Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Plaza Pública

Qué hacer ante la petición de Hollande


Publicada 27/11/2015 a las 06:00 Actualizada 27/11/2015 a las 10:02    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Considero una exigencia democrática demostrar que el modo de entender y hacer la política ha cambiado. Es una oportunidad única para mostrar en esta campaña la capacidad de liderazgo de los diferentes candidatos a La Moncloa y la entidad de sus convicciones.

Todo ello tendría que significar el desarrollo de campañas de explicación pedagógica de los diferentes programas, huyendo de tópicos y siendo claros ante la ciudadanía en las respuestas a los cinco temas capitales. Incluida –por supuesto– una declaración transparente de intenciones a los urgentes requerimientos de ayuda por parte de Francia. Y debiera hacerse desde la responsabilidad política y, a la vez, desde la coherencia con las propias convicciones.

Decir en clave electoral lo contrario de lo que se está pensando hacer sobre asuntos trascendentales como la respuesta al yihadismo, el futuro de las pensiones o la reforma fiscal, etc, hacer demagogia populista a sabiendas de que no tocará gobernar, confundir o dejar para más allá del 20-D la clarificación de las posiciones alegando razones de prudencia u otras, resultaría inadmisible, antidemocrático y penalizaría a quienes así actuaran. Los socialistas ni podemos ni vamos a hacerlo y constituye la gran oportunidad para evidenciar la valía de Pedro Sánchez, en su campaña y en los debates.

No cabe duda de que vivimos un momento histórico, muy difícil para España, ante las consecuencias del conflicto escisionista en Cataluña y la amenaza constante y cierta del terrorismo yihadista. A estas dos cuestiones hay que añadir otra tres que entendíamos decisivas hasta hace bien poco en la decisión de los electores. Me refiero a una definición del modelo alternativo para salir de la crisis en términos de justicia social y apuntando las bases de una renovada socialdemocracia, una apuesta real por la regeneración democrática de las instituciones y la lucha contra la corrupción, y –algo esencial– la necesidad de contar con un gobierno de liderazgo creíble en La Moncloa.

Un liderazgo volcado en la búsqueda de pactos que hagan posible la reforma tanto de leyes básicas sobre política laboral, educación o fiscalidad como de la reforma constitucional para garantizar, en especial, los derechos sociales de la ciudadanía ante la destrucción por el PP del estado de bienestar.

De momento, el terrorismo de Daesh empieza a pesar en el ánimo de una parte de la ciudadanía a la hora de decantar su voto, algo que está siendo analizado por los analistas, sociólogos y los aparatos responsables de la estrategia de campaña de los cuatro partidos más destacados. La razón de Estado, unida a los conceptos de unidad de la patria y seguridad nacional, han encapsulado la campaña electoral en beneficio de un Rajoy que andaba perdido en busca de un discurso de más alcance que el de las bondades de su recuperación económica.

Lo cierto es que el conflicto catalán y la amenaza yihadista provocan dos efectos. El primero, dejar relegado a un segundo plano en la campaña la rendición de cuentas de Rajoy y las consecuencias del modelo neoliberal que ha alumbrado las nefastas políticas de un Gobierno manchado por la corrupción, con graves recortes en políticas sociales, inmovilista en Cataluña, incapaz de dialogar con nadie y que ha abusado del poder.

El segundo efecto consiste en la gran campaña mediática orquestada para salir al rescate de Rajoy, engordando su papel de hombre de Estado. El PP parece ahora jugar en su campo y se aprovecha del sentido de responsabilidad del PSOE, algo que nunca hizo el PP ni con el atentado del 11-M ni durante el proceso del final de ETA.

____________________________________________

Odón Elorza es candidato del PSE-PSOE al Congreso por Gipuzkoa


1 Comentarios
  • 1 misagri 27/11/15 20:07

    Mirad este corto video de la TV rusa en castellano (Russia Today) donde se ven como se destruyen enormes tanques de petroleo del ejercito islámico. Clicad en: https://youtu.be/Kp0lflQ9UuY ¿Cómo es posible que después de un año de bombarderos americanos estuviesen todavía en pie? Las caravanas de camiones con petroleo entraban en Turquía y Estados Unidos tampoco las atacaban porque "los choferes eran civiles". Si España ha de entrar en conflictos que nos hacen ser blanco a todos del terrorismo islámico que sea por una causa clara, con un enemigo claro, unos aliados claros y con un objetivo claro. El ejercito islámico es horrible, pero en los territorios pacificados gobierna de forma parecida a como se gobierna en Arabia Saudita, que es mucho menos "democratico" que la Siria de Assad donde como mínimo reconocen la libertad de cultos y la presencia pública de la mujer..   La guerra "humanitaria" de Libia (obra impulsada por Sarkozi) ya fue una vergüenza. Ni siquiera se consideran refugiados a los centenares de miles de subsaharianos que trabajaban en Libia (en tiempo de Gadafi muchos libios procuraban no hacer trabajos duros) y que se ven perseguidos por milicias xenófobas que los consideraban partidarios de Gadafi. De Libia a Lampedusa millares acabaron en el fondo del mar. Por su parte Libia es ahora una catastrofe. Está dividida con dos gobiernos, Tobruk que son los "buenos" (deben ser los que más garantías dan a las petroleras) y Tripoli. El ejercito Islamico por su parte controla otra gran región y amenaza Túnez.  La guerra civil en Sitia sigue el esquema de Libia o Bosnia o Kosovo: Manifestantes que se sublevan y  que durarían muy poco en manos del gobierno, pero que de inmediato reciben el apoyo de estos miles de voluntarios bien armados que muchos creen alentados  por Qatar, Arabia Saudi y la CIA. Como remate final para decidir la guerra -que en Siria no ha acabado de cuajar por la presencia rusa-, la OTAN interviene humanitariamente con su aviación. ¿Dónde pasa esto? Dónde interesa geoestrategicamente, no dónde más se vulneran los derechos humanos.. Zona de los archivos adjuntos Vista

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre