Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Muy fan de...

Muy fan del Senado D'Or, ciudad de vacaciones

Publicada 12/07/2015 a las 17:35 Actualizada 12/07/2015 a las 21:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

Cuando elegí el camino de las Humanidades en el instituto, recuerdo una cantinela con la que solían chincharme mis amigos de Ciencias: “El que vale, vale y el que no, a Letras”. Con el tiempo, comprendí que todas las ramas del conocimiento están pobladas por ejemplares brillantes o incompetentes. Y aunque aquella matraca me crispaba, reconozco que tenía gracia y resultaba tentador aplicar la fórmula a otros órdenes de la vida. Por ejemplo: “El que gana, gana y el que no, al Senado”.

Ya, resulta incoherente por mi parte generalizar después de haber criticado una generalización. Lo confieso: me siento condicionada, a la par que fascinada, por la avalancha de expresidentes/as de comunidades autónomas o alcaldes/as que, perdido el apoyo en las urnas, son agraciados con un sillón en la cámara territorial, en plan premio de consolación:

Presentador: ¡Ya no presidirás la Comunidad!

Público: Ohhhhhhh...

Presentador: Pero te llevas...

Concursante: ¿Un apartamento en Torrevieja, Alicante?

Presentador: ¡Mucho mejor! ¡Un puesto en el Senado!

Concursante: ¡Tomaaaa!

(Aplausos y vítores)

Los últimos agraciados: Rita Barberá, Luisa Fernanda Rudi, Alberto Fabra, Pedro Sanz y José Ramón Bauzá, que se suman a otros como José Montilla, Marcelino Iglesias, Joan Lerma, Francesc Antich. Hay tanto “ex” en el Senado que aquello parece eDarling.

La Cámara Alta se ha convertido en una especie de Cocoon institucional. Cocoon ¿recuerdan la peli? Es la historia de unos ancianos que conviven en una residencia y que, al contacto con unos capullos extraterrestres, rejuvenecen y se vienen arriba.

Si se están preguntando ustedes quiénes son los capullos que les dan la vida a sus señorías en el caso del Cocoon senatorial español, les recuerdo que tener la cámara abierta y a nuestros senadores bien cuidados y atendidos, con sus dietas y sus viajes –que no les falte de ná– nos cuesta más de 50 millones de euros. Han acertado, los capullos somos nosotros.

Hay una pregunta que pulula en el ambiente desde hace tiempo y que flota junto con otras cuestiones trascendentales que nunca logra responderse el ser humano: ¿A qué huelen las nubes? ¿Papá, por qué somos del Atleti?

La pregunta es:  ¿Es necesario el Senado?

Sobre el papel suena bien: la Cámara Alta es un órgano de reflexión y de representación territorial. Sirve para reconsiderar las decisiones que se toman en el Congreso y para dar voz a los territorios y propiciar la coordinación entre poder central y autonómicos.

Pero ¿cumple realmente con estas funciones?

(En este momento pasa una bola de paja rodando)

Bien. Dejemos a un lado la pregunta principal y no nos hagamos sangre con la duda de cómo pueden sobrevivir países como Suecia, Noruega o Dinamarca sin Senado, esos locos vikingos...

Vayamos a la subpregunta que nace de la cuestión principal: En caso de que esta cámara sea justa y absolutamente necesaria, ¿de verdad hacen falta tantos senadores?

Por comparar, en Estados Unidos, el país de las camas King Size, las hamburguesas de una libra y las camisetas XXL, tienen cien, dos senadores por Estado. En España doscientos sesenta y seis.

- Soy español ¿a qué quieres que te gane?

- ¡A número de senadores!

- Hala, has palmao.

- Mierda.


Otra pregunta reconcome al paisanaje... ¿De verdad quiénes componen el Senado por designación autonómica, son los mejores para el puesto?

No sé si será de malpensados, retorcidos y suspicaces seres malignos sospechar que, vistos los títulos de crédito de la peli de estos años, en ese casting tienen muchas papeletas para conseguir el papel los actores que encajan en alguna de estas categorías:

a) Tienen una edad que les impide ejercer la política activa.
b) Reciben el premio a los favores prestados en un partido.
c) “Necesitan” un complemento económico para otra actividad.

Repreguntamos: ¿De verdad han hecho méritos suficientes para ocupar tan cómodos sillones en los que se han dormido legendarias siestas?

La defensa es clara, quienes han gobernado una Comunidad son quienes mejor conocen las necesidades de su territorio. Pero, si las conocían tan bien ¿por qué lo hicieron tan mal? Se han dado casos...

Ahora que lo pienso, lo de ocupar el sillón es relativo, si medimos la imagen pública del Senado por ciertas fotografías que vemos en la prensa, la Cámara sería el perfecto ejemplo de oxímoron: PLENOS VACÍOS.

De vez en cuando, algún periodista publica una foto del Hemiciclo deshabitado y produce más desasosiego que la Gran Vía en Abre los ojos de Amenábar.

La última de estas estampas, la publicó El Mundo. Eran más de las once de la mañana y de los 266 senadores, 212 no estaban en sus escaños. Que yo lo entendí, eh, con este calor uno solo tiene ganas de piscina, ir a pasar el día a la Cámara Alta tiene que ser un bajón...

Después escuché al senador Lerma decir en Onda Cero que si la foto se hubiera tomado a las 12 de la noche habría inmortalizado a 260 personas votando, porque cada uno sigue las leyes que entiende. También el senador Anasagasti, en un duro escrito en su blog –allá por noviembre– dijo de otra foto similar que era maldita, sucia y manipulable, que no reflejaba el trabajo real de los senadores fuera de sus escaños. Y oye, me tranquilizó, una ve las imágenes y le da por pensar que algunos plenos se podrían celebrar en el cuarto de baño, utilizando para votar el botón del secamanos y para dar por finalizada la sesión, un tirón de cisterna.

La necesidad de la reforma del Senado y la puesta en duda de su utilidad son mantras que suenan machacantes como el reggaetón, pero que nunca se traducen en nada. Veremos si sucede un milagro antes de que concluya la legislatura... ¡Después de que haya bajado la luz y el IRPF yo ya no pierdo la esperanza!

Mientras, seguimos gastando los euros en smartphones, bonos para taxi, pensiones vitalicias y Loctite en garrafa para embadurnar esos sillones que a sus señorías les cuesta tanto abandonar. Senado D’Or, ciudad de vacaciones.
LA AUTORA


10 Comentarios
  • 11 salamankita@gmail.com 23/07/15 10:47

    Como siempre,majestuosas interpretaciones,de la desgraciada actualidad,por parte de los desvergonzados políticos,que viven (solo) de el lucro,y el atraco a la sociedad.¿Cambiará esta podedumbre algún día?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 PONCE 19/07/15 17:44

    El voto mio para el senado es un voto en blanco. Me pregunto, ¿que  pasaría si todos los votos del senado fueran en blanco?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 Hossana 15/07/15 22:51

    En caso de eliminar el Senado, los nombraran asesores de no se que o cualquer otro cargo de libre designación

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 la vikinga 14/07/15 18:53

    Me encante tu articulo Raquel. El Senado va a existir siempre porque los que mandan hoy van a terminar ahi mañana, en esa guarderia de lujo. Los capullos somos nosotros, tienes razón. ¿Referendum? En mi pais, Noruega la mentalidad es distinta, sobrevivimos justo por ser (¿locos?) vikingos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Domingo Sanz 13/07/15 22:37

    Cada minuto que sigue existiendo el Senado es una ofensa de los que se benefician contra el sacrificio que solo los de a pie han asumido y siguen asumiendo por una crisis de la que son inocentes.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Domingo Sanz 13/07/15 20:13

    La supresión del Senado es el sacrificio mínimo que pedimos a los políticos para demostrar que están dispuestos a ser solidarios con los ciudadanos a los que representan. Esperamos una coalición ganadora en la urna del Senado de los partidos que quieren el cambio. De lo contrario, sus propuestas nos parecerán papel mojado. Apoyemos y difundamos http://sinvoznovotoalSenado.blogspot.com.es

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Jimenju 13/07/15 20:13

    Espero que con la llegada del fin del bipartidismo esto cambie !!! 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Alfar 13/07/15 14:40

    Lo del Senado es como lo de las Diputaciones, sólo sirven para proporcionar pingües beneficios a los amiguetes y colaboradores de los partidos. Que esos sueldazos lo tengan que pagar pensionistas y trabajadores con ingresos de miseria, es secundario, lo importante es que ellos vivan como dioses. En cuanto a lo de que por el calor no van a los plenos, me parece recordar que en el pedazo de senado construido no hace mucho, había una piscina cubierta. Ah claro, que es que todos se van a la piscina en vez de al hemiciclo, será por eso.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Puschetogo 13/07/15 10:20

    Votos para el partido que suprima el Senado.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 DIEGO FERRANDO 13/07/15 09:15

    Soy un simple aprendiz de agricultor, pero en el campo, antes de emprender el cultivo, i para poder recuperar almenos la inversión, tienes que justificarte cada uno de los gastos a fin de prescindir de los que menos te aportan a la producción... ¿puede alguien explicarme para que narices sirve el Senado?... y la pregunta es en terminos productivos.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre