Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Plaza Pública

Nuestra amiga Arabia Saudita


Nicole Muchnik Publicada 29/11/2015 a las 11:30 Actualizada 29/11/2015 a las 12:52    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Una de las primeras reglas de la guerra, dice von Clausewitz, es saber quiénes son nuestros verdaderos aliados.

En la geopolítica mundial de hoy y el estado de violencia y caos organizado que es la situación de Oriente medio, Arabia Saudí es considerada como “del buen lado”, “el nuestro”, el de Estados Unidos y las democracias occidentales.

La relación estrecha entre Estados Unidos y la Monarquía dictatorial Saudí se remonta al final de la guerra. El 14 de febrero de 1945, el presidente Roosevelt y el rey Abdelaziz Ibn Saúd se reunieron a bordo del crucero Quincy y firmaron un “pacto de Quincy” según el cual Estados Unidos tendría acceso privilegiado al petróleo del reino a cambio de protección militar. Arabia Saudita guarda atentamente las mayores reservas mundiales de crudo, (unos 260.000 millones de barriles) y los vendrá a Estados Unidos a precio reducido con transporte incluido. El reino necesita a los Estados Unidos para garantizar su seguridad militar. Washington necesita a Arabia Saudí que financia a su industria armamentística mediante compras masivas y desmesuradas y garantice la estabilidad del mercado mundial de petróleo.

En los años 80, Arabia Saudita y Estados Unidos sostuvieron oficial y materialmente a Irak en su guerra contra Irán. Como resultado de esta alianza contra natura, un embajador saudí acaba de ser nombrado ante el estupor general , director del comité consultivo del Consejo de Derechos Humanos. Aun más – y simbólicamente más importante – el pasado 2 de octubre su representante en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU logró bloquear la constitución de una investigación internacional de los bombardeos sauditas en Yemen bajo la mirada benévola de Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Esta victoria geopolítica permitirá en particular que los sauditas sigan desafiando las normas internacionales de derechos humanos, sobre todo en materia de libertad de expresión, tortura y ejecución de menores. Para permitir saborear la paradoja absoluta de este honor conferido, es bueno recordar los usos y costumbres del país wahhabita.

Porque nuestro país “amigo” no se preocupa mucho con principios en cuanto a las modalidades de la represión de cualquier veleidad de emancipación del pueblo: solo en los últimos meses, diez años de prisión y mil azotes para el bloguero Raef Badaoui por promover el diálogo interreligioso; decapitación seguida de crucifixión “hasta que se le pudran las carnes” para un joven manifestante de 17 años. Flagelaciones y amputaciones simples o cruzadas son comunes , como la tortura empleada como modo de investigación... Bombardeos masivos en Yemen, para destruir las ciudades principales, patrimonio mundial de la Humanidad, incluyendo “borrones” como una boda y un hospital de Médicos sin Fronteras en Saada el 26 de octubre – todo ello dejando más víctimas civiles que la guerra de Gaza en 2014.

Pero parecería que todo está permitido en el reino saudí. Por lo que atañe a los derechos civiles, ningún partido político ni elecciones nacionales están autorizados, y los sauditas no pueden criticar en público al gobierno, al Islam ni a la familia real. Desde 2011 toda manifestación pública está prohibida. Sólo se puede practicar la religión islámica. La minoría chiíta está sistemáticamente discriminada, y un millón de trabajadores extranjeros cristianos han sido privados de su sacerdote desde su expulsión en 1985. En ese gran país sunita, amigo de nuestros amigos, los actos homosexuales son ilegales y punibles con la pena de muerte.

Conocemos algo de la situación de la mujer saudita, pero para mayor precisión, el informe de 2012 del Forum Económico Mundial sobre la desigualdad entre sexos manda a Arabia Saudita a la 131ª plaza, sobre un total de 135, antes de Siria, Chad, Pakistán y Yemen. Cada mujer adulta ha de tener un “guardián” masculino, padre, esposo o hermano, reduciendo así su situación a la de una menor. Autorizaciones para viajar, cursar estudios universitarios o trabajar son estudiados caso por caso, el trabajo juzgado a menudo como “inapropiado para una mujer”. La mezcla de sexos está prohibida en los restaurantes, los transportes públicos, los parques o las playas . Tampoco pueden viajar en un vehículo conducido por un hombre que no sea un empleado o un pariente cercano y no se les otorga permiso de conducir. La mayor parte de los procesos tienen lugar a puertas cerradas, y durante los mismos el testimonio de una mujer no vale más que el de un hombre. Las adúlteras merecen la pena de muerte.

Esta pena se aplica generosamente por infracciones como el robo a mano armada, la apostasía, el tráfico de drogas, el rapto, la violación y la brujería. Existen tres tipos de ejecución: el pelotón de fusilamiento, la horca y la decapitación. Otros tipos de castigos corporales que pronuncian los tribunales sauditas, como la lapidación, la amputación y la flagelación aparecen regularmente en la prensa mundial.

Pero es en el dominio de la tortuosa política extranjera de la Monarquía dictatorial saudí donde uno puede preguntarse quién es este “amigo” de Occidente y en qué campo juega su partido.

Habría, en primer término, que recordar que Osama Bin Laden, fundador de Al Qaeda, provenía de una rica familia saudita emparentada con los Saúd. Y que el rigorismo religioso de los terroristas no es sino el wahabismo encomiado por Arabia Saudita, una variante extremista del sunnismo opuesta al chiísmo de Irán. Según una información revelada por el New York Times, Zacarías Moussaoui que cumple cadena perpetua por el atentado del 11 de septiembre, habría entregado el testimonio de un centenar de páginas a un juez federal de New York, demostrando que Arabia Saudita había financiado a Al Qaeda. No sería la primera vez que se indica la relación estrecha entre la organización terrorista y la Monarquía saudí. Según un documento secreto de 28 páginas, altamente clasificado por la administración Bush y titulado “Elementos, discusión y relación concernientes ciertos temas sensibles de seguridad nacional” los “organismos de beneficencia establecidos por el gobierno del Reino para propagar la ideología radical wahhabita han servido como fuentes mayores de financiación y apoyo logístico a Al-Qaeda durante toda la década inmediatamente anterior al 11 de septiembre.

Hoy todo se juega en Yemen, donde Al Qaeda aprovecha la intervención militar saudita para extender su influencia y su dictadura. Para Ashton Carter, secretario de defensa de Estados Unidos, la guerra que combate Arabia Saudí en Yemen ha reforzado Al-Qaïda. Bajo el nombre de Aqpa, fruto de la fusión de las ramas saudita y yemenita de Al-Qaida, este nuevo grupo terrorista está compuesto por una mayoría de ejecutivos sauditas y apoya una yihad global y desterritorializada cuyos efectos asesinos comienzan a verse en las capitales europeas.

Escribe Juan Goytisolo: “¿Existe una financiación secreta de los mismos sauditas en la creación de Al Quaeda?” “Quizás haya llegado el momento de plantearse la responsabilidad que occidente y muy especialmente los Estados Unidos han tenido en el propio nacimiento y difusión de este fenómeno”, escribe Manel García Bel en Nueva Tribuna.

No hay peor enemigo de la democracia que los monoteístas fanáticos. El mejor ejemplo de ellos ha sido desde el principio la Monarquía Saoudí .

_________________________________________

Nicole Muchnik  es periodista, escritora y pintora.


8 Comentarios
  • 8 cepeda 01/12/15 09:50

    Independiente Libre Alaia dijo..
    Excepto el asesinato de personas indefensas que estaban sentadas en una terraza, en un restaurante o que estaban viendo un concierto. Eso es tan real como la quinta columna que los asesinó a mansalva.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Independiente Libre Alaia 30/11/15 23:05

    El "fariseísmo" de los EEUU y su entorno y muy especialmente Francia es inaudito, "Lágrimas de cocodrilo" es un engaño generalizado a la población europea que esperemos despierte. Nada es lo que parece...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Nicole Muchnik 30/11/15 15:53

    Perdón! He cometido un error de auto-traducción. Donde está "el testimonio de una mujer no vale más que el de un hombre." hay que leer : El testimonio de una mujer vale la mitad que el de un hombre.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 laguncar 30/11/15 01:58

    Gracias Nicole, por tu información tan clara y exhaustiva. Y es precisamente porque creo que las cosas son como dices, mi postura ante esta guerra, en la que quieren involucrarnos a cuantos más mejor es NO EN MI NOMBRE: - porque forma parte de una estrategia del poder sobre los combustibles  - porque EEUU ha seguido la política de guerra continua fuera de su territorio para seguir con su gran negocio de armas que descubrió con la II guerra mundial, principalmente.  - porque  Arabia Saudí + EEUU han creado estos grupos que llamamos "terroristas", los apoyan y los dirigen: tanto los países afectados como Siria, Irak, Yemen, etc ... o Europa con sus atentados, no dejamos de ser  "daños colaterales", NOSOTROS TAMBIÉN. Mentiras e hipocresía lanzan muchas. - porque tenemos un gobierno en funciones que no dice lo que haría después del 20D para no tener protestas en la calle y menos votos en las urnas. Y los de siempre le siguen: que se mojen. - Porque sabiendo quién crea y financia estos grupos (desde los muyaidines de Afganistán), y que han sido ciudadanos europeos los causantes del atentado de París, supongo que nuestros gobiernos deberían aclararnos qué han hecho y qué hacen para atajar estas adhesiones de sus ciudadanos a estos grupos: lo más absurdo es que lo 1º que digan es que unos ciudadanos suyos han cometido un cruel atentado y la solución sea ir a bombardear (que supuestamente ya lo estaban haciendo), a otro país.  - porque los ciudadanos debemos oponernos en 1º lugar a las políticas que llevan nuestros gobiernos por el control de los combustibles fósiles y el negocio de armas. - porque ¿quién pregunta o exige a los países occidentales que rompa relaciones con Arabia Saudita? No olvidemos que su excusa con Al Asad, Sadam, Gadafi, etc. es que son o eran dictadores (que lo son y han sido), pero también lo es "nuestro amigo" y aquí no pasa nada: por lo visto, hay dictadores y dictadores, según nos convenga. - ........ la lista se puede eternizar. NO A LA GUERRA, NO EN  MI NOMBRE : EXIJAMOS A NUESTROS GOBIERNOS QUE HAGAN BUENA POLÍTICA QUE PARA ESO LES ELEGIMOS Y LES PAGAMOS, no para que saquen pelotas fuera o las echen a otro tejado, el de los ciudadanos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 cepeda 29/11/15 14:28

    El problema no es Arabia Saudita... el problema es EEUU, su imperio del CAOS, el mirar siempre exclusivamente en el interés a corto plazo de sus gobernantes.... y la cantidad de lacayos y mamporreros que tienen colocados, con buen salario, en el mundo occidental. Para los interesados en el tema, y como introducción, les recomiendo este artículo de La Vanguardia... y el libro que acaban de publicar...http://www.lavanguardia.com/internacional/20151127/30434219179/entrevist-martin-pozuelo-objetivo-califato-universal-estado-islamico.html Sobre todo es imprescindible para que los del no a la guerra, no en nuestro nombre, se enteren de una vez de como es el mundo en el siglo XXI.... Ya no hay excusas para seguir haciendo el RIDÍCULO.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Germánico 29/11/15 11:49

    Podían aplicarte Srs. de Infolibre y que sus lectores conozcan lo que ocurre en Yemen, porque aquello es una guerra civil. Callan los medios, los políticos y los que salen a la calle con su "No a la guerra".  Hipocresía total.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Jaca1930 29/11/15 09:16

    A Estados Unidos no debe preocuparles la resurrección del Califato medieval, porque su territorio queda al otro lado de un Océano, y ni siquiera había sido descubierto en la época de esplendor de los Califas. Pero los "aliados" europeos, mucho más cercanos (alguno de ellos, como España, objeto de dominación durante varios siglos), deberían comenzar a preguntarse quién hay verdaderamente detrás de esos terroristas que matan a sus ciudadanos. ¿O lo saben ya?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Alfar 29/11/15 08:47

    Pero nos han comprado el AVE Meca-Medina y algunas otras cosillas, gracias a Juan Carlos de Borbon y al ministro de Defensa, asi que nosotros, tambien nos beneficiamos de esa amistad. Congratulemosnos.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre