existe la tradición de que una cabecera pida editorialmente el voto para una opción concreta ante unas elecciones. En infoLibre, para empezar, no tenemos editoriales. Porque pensamos que la opinión es individual, y que cada cual debe firmar y responsabilizarse con absoluta libertad de la suya. Compartimos unos principios netamente progresistas, y aspiramos a distinguir siempre la información de la opinión y a acoger (como ya ocurre) una pluralidad de opciones políticas concretas en este espacio independiente basado en el respeto a las personas y a los argumentos. Sólo nos plantearíamos un editorial orgánico o colectivo ante un acontecimiento absolutamente excepcional, y en ese caso tenemos claro que su contenido debería ser votado y compartido por el equipo de Redacción y también por la Sociedad de Amigos que acoge a más de un centenar de ciudadanas y ciudadanos que participan en la propiedad de infoLibre y a quienes sigan sumándose a ella. Ante unos comicios autonómicos y municipales, es obvio además que los lectores, socias y socios suscriptores de infoLibre, saben mucho mejor que nosotros cómo identificar, por ejemplo, la decencia en su ayuntamiento o comunidad. En cualquier caso, una de las causas de la crisis de la prensa en España es precisamente la confusión entre información y opinión y el hecho de que no haga falta que una cabecera pida el voto para una opción concreta porque todo el mundo da por descontado a quién o a quiénes apoya, aunque el condicionamiento no sea tanto político como económico. (No hay apenas recuerdo reciente, por cierto, de peticiones expresas para un voto progresista desde las cabeceras más influyentes). La decencia incluye rechazar los sectarismos.

Relacionados


10 Comentarios
  • 48 cancepuje 25/05/15 19:27

    Queridos sufridores para curar a este país enfermo hay que empezar por realizar un diagnostico serio y tener claro cual es el mal a combatir y el tratamiento a seguir.Seguir escuchando siempre los mismos cantos de sirenas de los representantes de los partidos estatales,(tanto de los tradicionales como de los recien llegados),no va a cambiar nada.Usemos correctamente el lenguaje,nada de regenerar puesto que aquí jamás hubo nada sano generado anteriormente,la palabra a citar se llama transformar,transformar este modelo absurdo,corrupto e ineficaz modelo de estado y de gobierno en una democracia,sí,democracia sin más adjetivos,no los necesita.Y preguntarán lo necios,¿cómo lo haremos?,es tan fácil como el respirar,en primer lugar todo comienza con una abstención masiva en las elecciones generales,a día de hoy la abstención es mayoría pero es necesario un 20%más,más tarde eliminar la ley de proporcionalidad electoral,luego un referendum para que el pueblo escoja el modelo de estado a seguir

    Responder

    Denunciar comentario

  • 47 gusalo 25/05/15 15:34

    Es muy difícil, señor Maraña, mojarse sin tomar partido o comprometerse sin sectarismos, como apunta una de las últimas comentaristas. Usted lo consigue, y con elegancia. Ya hemos votado. Posiblemente, muy poca gente de quienes frecuentamos este medio tenía dudas de a quién no iba a votar: por ello, a estas alturas, pocos artículos nos habrán ayudado a decidir; pero leyendo el suyo, uno queda como reconfortado en la elección. Así que gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 46 taxista y rojo 25/05/15 09:09

  • 45 isa54 24/05/15 19:50

    De quitarse el sombrero, sr. Maraña. Sobretodo la nota de no sectarismo. Lo que no se debe votar, aunque se puede es la opacidad, la corrupción y un largo etc.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 44 AlfonsoRL 24/05/15 19:30

    Acertado análisis. Añadir algo más, quizás sea caer en la redundancia, aunque, eso sí, la reiteración argumental quizás lo fuera en términos más broncos.  No obstante y aunque parezca que me contradigo - o realmente sea una contradicción - matizo algo de lo que usted, señor Maraña, escribe. Ojalá el partido de la decencia pueda gobernar municipios y comunidades. Por muchas cosas y entre ellas porque la Marca España, empezaría a subir:  creo, señor Maraña  (ojalá estuviera en un error) que la Marca España ha tocado fondo y, por lo tanto, lo único que ya se precisa es la subida.  Si su propuesta sobre que sea el partido de la decencia el que se encargue a partir de mañana de gobernar municipios y comunidades, la Marca España empezará a aletear, primero y elevarse después,

    Responder

    Denunciar comentario

  • 43 Yolandag 24/05/15 17:01

    Gracias Maraña por su honestidad , justicia y  ademas de buen periodista lo considero buena persona es lo que me trasmite cada vez que le veo y le leo en este pais al reves por desgracia son muy pocos los medios de comunicacion que no tienen que comer de la mano de aquel que les da de comer  incluidas tv  cada cual lucha a su manera para que este pais sea menos corrupto mas justo mas transparentye y mas decente y hablo de la clase politica , no del pais en general la mia es apoyar a medios independientes que dicen la verdad siempre , sin importarle  a quien afecte , por eso estoy suscrita a dos de ellos a los que considero que si no ayudamos los grandes medios como siempre venderan la moto pintada del color que les gusta y nlo la moto real que tenemos , acabo de ir a votar y deseo que mañana por la mañana cuando me levante para ir a trabajar en torno a las seis y media de la mañana mi pais haya reaccionado  sino aun nos queda noviembre y espero y deseo que si se reaccione 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 42 Macrons 24/05/15 16:45

    Efectivamente, aquí nos estamos jugando la solvencia democrática, sin la que será imposible una recuperación económica real. Hemos visto cómo se ha aprovechado desvergonzadamente la crisis, para acrecentar las desigualdades a un nivel cada vez más peligroso para necesaria cohesión social, incompatible con el crecimiento real. Lamentablemente sois pocos los medios independientes, que contribuís a informar verazmente. Otros escriben editoriales bochornosas tratando que nada cambie, defendiendo el cenagal, en un lenguaje falsamente institucional. Ahí tenemos también a los tertulianos de siempre (algunos de incultura soberana) sembrando el miedo a partidos que mecieron del 15M, para denunciar la descomposición del sistema y su necesaria regeneración. Muchas gracias Jesús Maraña, por poner el dedo en la yaga.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 41 José Luis53 24/05/15 15:15

    Muchas gracias señor Maraña,  por lo que ha sabido acompañarnos en estas elecciones cruciales para España. Usted nunca me decepciona  y,  como ya le han dicho, le admiro por soportar con estoicismo y paciencia las andanadas barriobajeras y manipuladoras de señores como Maruhenda e Inda. Yo, no podría.  

    Responder

    Denunciar comentario

  • 40 talía 24/05/15 13:52

    Pues yo la Sexta Noche no la veo, vi los comienzos y cómo no tengo ganas de flagelarme dejé de hacerlo. No aguanto a Marhuenda, ya tengo bastante con Al Rojo Vivo, y de Inda ni cuento, van los dos parejos en mi aprecio, Sr. Maraña su paciencia y educación son infinitas El Art. magnífico 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 39 LÁZARO 24/05/15 13:45

    Vistas muchas de la consideraciones expresadas, valoró que todo esto resulta cíclico, y os veo como a muchos con la ilusión del 82 por el cambio, y el cambio fue perpetuarse un partido que acabo con los 100 años de honradez y se olvidó de quienes les llevó al poder... ya que el voto denominado útil, es sin ninguna fiel a sus sinónimos: práctico, materialista, rentable, ventajoso, servible, manejable, cómodo, servicial, provechoso, eficaz, pragmático.... ¡Buena suerte a todos aquellos que se acercan a votar y enfangados no quedan!

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre