Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



@cibermonfi

Una jeringuilla en el lavabo

Publicada 04/11/2015 a las 06:00 Actualizada 24/11/2015 a las 13:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

La cobertura del entierro de Enrique Tierno Galván, el 20 de enero de 1986, fue mi último trabajo en la sección de Madrid del diario El País antes de viajar a Beirut y comenzar así un ciclo de cuatro lustros como corresponsal en el extranjero. Fue un hecho fortuito, pero comprenderán que mi memoria lo atesore como muy significativo. La muerte de Tierno, al que yo le había hecho reportajes desayunando en el Café Comercial, bailando por la noche con una miss africana o intentando sembrar de patos el Manzanares, clausuraba una apasionante etapa madrileña no sólo para mí sino para cientos de miles de vecinos de la Villa y Corte. Con la desaparición del Viejo Profesor podíamos dar por terminada la Transición y hasta la Movida. Madrid ya había pasado del gris marengo del franquismo a los colores de la democracia.

Pensé mucho en Tierno durante la campaña electoral que llevó a Manuela Carmena a la alcaldía de Madrid. No fui el único, por supuesto. La edad, la educación y la sabiduría de la jueza despertaron el recuerdo del Viejo Profesor en muchos de los vecinos de Madrid que peinamos canas. También su progresismo razonable y el uso de un fino sentido del humor. No estoy diciendo, no, que Carmena sea un clon de Tierno; cada cual, es obvio, tiene su propia y distintiva personalidad. Lo que estoy diciendo es que no resulta absurdo emparentarlos. ¿Y saben una cosa? Creo que los elementos citados también fueron decisivos en el atractivo de Carmena ante los jóvenes. Le pasó a Tierno en su día y, ya que estamos en ello, al Mitterrand reconvertido en Tonton de las elecciones presidenciales francesas de 1981 y 1988.

Entre Tierno y Carmena, Madrid, gobernada por el Partido Popular, había vuelto a agrisarse. No discuto que la ciudad hubiera crecido, se hubiera dotado de nuevas infraestructuras y luciera más ricachona en ese largo período. De lo que estoy hablando es de su alma. Allí donde en los tiempos de Tierno era festiva, libertaria y solidaria se había convertido en beatona, patriotera y neoconservadora. La cacerolada a Reagan promovida por Tierno había dado paso al Totus Tuus de la bienvenida al Papa; el sueño del baile popular en el patio de una corrala había sido sustituido por el del enriquecimiento rápido y deshonesto del capitalismo de amiguetes de Esperanza Aguirre, Miguel Blesa y Rodrigo Rato.

Tierno heredó del franquismo una ciudad tan sucia que resultaba difícil reprimir las ganas de vomitar al caminar por sus calles; ya no digamos al encontrarse una jeringuilla en el lavabo. Carmena recibió el mismo legado del PP. A los que tienen un chalet en Somosaguas, Puerta de Hierro o La Moraleja les importa un comino que el resto de sus vecinos malvivan entre basuras. Lo que de verdad les importa es no pagar impuestos, conservar en sus cuentas hasta el último céntimo de sus ingresos millonarios; ya se costearán ellos su limpieza, su seguridad, su sanidad y su educación privadas.

El primero de los célebres bandos de Tierno fue sobre la limpieza de la Villa y Corte. Carmena acaba de anunciar que el primero de los suyos versará sobre el mismo tema.

Así comenzaba el bando que el Viejo Profesor emitió el 31 de julio de 1979: “Circunstancias que todos los madrileños conocen han ido estropeando nuestras ciudad hasta el extremo de que los propios vecinos de Madrid se han hecho desidiosos en cuanto atañe al estado de su ciudad". Carmena se enfrenta al mismo problema siete lustros después. El persistente deterioro de los servicios públicos de limpieza durante los años del PP ha ido generando una merma del civismo de muchos vecinos. Es eso tan humano, desdichadamente humano, de arrojar la colilla al suelo si éste ya es un vertedero.

En aquel bando de 1979, Tierno anunciaba su proyecto de ciudad: mejores servicios públicos, sí, pero también implicación de la gente. El Viejo Profesor no tenía el menor reparo en solicitar la colaboración de sus administrados: "Requiero a los madrileños para que estén al cuidado y eviten dejar papeles y restos de cualquiera clase en los caminos y praderas de los parques y jardines, y que a la vez cuiden de no pisar el césped, que se pierde y estropea con facilidad por la falta de humedad ambiente y por no estar a nuestro alcance regarlo con tanta frecuencia como su mantenimiento requeriría".

Anuncian que el próximo primer bando de Carmena tendrá el mismo sentido. “Madrileños: la limpieza es tarea de todos” dirá. Ustedes siempre lo han tenido presente, pero cabe reconocer que otros vecinos han ido olvidándolo.

El cuerpo y el alma de una ciudad se construyen con grandes acciones colectivas y pequeños gestos individuales. Si los ricos pagan los impuestos que les corresponden (lo que no ocurre en la actualidad), si el ayuntamiento gestiona su presupuesto con sobriedad y justicia (lo que no fue el caso con Álvarez del Manzano, Gallardón y Botella) y si todos y cada uno velamos por lo común (lo que ha ido perdiéndose con la machacona predicación de la ideología del egoísmo desaforado), Madrid, mi querida Madrid, puede ser más habitable.
EL AUTOR


7 Comentarios
  • 7 JimmyWeb 06/11/15 10:23

    Acertado artículo. Es una pena que nos tengan que recordar que no tiremos colillas, papeles, envases al suelo. Creo que Manuela va a hacer un gran trabajo pero se va a encontrar con la caverna mediática de la TDT party atizando sin parar. Espero que lo pueda aguantar. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Alfa 05/11/15 17:33

    Muy deacuerdo

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 maimdt 04/11/15 12:21

    estoy de acuerdo con Valenzuela, totalmente. Los madrileños nos hemos acostumbrado, o tenido que acostumbrar a la escasez de limpieza viaria en nuestras calles, a la desidia tan grande del PP,que ha gobernado estos últimos años con mano de exclusividad de unos barrios sobre otros. Tengo un hermnao que vive en Chamberí y vota al PP. Allí siempre presume de que tienen cubo amarillo, por ejemplo, en su portal, para los plasticos,etc, y que cómo nosotros, yo, en mi barrio, al lado de Cascorro vivo, no lo tengo. Pues porque al ayuntamiento de Manzano, Gallardón y Botella no les ha dado la gana de ponérnoslo,porque sabían que en el Centro no tenían tantos votos populares como en Chamberi o Salamanca, u otros pocos más. Y así hemos soportado, encima la porquería que se ha ido acumulando durante tantos años. Hoy día el resultado es que, en mi barrio de Centro, nos metieron a miles de chinos, hindúes y todo tipo de comerciantes alpor mayor y dejaron todo el barrio como está: unpolígono industrial en pleno centro de Madrid. Con lo que eso supone, naturalmente.Y no tengo nada contra los inmigrantes. Y si encima le sumamos el turismo descontrolado que impera en el centro priopiciado por el ayuntamiento de estos últimos años, en el que todo valía, pues como dijo Botella en su momento, que una cera con 2'5 metro de ancho creo que era, ya era susceptible de poner una terraza tranquilamente. Y esto quien lo tiene que arreglar ahora? La señora Carmena ? Probablemente será la única que pueda hacerlo. Con pedagogía. Aunqwe luego venga la oposición, Aguirre y Villacis, o quien sea de Ciudadanos, a decir gilipolleces o meterse con doña Manuela. Menos mal que la señora Carmena es una auténtica señora y mejor persona, y sabe manejar a este tipo de personas..que si no....

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 BravoA 04/11/15 12:06

    Yo también viví aquella época y coincido contigo en q Manuela Carmena ha devuelto la ilusión. Quien diría que una "señora tan mayor" sea la representación de la modernidad. Pero así es.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 cepeda 04/11/15 11:50

    Hace muy bien Carmena, y dice mucho de su talante, al apelar al civismo PERO la van a poner a parir y no le van a hacer caso... La gente se toma muy mal el que le recuerden que somos la sociedad con más paro, con más fracaso escolar, con mayor índice de consumo de cocaína y "similares", el país donde, en porcentaje, la policía detiene a más conductores "colocados" con drogas o alcohol...etc. No todo iba a ser positivo en nuestro país... también tenemos un lado negro y no solo, y por desgracia, es la corrupción... Parece que tenemos "cierto problema" social y Carmena está tocando la puntita del iceberg... así que debería tener cuidado... con lo que dice, porque se lo van a tomar muy mal 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Pati 04/11/15 10:46

    Viví la etapa de Tierno y, efectivamente, los madrileños nos involucramos en la ciudad de forma inusitada. Los bandos" de Tierno se hicieron famosos, eran divertidos, y sí, nos instaba a colaborar. La gente se paraba en los andenes a leerlos. Sin embargo, yo me pregunto, ¿por qué nos tienen que "motivar" para que los madrileñis dejemos de ser unos guarros? Ya somos mayorcitos para saber que, como ciudadanos tenemos derechos, sí y  también responsabilidades. Por lo demás, me encanta Carmena por lo mismo que expone Javier Valenzuela pero mal vamos si todavía nos tienen que recordar que no tiremos colillas, comida, trapos, cajas, botellas, desperdicios, colchones, cristales, etc etc etc, al suelo y por las calles

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 MarcFerrer 04/11/15 03:21

    Pues yo no la he visto tan sucia. Será que ejercí de visitante? Puesto que, referencias personales aparte, sus reflexiones sirven también para mi ciudad, lo entiendo perfectamente. De colaborar los españoles sabemos bastante así que supongo que a los madrileños les será fácil concienciarse si ven en el horizonte los valores de justicia y buena administración que propone.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre