Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Verso Libre

No a la dimisión de Rita Maestre

Actualizada 09/01/2016 a las 14:15    
EL AUTOR
La Conferencia Episcopal huele a sotana acre, a soberbia avinagrada, a semen rancio y seco. Si Dios existe, y eso es una cuestión particular de cada uno, hablaría muy mal de él que se sentara junto a los obispos, en olor de ambición, medievalismo y poder, en vez de acompañar a los cristianos que viven por amor la actualidad furiosa de la pobreza.

Rita Maestre, concejal y portavoz del Ayuntamiento de Madrid, será sentada en el banquillo de los acusados el próximo 18 de febrero. Se la juzga por haber participado en una protesta estudiantil en marzo de 2011. Un grupo de alumnas se quedaron desnudas de cintura para arriba como protesta por las vinculaciones de la Universidad Complutense con la Iglesia Católica. ¿Qué sentido tiene que se mantenga una capilla en una universidad pública? ¿No es esta capilla la verdadera agresión a un Estado aconfesional?

Las iglesias y las capillas han maltratado a lo largo de los siglos a muchas personas partidarias de la libertad de conciencia. Pero se han ensañado especialmente con las mujeres. La artista sueca Milo Moire se desnudó hace pocos días ante la catedral de Colonia para protestar por las agresiones masivas que las mujeres de la ciudad sufrieron en Nochevieja. Su cartel decía: “Respetadnos, no somos animales de caza aunque estemos desnudas”.

Cuando se pretende humillar, negar, invisibilizar a alguien, el orgullo del propio cuerpo es una respuesta de afirmación. Frente a los paradigmas clasistas de cualquier tipo, aceptar la verdad del propio cuerpo es el origen de la libertad. La historia negra se ha escrito para aniquilar y penalizar la dignidad del cuerpo. Heredamos una historia de cuerpos quemados, abiertos a latigazos, torturados, mercantilizados, despreciados por sus diferencias, condenados a la vergüenza por no adecuarse a los mandatos de turno. Malditos paradigmas. Cuando una sociedad cruel está por medio, la belleza nunca es la verdad si no es capaz de convertirse en protesta y en desnudo.

Las agresiones a las mujeres en Alemania o en España no pueden explicarse como consecuencias en abstracto de una Religión, una Cultura o una Raza. Son efectos de una ideología machista que penetra de forma agresiva en las religiones, las culturas y las razas. La Conferencia Episcopal, por ejemplo, está impregnada de un radicalismo machista peligroso. Tiene tan interiorizada su prepotencia que considera natural exigir privilegios e intervenir de forma agresiva en la vida pública. Todos los que consideramos que el laicismo es una de las raíces fundamentales de la democracia hemos vivido en España condenados a la indignación. Aquí resulta difícil no sentirse anticlerical y hay que hacer un ejercicio constante de prudencia para no blasfemar. Yo procuro acordarme de los cristianos decentes a los que he visto convertir su fe en un compromiso de solidaridad y amor.

Nací bajo el Concordato de 1953. El Vaticano prestó apoyo internacional a Franco, un dictador muy cruel condecorado por el Papa con la Orden de Cristo. Llegué a la mayoría de edad y a la democracia para asistir a una Constitución con trampa católica. Se aceptaba el carácter aconfesional, pero se asumía la necesidad de “cooperación” con la Iglesia Católica y las demás confesiones. La alusión concreta a la Iglesia justificó después que se mantuvieran los acuerdos con la Santa Sede de 1976. La Conferencia Episcopal ha lastrado las directrices de la educación primaria y secundaria con sus insaciables exigencias. La Conferencia Episcopal saquea el bolsillo de los contribuyentes con mil formas de financiación. No paga IRPF, no paga IVA, no paga la contribución urbana, ni los impuestos de sucesión, ni los de donación. Y, por supuesto, considera muy normal que haya una capilla católica en la Universidad Complutense y que se pueda coartar la libertad de expresión con la amenaza de un “delito contra los sentimientos religiosos”. ¿Y los sentimientos de los que no somos católicos?

Cuando leo declaraciones del obispo de Córdoba afirmando que la Unesco tiene un plan para que se haga homosexual la mitad de la población mundial, ¿quién me defiende a mí? Cuando el mismo obispo dice que la fecundación in vitro es un aquelarre químico, cosa del demonio, y que los varones deben ser muy varones para representar la autoridad, ¿quién me defiende a mí? Cuando oigo al obispo de Alcalá de Henares comparar la interrupción voluntaria del embarazo con los trenes de Auschwitz, ¿quién me defiende a mí? Cuando veo que el arzobispado de Granada encubre a sacerdotes que abusan de menores y publica un libro titulado Cásate y sé sumisa, ¿quién me defiende a mí?

Lleguemos a un acuerdo. Que nadie me defienda, yo sé defenderme y desnudarme solo. Pero que el Estado no subvencione con mi dinero a una agresiva Conferencia Episcopal que huele a sotana acre, a soberbia avinagrada y a semen rancio y seco.

Normalmente se escriben artículos para pedir la dimisión de los políticos. Yo escribo esta columna para exigirle a Rita Maestre que no dimita. Y lo exijo en nombre de todos los que a lo largo de la Historia han soportado hogueras, látigos y cárceles en nombre de la libertad de conciencia. Y lo pido en nombre de los que nacimos bajo una dictadura justificada desde Roma por la gracia de Dios. Y lo pido en nombre de Voltaire, y de Rosalía de Castro, y de Pérez Galdós, y de María Zambrano, y de Luis Cernuda. Y lo pido en nombre de toda la ciudadanía que se indigna cada vez que un obispo se siente con derecho a condenar al infierno lo mejor de nuestra filosofía, nuestra política y nuestra ciencia. ¡Con el trabajo que cuesta avanzar, no se puede dimitir del progreso ético!



100 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
  • Ignacio Sánchez-Cuenca Ignacio Sánchez-Cuenca

    Lo que les conviene a Podemos y PSOE. Respuesta a Luis Arroyo

    Aunque los argumentos de Arroyo fueran ciertos, aún habría razones para defender que lo mejor para el PSOE es gobernar con Podemos y lo mejor para este liderar la oposición.
  • El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Por alusiones

    Yo siempre he tenido un profundo respeto por los que trabajan para los demás, los que bajan y meten sus pies en esa basura en la que vive la gente baja, la hez social. Ada Colau lo hizo durante años. Yo no lo hago y se lo agradezco.
  • Una espiral de violencia

    Lo que más importa de cualquier persona no es qué estudie, sino para qué le sirva. Bin Laden era ingeniero civil y pasó por Oxford; el tesorero Luis Bárcenas es licenciado en Ciencias Empresariales y Rafael Alberti no tenía el bachillerato.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre