Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El vídeo de la semana

Por un momento...

Publicada 05/12/2015 a las 12:40 Actualizada 05/12/2015 a las 13:15    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Pablo Iglesias y Celia Villalobos

Pablo Iglesias y Velia Villalobos

Se fue como llegó, repentina e inesperadamente. Y al hacerlo dejó en el aire un cierto eco de realismo dialéctico que por unos minutos nos hizo soñar con otros mundos. De hecho, alguien como un servidor que es un poco antiguo y con cierta tendencia a la ingenuidad, creyó verlo como un síntoma de que los nuevos colores políticos podrían ser capaces de provocar nuevas formas de diálogo parlamentario en el tiempo que va a venir después del 20-D. Pero en unas pocas horas se ha esfumado por la acción destructora de la vieja dialéctica.

La chispa había saltado de manera fortuita extendiéndose con el combustible de la atención mediática. La jornada de puertas abiertas en el Congreso fue el escenario y la excusa. La presencia –es ya un clásico en ese día– de la radio publica en directo, el decorado y el detonante. La vieja política y la nueva ambición de cambio se saludaron, se dieron la mano, y la radio y las cámaras oficiaron de testigos y percutores... o repercutores. Porque fue la repercusión del encuentro en directo lo que dio alas a los interlocutores, vigor a su diálogo e interés a la casualidad.

Ni Celia Villalobos ni Pablo Iglesias debían de tener anotado en agenda un encuentro público con el enemigo, por lo que cabe suponer que su intercambio verbal fue espontáneo: "Bienvenido, bienhallada, ya verás cómo es ésto, tiene que acercarse más a la gente, ya estamos cerca de la gente, no lo están, no seas demagogo, y vosotros corruptos, no me digas esto", etc, etc.

La cosa iba creciendo en intensidad y pasión, pero discurría con fluidez y energía por parte de la veterana diputada del PP y el nuevo líder de la izquierda. Los micrófonos y las cámaras actuaban de testigos pero también –me malicio que sobre todo– de estímulo para los futuros compañeros y presentes adversarios. Y los medios y la ciudadanía sorprendidos y encantados con el inesperado espectáculo del inesperado debate entre la diputada que "podría se su madre" y el profesor que visitaba el foro donde trabajará los próximos cuatro años.

Nada serio, poco más que un intercambio que empezó amable y terminó con algo de tensión, pero que al no estar preparado y ser sincero mostró a los candidatos más cerca de lo que son y cómo piensan en realidad. Aunque su nivel político y su responsabilidad sean y vayan a ser diferentes, representaban en ese momento puntos de vista que se están enfrentando ya en campaña electoral y resultó muy grato ver y escuchar cómo se enfrentaban sin barreras ni asesores.

Nunca había asistido a nada igual en todos los programas de radio que hice en el Congreso en aquellas jornadas de puertas abiertas. Cuando se encontraban los parlamentarios se saludaban, intercambiaban dos frases corteses y seguían su camino.
La ruptura de esa tradición en el encuentro entre Villalobos e Iglesias tuvo algo que ver con que estamos en campaña y acaso también con el carácter extrovertido y lenguaraz de una diputada conservadora que suele sobrepasar por la izquierda a sus conmilitantes, pero al romper reglas tradicionales y servirnos un improvisado debate permitió pensar en que nos encontrábamos ante una nueva forma más espontánea y menos encorsetada, de expresar puntos de vista en la principal cámara de representación popular; que los nuevos colores estaban impulsando ya nuevas formas, y que a dos días del días del debate político más abierto y atractivo celebrado jamás (Atresmedia lunes noche) se veía ya la voluntad general de abandonar la dialéctica formalista de siempre.

Pero no. Nada de eso. Apenas se zafó de Iglesias la señora Villalobos mostró su lado más sensible y pinchó la burbuja al afirmar que si no hay testigos Iglesias le escupe en la cara. Lo cual no se aprecia en el vídeo ni se concluye entre quienes asistieron al diálogo. Y nos pone ante esa susceptibilidad que no es sino reflejo de la falta de músculo en la discusión abierta y franca y el miedo a decir y escuchar palabras que reflejen la verdadera visión de las cosas.

Y se acabó todo, y volvimos a despertarnos sabiendo que la vieja política sigue teniendo alergia a las,nuevas formas y que si los nuevos debates son fruto de la presión de los medios las nuevas dialécticas parlamentarias tendrán que venir, si llegan de la presión y el empuje de los nuevos actores políticos. Los de siempre no selo van a poner fácil.
EL AUTOR Correo Electrónico


7 Comentarios
  • 7 Artero 07/12/15 05:35

    Personalmente, me lo pensaría mucho, antes de escupir a un ser tan bajo, no sea que se ahogara en el escupitajo

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Artero 07/12/15 05:29

    Bacante dijo..
    Yo solo se, que de joven, militó´en un partido  pro Maoista, al igual que su marido Pedro Arriiola

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Bacante 06/12/15 11:52

    ¿Alguien conoce el verdadero currículum de la señora Villalobos y de su preparación intelectual? 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Caminante 05/12/15 19:45

    En este caso coincido plenamente con el Sr. Lucas. De algo trivial y normal algunas, demasiadas, figuras del PP hacen confrontación. Y esto es un problema. Para todos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 HERBÓN 05/12/15 18:00

    A quienes mas jode la corrupción es a nosotros, los del PP. Celia, lo entiendo, sé fuerte. Mañana (?) hablamos....

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Josu2 05/12/15 17:17

    Celia Villalobos en su estado mas puro,prepotente,chula,perdonavidas,dando un repaso a su vida politica creyendo que con eso tiene el cielo ganado,no reconociendo que en las bases del PP hay personas muy validas que no son corruptas que trabajan gratis,pero que en la cupúla estan todos los corruptos los que estan llevando a este pais a la miseria.Todos los que estan enriqueciendo a los amigotes entre los cueles se encuentran ella mísma y su marido.Si se pasese una criba imaginaria desde los ayuntamientos hasta la cupula de Genova,no quedaba ni uno sin ser juzgado por acciones de corrupción. Mas le vale bajar la cabeza y admitir que tienen poco sobre buenas practicas politicas en bien del pueblo Español.Menos ayudar a la banca,las grandes fortunas,al empreseariado y mas mirar por el pueblo trabajadoe liso y llano que es quien levanta al pais con su esfuerzo y sudor.Que somo nosotros quien les ponemos ahi y nos tiene que defender y cuidar y no humillarnos y apalearnos. Hablan de Venezuela con la boca grande y yo pregunto ¿esto que es diferente a Venezuela

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 chencholuna 05/12/15 13:51

    He visto en varias ocasiones el debate inesperado entre estos dos personajes, aunque para personaje la Villalobos, deslenguada donde las haya, "Manolo venga ya coñooo", su afición a la tablet en horas de trabajo  es conocida, eso también es corrupción pues le pagamos tos@s con nuestro dinero. Creo que Pablo estuvo bien, como siempre,. Lo de escupirme es una salida de tono cuando una sabe que ha dado un espectáculo y ha perdido 

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre